Recomendaciones para escapar de la cartelera: 5 Películas para el Día de Elecciones

Día de elecciones estadounidenses, día histórico dada la relevancia tan ridícula como grotesca otorgada por uno de los dos candidatos empeñado en destruir al mundo con su inmadurez y estupidez política y social, día de saber si el peso mexicano se va todavía más al carajo ¡En fin! Día también de algunas Recomendaciones para escapar de la cartelera dignas y acordes a su voto demócrata o republicano ¡Porque cualquier día es bueno para ver cine! Aun cuando gane Trump.

peliculas

Mientras los gringos deciden el futuro de México y del mundo como ya es una costumbre, nosotros estimados y queridas decidimos que películas ver esta semana en la comodidad de nuestras casas y en compañía de quien más deseemos. Aquí 5 clásicos (Y algunos no tanto) para que nazca ese espíritu votante y de buen ciudadano.

 

Un Día sin Mexicanos (Sergio Arau, 2004)

Mirna Galván

 un_d_a_sin_mexicanos-497516977-large

El sueño guajiro de Donald Trump

En este día especial para nuestros vecinos gringos y en que el mudo está a la expectativa, Cinescopia se une al mame del día político con una recomendación de cintas con entorno político. Fueron muchas las que barajé pero me decidí por la película de 2004 de Sergio Arau, A Day Without a Mexican (Un Día sin Mexicanos).

Cual sacado de un libro de Saramago, un  buen día lo impensable sucede y el sueño de Donald Trump se hace realidad. No se haya ningún mexicano en todo el territorio estadounidense, de la noche a la mañana TODOS desaparecen. No hay lavaplatos, no hay quien pode el jardín o limpie las albercas, no hay quien levante las cosechas o lave los cristales de los edificios… Por Dios ¡¡NO HAY MESEROS!!

Sin duda alguien debería recomendarle al racista de Trump ver esta cinta para que vea el panorama de lo que pretende crear en Estados Unidos. Y es que fuera de que la película es del montón con actuaciones olvidables, aunque un aún muy guapo Eduardo Palomo, la cita está hecha para mexicanos inmigrantes o indocumentados que intentan ganarse la vida en el vecino país. No espere mucho de ella más allá de mostrar lo que todos suponemos que pasaría en el gigante del norte si Trump quedara presidente y regresara a todos los inmigrantes e indocumentados de vuelta a México.

Así que bien podría decirse que tal vez esta sea la película favorita de Trump y que cumpliría sus sueños y promesas de campaña: Un Día Sin Mexicanos.

 

To Kill a Mockingbird (Robert Mulligan, 1962)

Cat Movie Lee

 large_5xvdku9xlw12zih9hyxwiakjhit

“Matar a un ruiseñor” como bien nos apuntó Homero Simpson, habla de todo menos de eso. Uno de los libros más leídos por los norteamericanos del siglo pasado, tiene en su historia tres claros ejes que el día de hoy, con los ojos del mundo mirando hacia nuestro vecino país del norte, resuenan fuerte y nos recuerdan que una mala elección puede causar más daño del que nos podemos imaginar: la injusticia social, la honorabilidad y la familia como único refugio de los males que podemos llegar a vivir.

El memorable Atticus Finch (Greory Peck) abogado, viudo y padre de una niña por demás atípica para la época de la Gran Depresión, representa de forma soberbia al individuo y su lucha por vivir con paz y justicia en una sociedad corrompida por prejuicios, colores de piel, clase social y otras estupideces. Aquello era el sur de los Estados Unidos, hoy es más que eso.

Un clásico que pese al correr de los años, sigue (desgraciadamente) más vigente de lo que nos gustaría.

Véala y disfrute de uno de los juicios cinematográficos más apasionados, en donde la exaltación al bien, a la honorabilidad auténtica y pura, no es suficiente para impartir justicia.

Y sí, en ese mismo mundo seguimos viviendo.

 

Primary Colors (Mike Nichols 1998)

Arquicruz

primary_colours

Que mejor manera que abordar el tema de las elecciones que con esta tibia cinta “hábilmente” traducida al español como Escándalo, que se basa en el libro del periodista Joe Klein, quien siguió la campaña de Bill Clinton en el 92. Si bien esta película solo hace unos “leves” esbozos a eso, muestra de manera muy clara cómo funciona la maquinaria político-electoral en los USA y su modelo sería copiado por películas y series venideras.

La historia nos habla del Gobernador en campaña Jack Stanton (John Travolta) quien debe armar un equipo élite para poder competir en la grande y dejar atrás a sus competidores. Entre ellos destacan Richard Jemmons (Billy Bob Thornton) Libby Holden (Kathy Bates) con su joven coordinador de campaña Henry Burton (Adrian Lester)  y su auxilar Daisy Green (Maura Tierney).

El casting funciona y el argumento también, aunque luego del segundo tercio de la cinta, las cosas se desdibujan cuando los personajes, los nudos se resuelven por coincidencias y cuestiones morales que ni Pepe el Grillo se las creería, pero de alguna forma salvan el relato.

De todas formas es interesante ver como a Clinton se le atacó por todos lados y aun así, el día de hoy se habla con respeto cuando tocan el tema de su mandato.

¡Hasta las próximas votaciones! Yo me voy a la sierra

 

No (Pablo Larraín, 2012)

El Fett

no-poster

Los alcances de la publicidad rayaron niveles históricos cuando en el Chile de 1988 la sociedad tuvo un “Hasta aquí cabrón” y votaron en el plebiscito hacia la reelección del dictador Augusto Pinochet. La campaña de comunicación descrita en esta poderosa cinta cambió muchos de los paradigmas y bases del lenguaje publicitario, derrocando al gobierno a base contenidos propagandísticos  ¡Y con una sola palabra! “No”.

Basado en una historia real, esta cinta del prodigio chileno Pablo Larraín y protagonizada por Gael García Bernal, se convirtió en uno de los hitos más grandes del cine chileno al lograr nominación al Oscar y un galardón especial en Cannes, comenzando así una carrera que hoy en el 2016 ya ha cosechado innumerables elogios internacionales. Debo decir también que en lo plano personal este buen ejercicio de cine histórico y de protesta me ha servido a lo largo de estos años como materia de enseñanza en mis clases de publicidad, entre varias cosas, para que el alumno aprenda el proceso creativo y la concepción del concepto rector, aquella idea principal que rige todo elemento en la comunicación de una marca que en este caso se definió como un movimiento de votación para una no reelección; algo revolucionario si tomamos en cuenta el uso de una negación como elemento imprescindible y encausamiento de una respuesta positiva por parte de la audiencia.

Ojala y la sociedad americana sea la mitad de perspicaz de aquella generación de votantes chilenos.

 

JFK (Oliver Stone, 1991)

jfk

El pináculo de la carrera de Oliver Stone sería la majestuosa JFK, compendio técnico y narrativo sin precedentes y hasta ahora sin parecidos que permitió incluso en su tiempo reabrir y estudiar a fondo por parte de otras instituciones el caso del asesinato del muy celebre presidente John F. Kennedy y por supuesto, tundir a palos la carrera del renegado cineasta por parte del Gobierno y sus antiguos perseguidores militares y políticos

No es para menos, y es que quizá estemos hablando del mejor drama político del cine en donde incluso alguien como Kevin Costner sale avante bajo un desempeño protagónico entrañable como el agente de distrito que sacó a relucir en los tribunales los secretos detrás de la muerte del presidente  Kennedy. Stone lleva a cabo una investigación casi documental en base a unas magistrales clases de desarrollo fílmico, desde el escrito hasta el actoral, desembocando en una edición que raya en la perfección visual, el cineasta explora desde diferentes perspectivas y tangentes el misterio y todos los intereses detrás del asesinato y la llamada “bala mágica” ¿Quipen se beneficiaría por la muerte de JFK? La principal pregunta que el metraje busca responder entre teorías, personajes y variados sucesos presentes, pasados y futuros que al final se conglomeran en un juicio memorable, emotivo, complejo y de gran valor dramático.

Por esta cinta Stone sufrió una crisis  y amenazas constates en contra de su vida, pero al final valieron la pena con ese Director´s Cut que ningún cinéfilo puede perderse.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*