Ni En Tus Sueños invita a que pienses fuera de la caja

Mientras en Gringolandia las cosas se ponen cada vez peores, con una probable reelección del peor presidente desde George W. Bush si el Partido Demócrata no se pone las pilas, Hollywood busca reimaginar la percepción de las mujeres que trabajan en política y que pudieran ser futuras presidentes. ¿Hay mujeres brillantes y capaces de ser líderes y que podrían realizar un excelente papel en el puesto más codiciado del mundo? Claro que las hay, y se enfrentan a dobles estándares misóginos que, de no tratarse conscientemente, les podría costar la elección. ¿Pero qué podría pasar si una de ellas es joven, soltera y guapa? Con humor y romance, la nueva comedia de Jonathan Levine busca suavizar la percepción general sobre las futuras políticas que podrían realizar campaña para la presidencia.

Fred Flarsky (Seth Rogen) es un periodista político que, tras quedar desempleado, se reencuentra con Charlotte Field (Theron), la actual Secretaria de Estado que fue su amor platónico en la secundaria. Ante la posibilidad de contender como candidata a la presidencia, Field invita a Flarsky a trabajar con ella en sus discursos. Conforme pasan más tiempo juntos y se conocen mejor, se dan la oportunidad de enamorarse. El guion de Liz Hannah y Dan Sterling nos presenta muchos hubieras políticos ideales, en los que el presidente inepto e idiota salido de la televisión se niega a someterse al proceso de reelección para dedicarse al cine y se pueden alcanzar puestos de alto poder en Estados Unidos siendo menor a 55 años, mientras que da soluciones simplistas a cuestiones mucho más complejas de tratar. Por otro lado, el título de la película en inglés hace referencia tanto a lo absurdo que un hombre no convencionalmente guapo ande y sea pareja de una mujer bellísima, mientras que el título en español (“Ni en tus sueños”) bien podría ser referencia a lo fácil que fluye la realidad política gringa en esa ficción.

Como toda comedia romántica de pareja-dispareja protagonizada por Seth Rogen, ella es seria y dedicada a su trabajo mientras él, aunque firme en sus ideales, tiene la vida hecha un desastre, y ambos deben aprender a ser de cierta forma para hacer que la relación funcione y logren su Final Feliz. Aunque predecible, el guion destaca por hacerse el tiempo de explorar, aunque sea superficialmente, el tipo de compromisos y sacrificios a los que una mujer en el ambiente político -y, pues, en general- se enfrenta para avanzar su carrera, cuestiones que rara vez se ve en este tipo de películas y es notable que los presente. A pesar de esta novedad, el resto de la película se desarrolla sin sorpresas, y los personajes secundarios, aunque memorables, tienen una caracterización mínima y destacan por la interpretación de sus actores, especialmente O’Shea Jackson Jr. y Bob Odenkirk.

Entretenida, con algunos momentos genialmente disparatados, Ni en tus sueños es una comedia disparatada ideal para distraerse y soñar con futuros posibles, sobre todo si no alcanzaste boletos para el otro gran estreno del fin.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*