Oscars 2019: Predicción Mejor Actor

La mejor y más compleja voz del rock; otro de esos cantantes de country alcohólico; un tierno chofer italoamericano racista; un pintor que hacía obras maestras para el futuro; y el hijo de la chingada que marcó la historia moderna de los Estados Unidos y el mundo. ¿Quién se llevará el Oscar al mejor actor?

1 Galés y 4 norteamericanos en una quinteta más gringa que McDonalds; una categoría donde de manera inexplicable el novato parece tener la ventaja sobre los 4 superiores experimentados ¿La nostalgia terminará imponiéndose sobre la calidad histriónica una vez más?  ¡Hagan sus apuestas!

 

El Favorito: Rami Malek (Bohemian Rhapsody)

Premios acumulados: Globo de Oro, BAFTA, SAG y el reconocimiento de 4 círculos de la crítica

Experiencia Oscaril: Primera nominación

Predicción: Al parecer Rami no se ha salido de su personaje, porque cada vez que lo entrevistan sigue siendo Freddie Mercury, con esos amaneres y acento que le hicieron crear por momentos una imitación soberbia. Sin embargo la interpretación como tal ya sea en el aspecto dramático o en la interacción con otros personajes, el actor se muestra rebasado por variados lapsos, incluso sobreactuado, siempre esperando que un bote salvavidas en cuanto al “perfomance” en el escenario lo ampare y lo salve en lo que fue una narración muy maquillada, irreal y verdaderamente mediocre sobre la vida del legendario músico y la carrera de Queen. Merecida es su nominación ¿pero para ganar? De nuevo el poder mediático le gana a la calidad histriónica

 

El que debería ganar: Christian Bale (Vice)

Premios acumulados: Globo de Oro y el reconocimiento de 6 círculos de la crítica

Experiencia Oscaril: Oscar ganado en el apartado de reparto por The Fighter (2010), más otras dos nominaciones, como actor de reparto por The Big Short (2015) y en esta misma categoría por American Hustle (2013)

Predicción: Con esto Bale se confirma como uno de los más grandes actores de su época; su silencioso y tétrico desempeño junto con el tono y montaje de McKay hacen que su interpretación logre alcanzar algo increíble, y eso es poder humanizar con una naturalidad apabullante a la figura de Dick Cheney durante tres cuartos de su metraje, solo para en consecuencia redescubrir a uno de los más grandes villanos ya no digamos del cine de esta década, sino de la historia universal. De nuevo cambiando de físico, el hombre camaleón rompe la cuarta pared con un cinismo que da escalofríos, recreando a este complejo personaje no solo en la pantalla, sino en la mente y emoción de los espectadores. Él es el ganador de la mejor actuación del 2018, gane o no el Oscar.

 

El director: Bradley Cooper (A Star is Born)

Premios acumulados: El reconocimiento de 5 círculos de la crítica, incluyendo el de Washington

Experiencia Oscaril: 4 nominaciones previas; en esta misma categoría por Silver Linings Playbook (2012) y American Sniper (2014); como mejor actor de reparto por American Hustle (2013), y como productor por la misma American Sniper; además en esta ceremonia compite también por mejor guion adaptado y productor.

Predicción: En constante evolución, uno de los grandes aciertos de Cooper director hace que el mismo Cooper actor se transforme inmediatamente en Jackson Maine, y eso es la primera y gran secuencia de A Star is Born, presentando una metamorfosis musical que poco a poco se irá transformando en una humana, cambiando su mirada, su aspecto físico y su acento dentro de este trágico personaje. A Oscar le encantan este tipo de desempeños, incluso premiando a uno similar hace no muchos años con Jeff Bridges (músico country alcohólico enamorado de una joven que lo ayuda a sanar), pero para esta ocasión no solo luce muy pronto el repetir, sino que también la selección de Bale y del sobrevalorado Malek lo tienen ya en la lona. No durará mucho para tener su Oscar, pero en esta ocasión le toca de nuevo aplaudir

 

El pintor: Willem Dafoe (At Eternity’s Gate)

Premios acumulados: La Copa Volpi a la mejor actuación en Venecia

Experiencia Oscaril: 3 nominaciones previas en el apartado de reparto por Platoon (1986), Shadow of the Vampire (2000) y The Florida Project (2017)

Predicción: La inmersión que hace Dafoe como el genio demente trágico de Van Gogh es sencillamente impresionante, mostrando a un actor de método dando la mejor versión del pintor holandés en el cine ¿se necesita algo más para ser considerado como una de las mejores interpretaciones de la década? Desgraciadamente el bajo perfil con el que siempre ha operado Dafoe se repite este año frente a otras figuras de mayor fama, una injusticia para su servidor, pues considero que junto con Bale su actuación debería ser considerada la de mayor calidad y  complejidad de esta quinteta. Mención aparte el momento en el que Van Gogh se confiesa con el padre interpretado por Mads Mikkelsen, minutos de perfección histriónica que por sí solos y justamente le otorgaron su justa Copa en Venecia.

 

El carismático: Viggo Mortensen (Green Book)

Premios acumulados: El reconocimiento de 2 círculos de la crítica

Experiencia Oscaril: Dos nominaciones previa en esta misma categoría por Eastern Promises (2007) y Captain Fantastic (2016)

Predicción: Es chistoso e irónico, pero de no haber Viggo, Mahershala ni estaría gozando de su estela de premios, y es que el carisma de este otro virtuoso actual, dominando acentos e idiomas y transformándose de inmediato en el personaje en cuestión, le dan en esta actuación el reinado sin corona interpretativo de Green Book, ayudando a su compañero de reparto para que este posea los picos dramáticos, gritos y lloriqueos necesarios para llevarse el Oscar. Dentro de su categoría palidece ante Bale, Dafoe y Cooper ¿pero ante Mahershala? ¡Por favor! El de reparto aquí le debería dar una jugosa comisión a Viggo

 

El que faltó: Joaquin Phoenix (You Were Never Really Here, The Sisters Brothers, Don’t Worry He Won’t Get Far on Foot)

Premios acumulados: Mejor actor en Cannes y el reconocimiento de los críticos de Florida por Ypu Were Never Really Here

Experiencia Oscaril: Tres nominaciones previas, 1 como reparto por Gladiator (2000) y dos en esta categoría por Walk the Line (2005) y The Master (2012)

No sé qué le hizo Phoenix a la crítica y la academia ¡pero por todos los Dioses que gusten nombrar! Ignorarlo de esa manera cuando en 3 de sus películas dentro de la temporada fílmica denotó un nivel histriónico maestro es cosa de locos, o de pendejos. Si bien en The Sisters Brothers su desempeño pudiera ser considerado como de reparto, en los otros ejercicios total e injustamente ignorados de manera general, Phoenix demuestra que es el sustituo inmediato del nivel del ahora retirado Daniel Day Lewis, un metamorfo cinematográfico que exhibe y catapulta emociones reales de manera apoteósica, sumergiéndose en la psique de sus personajes y logran una conexión indefinida con la audiencia. Lo irónico sería que el siguiente Joker le viniera mal, pero ya veremos el comportamiento de la “crítica”.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*