Nuestros Salvadores: Un repaso al Patrioterismo Gringo en el Cine

Ha ocurrido ya el estreno de London Has Fallen ( Babak Najafi, 2016), estelarizada por Gerard Leonidas Butler, patrioterísima secuela de la no menos gringa Olympus Has Fallen (Antoine Fuqua, 2013).  Ambos ejercicios fílmicos de acción con un claro mensaje: Sólo los gringos (y a veces los ingleses) pueden salvar al mundo.

Cierto, cierto. Es la nación más poderosa del mundo.   Las formas mediante las cuales los todopoderosos Estados Unidos de América han establecido su influencia dominante a través del mundo daría para escribir un libro entero, pero me limitaré a lo más obvio:  el inglés americano es el idioma universal.  O díganme ¿no es de lo más cool celebrar gritando Fuck Yeahhh! ? ¡Se los dije!

patriota

Bandera estadounidense ardiendo meciéndose con el viento: Cliché del patrioterismo gringo.

Es de ententerse  la graciosa proclividad  de los gringos a autoglorificarse en su cine.  Herederos ideológicos de Inglaterra,  cuyos historiadores son especialmente tendenciosos, a los gringos les encanta ser los héroes del mundo mundial.  Esto ha resultado, lamentablemente, en generar un público altamente etnocentrista, que sencillamente no concibe una historia sin que sus güeros sean los meros machines.

Es así como grandes peliculas de otros lados del mundo han debido recibir un “remake” hablado en inglés y estelarizado por estadounidenses (o en su defecto, por ingleses) para el disfrute del público norteamericano, que odia los subtítulos. Guiones se modifican para que en adaptaciones de historias extranjeras haya por lo menos un gringo, y todo, pero todo lo importante ha de suceder en suelo estadounidense.  Por algo Sector 9 (Neill Blomkamp, 2009) ironizaba con el hecho de que aquella nave extraterreste, eje central de la trama, hubiese aparecido en Johannesburgo y no en Nueva York…

Ya que nos han recetado una nueva dosis de “barras y estrellas” ¿Por qué no recordar otras ocasiones en que la autoglorificación estadounidense nos ha dado risa por lo absurda que puede llegar a ser? Veamos algunas películas que  han llevado el patrioterismo gringo al paroxismo.

 

1.- Independence Day (Roland Emmerich, 1996)

Una raza de alienígenas, cual plaga de langostas, ha elegido nuestro planeta para colonizar y para eso debe exterminar a la raza humana.  Sólo el intrépido piloto Steven Hiller (Will Smith siendo él mismo), el ñoño David Levinson (Jeff Goldblum) y el nobilísimo mister president gringo interpretado por Bill Pullman podrán salvarnos, coordinando la exitosa ofensiva final justo en el día de la independencia estadounidense, el 4 de Julio.

patriota2

No lo negaré, me emociona la secuela

¿Por qué es patriotera?

Obviemos el hecho de que Estados Unidos cuenta con la tecnología militar y los medios logísticos para comandar una coalición mundial en caso de que una crisis semejante llegase a ocurrir, lo cual justificaría el liderazgo norteamericano en la película.  El problema aquí es el simbolismo pro-gringo:  Un presidente noble, valiente e intrépido que además sigue siendo capaz de pilotar un avión de combate luego de décadas de no hacerlo, gringos muy cool y boquiflojos y un dicharachero red neck serán nuestros héroes.  ¿Acaso no había gente más capaz en otros lados del mundo?

patriota3

Bueno, ahora sí estoy tranquilo…

Y la fecha elegida, por supuesto:  Es por Estados Unidos que el mundo será libre.

 

2.-  Armageddon (Michael Bay, 2008)

Otra aventura espacial en que los gringos vendrán a salvarnos, en el mayor disparate del explosivo director antes de Transformers.  Cuando un monstruoso asteroide (del tamaño de Texas) está por impactar La Tierra, un grupo de expertos perforadores petroleros son entrenados para viajar al espacio y colocar dentro del cuerpo celeste una bomba nuclear.  Todo en medio de un cursi romance, espectaculares explosiones (obvio) y un tema musical, eso sí, de antología.

patriota4

Nuestros héroes: Vaqueros gringos sin futuro…

 

¿Por qué es patriotera?

De nuevo, es verdad que Estados Unidos sería la nación capaz de liderar al mundo en caso de tal amenaza.  Pero también es lo muy gringo de la trama lo que vuelve a esta película un espectáculo patriotero.

Nuestros salvadores, una vez más, no serán unos entrenados militares ni científicos sino una inútil pero tierna pandilla de fracasados rednecks que son además un molesto muestriario de los más patéticos estereotipos estadounidenses… estereotipos que nuestros vecinos del norte parecen amar.  Que el astronauta ruso fuese un trastornado amante del vodka y habitase una estación desvencijada fue un muy mal chiste.

¿Y qué me dicen de aquello de los trasbordadores “Libertad” e “Independencia”?  De nuevo, ambos son regalos que los misericordiosos gringos habrían de dar a la humanidad.

 

3.- The League Of Extraordinary Gentlemen  (Stephen Norrington, 2003)

Lamentable adaptación de la novela gráfica homónica de Alan Moore.  Su premisa es delirante:  heroes literarios de la época Victoriana, de variopintas habilidades, unirán fuerzas para detener a una amenaza de escala mundial.  Entre ellos se encuentran El Hombre Invicible, el Dr. Jekyll/Mr. Hyde, la vampiresa Mina Harker (de Drácula, de Bram Stoker, 1897), el Capitán Nemo y el cazador Allan Quatermain.

Tal fue el desastre de este filme que precipitó el retiro del gran Sean Connery y aniquiló para siempre la carrera de su director.

 

patriota7

Siendo justos, con con sin el gringo esta película es un espanto.

 

¿Por qué es patriotera?
Además del absurdo de incluir a un Dorian Grey con súper poderes, la película fue serveramente criticada por introducir, casi con calzador, una versión adulta de Tom Sawyer (Mark Twain, 1876-1896), popular personaje infantil gringo.  Si bien en su última aventura pasó de ser un niño travieso de la campiña sureña estadounidense a un detective, nada tenía que hacer en esta historia de fantasía.  Su única función fue complacer a  las audiencias gringas, que lamentarían no ver a uno de los suyos salvando al mundo.

 

4.- The Legend of Zorro  (Martin Campbell, 2005)

Tardía y desafortunada secuela de aquella joyita llamada The Mask of Zorro (1998), que abrió el camino en Hollywood al  Latin Lover   Antonio Banderas y nos deleitó las pupilas con la bellísima Catherine Zeta-Jones.   En 1850, los Caballeros de Aragón, una siniestra organización Europea, ve en Estados Unidos a la poderosa nación que gobernará al mundo según sus profecías.  Buscará entonces desintegrar al joven país bajo el lema Orbis Unum (“un solo mundo ), apoyando a los estados del sur en la Guerra de Secesión abasteciéndolos de explosivos de alto poder.  El Zorro luchará por impedirlo, a la vez que ayudará a California a conseguir su anhelada anexión a la Unión Americana.

patriota5

El personaje se origina de la novela The Curse of Capistrano, del neoyorkino Johnson McCulley. Es mexicano más bien simbólicamente, así que no hay queja sobre su postura pro estadounidense. Es por todo lo demás

 

¿Por qué es patriotera?

Ya sé, ya sé. A final de cuentas a California le fue mejor como estado de la Unión Americana pero esto es una exageración.

El grado de glorificación ideológica hacia Estados Unidos es extremo: Los gringos estaban predestinados a dominar al mundo y una panda de estirados nobles de rancio abolengo no lo iba a impedir. La libertad y la democracia habrían de vencer a los vetustos valores europeos.

Desde luego, la eterna lucha de los anglosajones contra los grecolatinos no podía faltar.  La nacionalidad francesa del villano, el nombre español de su organización y su lema en latín no son casuales.

patriota6

Ok, chido, ya sabemos que no les gustan los nobles europeos, bájenle tantito…

Por cierto ¿Mencioné que California pasó a Estados Unidos como botín de su guerra con México y no mediante el voto de un pueblo jubiloso? Nomás digo.

 

5.– National Treasure: Book of Secrets (Jon Turlteltaub, 2007).

Otra de esas películas que demuestran que Nicholas Cage es un género en sí mismo. La historia es, sorprendentemente, un entretenido filme de aventura e investigación, cuya trama gira en torno al legendario Libro de los Secretos, un supuesto compendio de hechos, conspiraciones y tramas desconocidas que es heredado por cada presidente de los Estados Unidos y que nunca está al alcance de persona distinta alguna.

patriota8

Pero eso sí, es bien entretenida

 

¿Por qué es patriotera?

Si bien el guión se centra en el mencionado libro y más adelante en impensables descubrimientos arqueológicos, me atrevo a decir que estamos ante casi una apología a la figura del presidente estadounidense.  Sin duda un merecidamente respetado personaje al ser el gobernante de la nación más poderosa del mundo, pero aquí se raya en la adulación.

 

patriota9

¿No es adorable?

No sólo tenemos aquí a un presidente estóico, valiente y bondadoso, sino que se establece que el poder del primer mandatario norteamericano es tal que obran en su poder documentos secretos cuyo contenido harían a quien los poseyera gobernante del mundo.  Ya ni el papa…

 

6.- Menciones honoríficas

a) Air Force One (Wolfang Petersen, 1997)

Otra vez, el único súper héroe en la vida real, el Presidente de los Estados Unidos, vendrá a salvarnos.

b) The Patriot (Roland Emmerich, 2000)

Los gringos son buenos, muy buenos,  y los ingleses malos, muy malos.  No hay más que decir.

c) El inexistente Harry Potter, de Steven Spielberg

Se dice, sin existir certeza, que Spielberg presentó a J.K Rowling un guión para la primera pelicula del “maguito” en que éste sería estadounidense y no británico, lo cual indignó a la autora y eventualmente condujo al despido del director.  Rowling niega estos hechos y asegura que, de haber tenido voto al respecto, no hubiese vetado a  Spielberg.  Aún así, si dicho rumor circuló durante la filmación fue  por algo.

d) Rocky IV (Sylvester Stallone, 1985)

Casi al fin de la guerra fría, llega esta patriotera y casi xenófoba película.  Nos muestra a un boxeador  ruso inmenso, poderoso y carente de emoción, representando la imagen que la Unión Soviética daba a los Estados Unidos.  Pero ¿qué diablos?  A mí me encanta esta película, lo confieso.

 

Conclusión

Refiréndose al estreno de Pearl Harbor (Michael Bay, 2001), una corresponsal en Estados Unidos de cierta revista especializada en cine escribió : “Y la verdad sea dicha. A los gringos nos encanta la Segunda Guerra Mundial (…) y el sacrificio de nuestros soldados para salvar al mundo”… y yo estoy también agradecido por ello.

 

patriota10

Honor a quien honor merece.

 

No se trata de menospreciar ni demeritar al pueblo estadounidense, sino de divertirnos con los jocosos disparates de los cineastas y guionistas gringos cuando les dan ganas de vanagloriarse.  Sí, gracias a ustedes se han evitado grandes catástrofes, pero bájenle a sus humos, jejejeje.

 

 

 

 

 

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Dr. Dark    

Médico de profesión y cinéfilo de corazón. Amante del buen cine y destructor del que no lo es.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*