Momentos Favoritos del Cine: Trainspotting

El 23 de febrero de 1996 se estrenaría Trainspotting, segundo film y obra cumbre de Danny Boyle que marcó un parteaguas social dentro del cine y la cultura: el del final de la juventud de la generación X. No es de extrañarse entonces que a partir de ese incomodo pero adecuado momento la cinta se haya convertido en foco de culto instantáneo, atención que sigue prosperando hasta nuestros días a 25 años de haberse estrenado.

trainspotting_g

La mayor virtud, independientemente de sus valores cinematográficos, es la honestidad de su lenguaje y propuesta. Boyle se sitúa en un trozo de esa generación perdida y por mandato del arte les provee de una definición dentro de la cultura y sociedad ¡Así de relevante fue! Aunque su cuadro argumental se posiciona en Edimburgo en un mundo donde esa pérdida de identidad y confusión de status y futuro era complementado por la explosión del mundo de las drogas, las situaciones y la naturalidad de esta proeza logró trascender y trasgredir tanto a la sociedad europea como a la americana, de paso llevando a algunos de sus inmiscuidos al estrellado (Boyle y McGregor principalmente).

La empatía se había consumado; aquel grupo de inadaptados, entre el futbol, sexo, juergas, vicios, películas, música y confusión se había enganchado de manera mágica con el colectivo de aquella generación X subsistiendo en armonía no como una crucifixión o juicio hacia sus excesos ¡No! Sino como un retrato fiel de sus penas en forma de sátira, humor y surrealismo. Una metáfora maravillosa de aquel pequeño y sucio mundo que por alguna peculiar razón resultaba reconfortante y muy familiar… todo gracias al cine.

trainspotting-then-now

En su desarrollo no basta con decir que Boyle se encontraba en su apogeo narrativo; los personajes rondan su juventud, así que la estructuración es fugaz, pero también profunda y convincente para adentrarnos íntimamente en aquel grupo social con diferentes motivaciones, miedos, vicios y sueños. La química y la labor histriónica contienen una chispa y naturalidad poco vista en el cine, y por lo tanto, ofrece divertimento y sustancia hasta en sus desgracias, pero también secuencias perturbadoras efecto de la crítica hacia el consumo.

De esa  originalidad parte nuestro momento favorito. El diálogo y las situaciones todas formidables, sin embargo la secuencia del bar donde Begbie (Un extraordinario Robert Carlyle) narra sus hechos en una partida de billar mientras el buen Tommy lo desmiente en casa junto con Renton, ejemplifica a mi gusto toda la naturalidad y sustancia con la fluye Trainspotting.

Mención también a un aspecto con la misma ponderación en cuanto a la importancia del éxito de este film, y ese es el soundtrack, no solo uno de los álbum definitorios de finales de los 90’s, sino tal vez el que marque de manera precisa a la generación X en el cine en toda la historia ¡Un manjar visual y auditivo! Trainspotting es una joya y le deseamos felices 25

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 Comments

  • Una de mis películas favoritas de parte de uno de mis directores favoritos. También incluiría el primer encuentro entre Mark y Diane, el discurso de Choose Life, las alucinaciones de Mark por la abstinencia (incluyendo a la bebé caminando en el techo) y el funeral de Tommy.

    También añadiría un poco a la 2, que aunque no aporta nada nuevo ni supera a la original, es un gran ejemplo de cómo hacer una película para miembros. Sales con dudas y una sonrisa gigantesca, dibujada en medio del malestar ocasionado por el discurso existencialista demoledor que tiene. Si apelar a la nostalgia de esta forma significa la aparición de muchas emociones y pensamientos y que uno termine abrazando a estos imbéciles como amigos… no puedo esperar a que Danny Boyle, Ewan McGregor y compañía se reúnan dentro de 20 años y crean “Trainspotting 3”, para después de enseñarnos a vivir y después de enseñarnos a madurar, nos enseñen algo como afrontar la muerte o algo parecido.

    Reply
  • La banda sonora fue una hermosa fusion de lo que cualquier miembro de la generacion X habia escuchado en ese momento, entre las notas techno de Born Trippy de Underworld, al uso de clasicos como Perfect Day o Lust for Life. Creo que si hubiera una categoria a mejor recopilacion musical para una pelicula, hubiera ganado Trainspotting.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*