¿Por qué Toy Story 4 no es tan buena? No, Bonnie no tiene que ver.

No venga a leer esto si aún no ve el cierre de Toy Story, la más reciente película que se anuncia como el número 1 en taquilla, porque no sé si podré contenerme y no soltar spoiler pero prometo intentarlo.

No hace falta decir de qué va la película pues todos lo sabemos; hace más de 20 años que nos cautiva y sigue haciéndolo con nuestros hijos y sobrinos. Todos tenemos recuerdos bellos y hasta ridículos con estas películas. Yo personalmente recuerdo que fui a ver Toy Story 3 con mis sobrinitos, el mayor de 7 años, la más bebé de unos 3 o 4 y ya sabe, todos traumados cuando van en la banda rumbo a la trituradora. Chuyito voltea y me pregunta “¿Tía pero no se van a morir verdad?” y recuerdo perfectamente a mi viejo y yo  intentando articular palabra pero la escena era tan desgarradora que no me salió la voz y solo le dije “No sé, sshhh, deja oír”. El niño se volvió a la pantalla justo en el momento en que una lágrima rodaba por mi mejilla y me la limpiaba justo antes de que la niña se diera cuenta, pero ambos lo notaron y todos nos tomamos de las manos y nos preparamos para lo peor.

¿No le pasó eso a usted?

A mí me parece un momento súper bello que atesorar con mis niños.

Y ahora nos llega de la mano de Josh Cooley el desenlace de esta tan querida saga. Sin embargo, no todo lo que brilla es oro y no todo lo que es Pixar o Disney es perfecto. No se crea de todas esas reseñas compradas que dicen que es lo máximo en animación, que es la mejor historia, el mejor de la saga, el cierre perfecto y bla, bla, bla. NO ES VERDAD.

Tampoco crea que ando de ardida por Bonnie, quien aceptémoslo, es una niña de 5 años. Hay que recordar que hace casi 10 años Bonnie estaba en la guardería y tendría unos 3 años. Por algún motivo que desconozco en esta última película Bonnie no creció. Ya ve que en la tercera Andy creció la cantidad de años que separaban la 2 de la 3. Por eso no me explico que esta niña solo tenga 5 años, a menos que todo sea un flashback de ella o los juguetes. No dude que con el alboroto que se ha generado al rato salgan a explicar este hecho, lo cual solo sería otro punto malo para la cinta porque una película que necesita ser explicada entonces no es buena. Te atrapa o no y ya está.

 

Las dos caras de la moneda

Para estas alturas Internet ya está lleno de reseñas besando los pies de Disney-Pixar que alaban todo lo que esta dupla hace, de igual modo tenemos grupos de fans encolerizados por el final que ya hasta andan poniendo una petición en Change.org para que haya una nueva Toy Story 4 que llene sus expectativas (como con Game of Thrones ¿le suena?). Pues bueno vamos viendo desmenuzando poquito cada uno de los bandos:

 POSIBLES SPOILERS (ACEPTÉMOSLO, HABRÁ SPOILERS)

 

¡EN ESTA ESQUINA! ¡La de los que sí les gusta la película!

Para los fans de hueso  colorado de Disney- Pixar la película es el cierre perfecto para la saga de juguetes y sobre todo para Woody. Hay que recordar que Woody siempre ha tenido  como meta el hacer feliz al niño que es su dueño. Es por eso que al ser ahora propiedad de Bonnie, hará lo que sea necesario para que ella sea feliz, incluso si eso significa hacerse a un lado. Los fans defienden esta entrega argumentando que la película es el cierre de Woody, no de Andy, no de Bonnie, no de los demás… de Woody. Y tienen razón.

A lo largo de la película vamos viendo cómo se desenvuelve Woody con los demás juguetes de Bonnie y cómo ha aceptado que no es el favorito de la niña. Pero no deja de estar preocupado por ella y su felicidad. Es así que se arriesga en una misión suicida, él solito, para recuperar el ‘juguete’ que la niña creó en la escuela y que se ha convertido por razones que escapan a la comprensión de todos, menos de Woody, en su juguete preferido. Es bastante divertida la dinámica de Woody con Forky, el ´juguete´ que solo desea escapar para arrojarse al primer bote de basura que se le cruce enfrente.

Ahora bien, según los defensores de este lado de la historia, Woody es quien debe aprender a dejar ir, a dejar lidiar con no ser el preferido, en pocas palabras a madurar. Y coincido totalmente. Creo que al final Toy Story siempre ha sido más historia de Woody que de los niños a los que pertenezca.

Es lindo ver cómo se preocupa por la niña, es muy tierno darte cuenta que para él, Bonnie es solo otro Andy, el siguiente niño a quién cuidar. Viéndolo desde este punto de vista la película nos muestra el crecimiento de Woody más que el de ningún otro. Es hasta cierto punto entendible el desenlace, no tanto por seguir su corazón, sino por buscar llenar el vacío existencial que le sigue ocasionando ya no tener un niño a quien cuidar.  Aunque admitámoslo, todos soñábamos con que volviera a reencontrarse con Bo Peep (Betty en México) y ahora con el empoderamiento femenino pues era más que anunciado que la nueva Bo fuera  tan tenaz como Capitana Marvel y cualquier otra fémina empoderada. Bo es quien lleva la batuta en esta nueva relación y es algo que el público aplaude (la inclusión y el empoderamiento)

Muy bello ¿no les parece?

 

¡EN ESTA OTRA ESQUINA!¡La que no le gustó la película!!

Estos son los que andan solicitando en Change.org que Pixar haga una nueva película que satisfaga sus necesidades emocionales. ¿Los podría culpar? En fin, los motivos que da este grupo para no gustar de la historia son meramente emocionales, y si, a mí tampoco me gustó mucho que digamos la película, pero disfruté bastante de los nuevos personajes. Ducky y Bunny son hilarantes con sus planes que siempre terminan en algún tipo de agresión. Giggle McDimples y Forky si bien en papeles pequeños, me parecieron bastante disfrutables. Keanu Reeves interpretando a Duke Caboom fué de lo mejor.

Sin embargo lo que no perdonan estos fans es a Bonnie, de hecho convirtiéndola en el blanco de su ira ¿La razón? Haber cambiado a Woody y querer más a Forky. Todos los comentarios de desprecio hacia la pobre niña van encaminados al hecho de que Andy cuidó por tantos años a estos personajes y amaba tanto a Woody que se lo iba a llevar a la universidad para que al final viniera esta insensible a dejar a Woody arrinconado en el armario. Sincera y emocionalmente les doy también la razón. Pero qué le vamos a hacer, son niños. Todos lo fuimos. A ver, cuántos de esos que piden una hoguera para Bonnie aún conservan su juguete favorito de la infancia… quiero ver manos, a ver… que se vea. Pues no, aceptémoslo. La película como toda la saga se trata de madurar y seguir, o usted qué cree.

 

Ahora bien, ahí le va mi punto de vista de porqué TOY STORY 4 NO ES BUENA.

Sí, yo también la disfruté. Sí, también amé a casi todos los personajes nuevos, excepto a Bo que  me pareció una forzada inclusión, pero también me pareció repetitiva la historia; por ejemplo, Gabby-Gabby es como el nuevo Lotso, PERO dado el empoderamiento femenino y la regla de oro actual, una mujer no puede ser mala y si es mala es que tiene un buen motivo ¡Pfff BASURA! Yo esperaba que Gaby-Gaby fuera una Madrina mafiosona, cruel como el vecino de Andy o ya de perdido como Lotso ¡pero no! hay que quedar bien con la cuota diaria de obediencia al matriarcado y mejor hicieron a Gaby-Gaby “buena” y al final la redimen de una manera tan forzada que resulta hasta molesto. ¿Porqué a Lotso no? ¿Porque es masculino? ¿Por qué Lotso termina amarrado al camión de la basura mientras la muñeca que llevaba años siendo cruel con los juguetes que llegaban a la tienda, no le dieron una sopa de su propio chocolate?

Eso sí, el mejor personaje es el de Keanu Reeves. Amé verlo de principio a fin, su historia con Dijon es tan simple y genial que ese niño si merece recibir una visita de los peluches divertidos (Bunny y Ducky). Si bien el único bien desarrollado es Duke Kaboom, los demás personajes le dan buen balance a la nueva pandilla.

 

¿Pero entonces qué estuvo tan mal?

Pues para empezar que Bonnie no sea una niña acorde de su guardería a kínder a estas alturas, a ver qué alguien me explique por qué no creció en estos años. Pero olvidemos ese detallito si usted gusta. Dónde están los demás personajes. Venimos de ver por más de 20 años a Woody y compañía y ahora me pregunto dónde quedaron los demás.

No se trata de si el protagónico residía en este o aquel, se trata de que el guión deja sin desarrollo a los demás personajes y a Buzz Lightyear lo convierten en un idiota incapaz de tomar decisiones. Es imperdonable que a un juguete decidido como Buzz que incluso en su etapa de “modo fabricante” está en su papel y se enfrenta a todas las cuestiones, acá lo veamos no digo relegado a nada, sino totalmente desfigurado. No es el mismo Buzz. Este no tiene decisiones. Es muy idiota y la verdad es que molesta mucho que lo pongan confundido e incapaz de tomar decisiones. Ese NO ES LIGHTYEAR.

Jessy, Ham, Tiro al Blanco y el resto ¿dónde quedaron? Extrañe muchísimo a Rex y sus inseguridades, a Jessy y su valentía, a Ham y Cara de Papa con sus comentarios inapropiados y verdades crueles. Simplemente no estaban en la película. Y luego los otros, los juguetes de toda la vida de Bonnie, tan insignificantes que ni me acuerdo cómo se llamaban. Simplemente todos esos no existieron (bueno nos regalaron la escena del GPS). Sí, si… dirá usted que estuvieron ahí para evitar que la familia se fuera y dejaran a Woody pero eso solo hace su participación forzada. Al igual que Bo Peep metida con calzador para que Woody sienta lo que es la “liberación” (aunque luego el internet nos regaló los memes de los traseros de Bo Peep y de Jessy y las razones de porqué Woody se va).

Hay de 2 sopas o la amas o la odias. Y creo que la respuesta tiene mucho que ver con qué tan sensibles somos o que tan apegados al status quo estamos. A mí me gustó pero no la amo. Es de esas películas que me dejan con esta sensación de “quien sabe cómo”. O sea sí pero no. Sentí que le faltó alma a pesar de que la lagrimita obligada al final, ya sabe. Lo cual atribuyo al entendimiento del desapego con el que todos vamos lidiando de distinta forma en nuestras vidas. Vaya que me gustó pero no me emocionó, no tanto como Toy Story 3.

En fin, si usted la ama, lo felicito, sino, lo acompaño en su dolor. Para mí resultó justo lo pasable y prefiero quedarme con Toy Story 3 como final de la saga de ese grupo de juguetes.

¡Buen día!

PD están tan caros estos juguetes que es mejor asegurarse de que su niñ@ no es una Bonnie cualquiera que los pierda al poco tiempo de comprárselos. #cuántosmasBonnie

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


3 comentarios

  • Creo que hay una linea a la que no le pusiste tanta atencion al inicio de Toy Story 4 que te hara entender la edad actual de Bonnie, pues la escena inicial ocurre 7 años antes de que ocurran los eventos de la cinta actual, lo cual indica que cuando Betty se perdió todavia no ocurrían los eventos de Toy Story 3 (algo obvio, no?) y esto le da un margen de dos años a Bonnie quien tiene cinco años en esta historia. Por favor, ¡nunca cuentes los años entre cinta y cinta! Si bien acepto varias de las fallas, especialmente la de Buzz, creo que muchos jovenes inmaduros aun no han vivido la experiencia de quedarse en el closet, o sea, ser desplazados por elementos nuevos. Vemos a un Woody leal a su nuevo niño, pese a que queda ahi, que es capaz de ayudar al nuevo elemento, al posible favorito a seguir en las manos de Bonnie. Si hay alguien a quien deberian colgar son a los papas que practicamente ven arruinado el viaje por los caprichos de Bonnie y su tenedor….

    Responder
  • No entiendo esto:
    “Por algún motivo que desconozco en esta última película Bonnie no creció.”
    ” … a ver qué alguien me explique por qué no creció en estos años.”
    O sea, simplemente la situaron en ese determinado espacio temporal, no veo en qué pueda afectar a la película. Entre las 2 entregas de “Los Increíbles” prácticamente no pasó nada de tiempo, los personajes no envejecieron aún cuando en el mundo real pasaron 14 años.
    No me parece un buen argumento.

    Responder
    • Ella se va con el hecho de que entre Toy Story 2 y Toy Story 3 pasa un lapso de 11 años reales los cuales suenan razonables para pensar que Andy tambien los creció, pero si hay algo que hay que poner atención es que Bo Peep se pierde 7 años antes de los eventos de Toy Story 4, donde Bonnie ya entra al Kinder (uno o dos años despues de que Andy le regala sus juguetes al final de Toy Story 3). Si Bonnie creció solo uno o dos años, no nueve, que seria el lapso de tiempo que ha pasado realmente entre las ultimas dos cintas.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*