Recomendaciones para escapar de la cartelera (Especial Navideño)

¡Cinescopia se renueva queridos lectores! Pronto verán cambios en sus secciones favoritas, salidas de algunos autores que a todos nos duelen y nuevas incorporaciones que sin duda serán de su agrado, pero las recomendaciones para escapar de la cartelera no solo seguirán, sino que contarán con las participaciones especiales de ustedes, por tal razón les pedimos estar en contacto con nosotros a través de la página y redes sociales para poder invitarlos o bien nos hagan llegar sus peticiones para aparecer en esta columna mensual donde los autores de Cinescopia y los invitados de honor tienen la tarea de recomendar algunos clásicos del ayer y hoy para tener otras alternativas dependiendo de qué tan decente se encuentre la cartelera.

peliculas-615x3841

En esta ocasión y tomando en cuenta la temporada navideña, Arquicruz, Jjacob, El Fett, El Tigre & El Tiempo y nuestro invitado especial Héctor Dávila, al cual es un honor y un gusto tenerlo por acá compartiéndonos su pluma directo de Monterrey, nos traen 5 recomendaciones y un rito navideño de doble presentación que valdrían la pena conocer y/o revisitar para estas fechas.

Así mismo no se olviden de dejarnos tarea en sus comentarios, pues créanos cuando les decimos que todas las cintas que nos ponen desconocidas para sus servidores se convierten en prioridad, pues es innegable que todos en este recinto de cine cuentan con un exquisito gusto.

 

Die Hard (John McTiernan, 1988)

@hdavilap

1988

Cuando se habla de navidad siempre están presentes elementos tangibles que nos revientan (muchas veces literalmente) en frente de la cara. De repente nos llegan villancicos, luces, adornos y la vorágine comercial que buscan ponerte a tono desde octubre.

Este contexto navideño es común encontrarlo el cine. Sólo este año y al calor de la primavera llegó a las pantallas Iron Man 3, cuya trama se desarrolla en plena  temporada navideña, más como contexto, sin que esta festividad aporte algo relevante para el desarrollo de la historia. Muy diferente, si nos echamos un clavado en la memoria de películas que no son propiamente navideñas pero se desarrollan en contextos navideños de forma tan clara que pudieran entrar en esta categoría.

Tal es el caso de Die Hard (1988), la primer película de la irregular franquicia de acción que como buenos lectores de Cinescopia, dudo que alguien no la haya visto y de igual forma no dudo que alguien diga que ésta no es una película navideña, y tienen razón, pero Die Hard es una historia que se desarrolla cómodamente en la navidad, lo que le da una frescura y un matiz muy especial. Inevitablemente (al menos para mi) la convierte en una película digna de entrar en la categoría navideña.

Die Hard es dirigida por John McTiernan, un director comercial que después de los 90’s ya no supo hallar su lugar y protagonizada por el entonces con pelo Bruce Willis en el papel que lo sacó de la TV (Moonlighting) y de paso, también salvó del anonimato teatral a Alan Rickman ofreciéndole uno de los villanos más icónicos del cine.

Un trepidante filme que se ha convertido en paradigma del cine de acción, en su momento “humanizó” al héroe de este género que sólo era representado por estoicos monolitos como Schwarzenegger, Stallone y Van Damme. La fórmula imitada por muchos sin suerte (¿alguien vio White House Down del nefasto Emmerich?), donde un buen tipo lleno de testosterona y buen corazón esta en el momento  equivocado en el lugar equivocado. John McClane (Bruce Willis), un policía de Nueva York  fuera de servicio se enfrenta en plena Nochebuena a un grupo de criminales liderados por Hans Gruber (Alan Rickman), que hacen una atraco en un edificio de Los Ángeles bajo la apariencia de un ataque terrorista con rehenes, donde se incluye a la esposa de McClane (Bonnie Bedelia).

Cuando se habla de películas de Navidad se mencionan elementos de gran tradición que versan sobre el valor de la familia, la necesidad de la caridad y salir un poco de nosotros mismos siendo mejor con nuestro prójimo. Die Hard enarbola estos valores a su manera que a diferencia de otras películas de Navidad , aquí los declara a punta de pistola, escapando de explosiones usando una manguera de bomberos, caminando sobre vidrios, millones de disparos y toneladas de “fucks” y “shits”… ¿y todo esto por qué?… No tanto para salvar al mundo, sino para genuinamente intentar reconciliarse con su ex-esposa y pasar en paz los días decembrinos con su familia… luchando con un verdadero Grinch de la navidad encarnado por un villano ruin que sólo piensa en dinero y en sí mismo.

¿Quién no sonríe cuando al final, con un John McClane, todo mugriento, besando a su amada con “Let It Snow!” de música de fondo? ¡Bravo McClane, has salvado la navidad!

Momentos de navideños inolvidables: “Ahora tengo una ametralladora . Ho Ho Ho”

 

EL HUBIERA, EL CINE Y LAS TRADICIONES DE LA TEMPORADA

El Tigre & El Tiempo

Que Bello es Vivir Poster

Como sé que mis compañeros no caen en sensiblerías baratas, ni están envenenados por Hollywood (como un servidor)… pero también sabiendo que en ninguna lista de recomendaciones navideñas que se respete puede faltar esta película, no me queda otro remedio más que recomendar un clásico de clásicos: ¡Qué bello es vivir! (It’s a Wonderful Life) de 1946, dirigida por Frank Capra, estelarizada por el inigualable James Stewart y la dulcísima Donna Reed.

Perdonen la franqueza, pero me parece una película entrañable hasta el delirio, abre con una plegaria que es oída [hasta se antoja que sea verdad], y sigue con uno de los mejores flashbacks de la historia, incluso tiene una toma [creo… creo que sí, sino ahí me dirán] que personalmente me estremeció la primera vez que la vi, y esta consiste en detener por completo la acción, como si desde el Cielo, le pusieran pausa a la vida de un hombre, y siguieran comentando… ya ni siquiera voy a comentar las repercusiones que eso ha tenido para la industria…

En fin, la película nos mostrará cada intento frustrado de escapatoria de un joven que lleva los grandes horizontes más dentro que fuera, y que sueña con conquistar tierra virgen, de alcanzar grandes logros, de emprender magnas obras, pero la vida casi nunca es como la queremos. Para un servidor, el sólo nombre de George Bailey encarna a la vez: la gran aventura que se frustra a causa de la verdadera libertad, la responsabilidad que incluso puede doler, las batallas diarias que se pelean a brazo partido con los últimos recursos, la debilidad de un hombre fuerte, la fortaleza de un hombre débil, la desesperación absoluta que corre buscando el mundo que perdió en la vuelta, pero también esa bondad que a veces parece exclusiva de los cuentos y aquella felicidad completa e irremediable que se da entre lágrimas, risas, una canción y el tintineo de una campana. ¡Formidable! ¡Me encanta!

Pero si quieren escapar del sentimentalismo y entregarse al placer de “intelectualizar” la película también ofrece la posibilidad… demuestra que (al menos en el cine) “el hubiera sí que existe”. La película de Capra es una pregunta directa: ¿cómo sería el mundo si ustedes no existieran?, ¿mejor, peor?, ¿qué pasaría con la gente que aman? Seguramente todos hemos tocado la vida de otros (para bien o mal) y casi nunca nos damos cuenta o nos detenemos a pensar en ello… ¡Qué bello es vivir! te lo presenta en charola de plata, la película tiene la calidad de mostrar el envés y las costuras de la propia Vida.

Honradamente creo que es preciso verla, es sin más encantadora, el elenco es preciso desde el boticario hasta el malvado, pasando por Stewart y Donna Reed, para mi gusto una pareja memorable en la Historia del Cine.

Además es barata por las tiendas y seguro la programan en la tele. Para mí, además de un gusto es una tradición, año con año, la veo para sentir ese amargo–dulzón de la temporada, pues no hay nada mejor para acompañar el recalentado que ver cómo el buen Clarence consigue sus alas. Véanla y ya luego me reclaman si los conmovió aunque sea un poco…

The_Godfather_Part_2-Al-Pacino-Poster

P.D. Y hablando de clásicos y tradiciones, también les comparto otro de mis ritos para la temporada (más que el frutqueic o las 12 uvas): desde hace muchos años, más de los que quisiera reconocer y menos de los que piensan, el 25 de diciembre en casa se vemos El Padrino, la conexión es directa, no hace falta que les recuerde los regalos que Tom Hagen trae (trineo = Rosebud) cuando tratan de convencerlo de que se rinda tras la supuesta muerte de El Don o las luces navideñas afuera del desolado Hospital… Y para el 1 de enero se disfruta por supuesto El Padrino II, de nuevo viene a su mente la fiesta de fin–principio de año en Cuba, y todavía más importante (ya no digamos trascendental) que la “revolución cubana”, el beso que Michael le acomoda a su hermano al son de “I know it was you, Fredo. You broke my heart. You broke my heart!”. ¡Insuperable!

 

Disfruten del cine y felices fiestas.

 

Last Exit to Brooklyn (Uli Edel, 1989)

Jjacob

936full-last-exit-to-brooklyn-poster

“El problema de los pobres no es que sean pobres (económicamente), sino que piensan como pobres” decía mi abuela entre muchos otros dichos. Y es que sin sonar discriminatorio, creo que el problema de las personas de escasos recursos es que no ven más allá de su presente inmediato y sus aspiraciones siempre están bloqueadas por su deseo por obtener felicidad material.

La pobreza humana no radica únicamente en la falta de recursos económicos, sino en la falta de maneras, de ambición, de ánimo de superación. Una persona puede carecer de dinero, pero jamás de modales, eso la distingue de entre los demás, su manera de hablar, de comer, de reír, de bostezar y hasta el volumen de su voz son características que lo situarán ya en un grupo ya en otro.

La Última Salida a Brooklyn bien podría ser una película de terror para cualquiera al tomar como marco la gran depresión de los años 20 en los EUA, que sólo sirve como referencia para evidenciar la miseria humana del grueso de los protagonistas que se vuelven una especie de payaso tragicómico en un caldo de desmesura, exhibicionismo y vacío existencias, ver a una chica vacía fornicar con -literalmente- un ejército de marinos que no logran siquiera hacerla sentir acompañada es la metáfora perfecta de la sordidez del abandono de tanta pobreza. Hoy les comparto una de las cintas más queridas por mí por evidenciar de manera bruta y sin eufemismos todo aquello que uno puede evidenciar, aún sin llegar a serlo.

 

Eight Below (Frank Marshall, 2006)

Arquicruz

eight_below

¿Sienten algo por el fallecimiento de Paul Walker pero no quieren ver Rápido y Furioso? Eight Below es su mejor opción. Una película que narra la historia de un grupo de perros de trineo que se quedan atrapados en un campamento en el ártico y deben luchar para sobrevivir mientras que su amo debe luchar para conseguir la ayuda necesaria para regresar por ellos. Esta película es a mi muy humilde opinión donde el actor demostró que podía hacer algo aparte de fingir que sabía manejar autos de carrera y ser un oficial encubierto siendo una buena opción para dejarse llevar por el momento y a la vez pasar un rato agradable en compañía de la familia.

 

Catch me if you Can (Steven Spielberg, 2002)

El Fett

catch

Esta cinta en sí puede ser considerada como un mágico suceso navideño, por un lado significó la última película notable de Spielberg y por el otro, el despertar actoral de un Leonardo DiCaprio que consecuentemente sería pulido en su fusión y convenio con Martin Scorsese.

Aunque este thriller cómico basado en la historia real del estafador Frank Abignale Jr. (Que antes de sus 19 años ya era una prioridad para el FBI por canjear cheques falsos y esconder su identidad entre piloto de aerolínea, doctor y abogado) no es estrictamente un film navideño, el guion de Jeff Nathanson basado en la misma autobiografía del criminal sitúa a la mencionada época como un elemento narrativo de gran relevancia dentro de su desarrollo, pues es en Navidad cuando el escurridizo y carismático protagonista ve progresivamente cambiar su suerte debido a la conexión emocional con el único amigo capaz de poder confortarle en su largo escape y gran soledad, el cual irónicamente resulta ser su mismo captor (Un entrañable e hilarante agente del FBI interpretado por Tom Hanks). Por otra parte, el estilo visual y familiar de Spielberg se encarga de ensalzar el contexto en cada oportunidad dando la coherencia e importancia necesarias para que dichos momentos doten al relato del misticismo general requerido (¿Recuerdan la aprehensión final de Abignale Jr. gritando Merry Christhmas al reencontrarse con su amigo Carl y darle por fin un significado a ese suceso?)

Aunque podemos darle las oficiales gracias a Steven de enseñarle a Leonardo como actuar (Aunque al parecer nunca le dijeron como cambiar esa misma actuación) y Hanks lleva a cabo un desempeño fabuloso apadrinando y encausando una química sobresaliente entre los dos, los honores en este rubro se los lleva Christopher Walken, maduro actor que a pesar de inmiscuirse en bodrios mamarrachos como base en su carrera, aquí demuestra cómo en anteriores décadas solía ser un histrión de respeto, en esta ocasión dando vida a Frank Abignale padre, otro estafador de poca monta que termina siendo la dualidad entre las motivaciones y las desdichas en la vida de su hijo.

Una excelente y cautivadora cinta para salirse de ese cliché de revisiones dentro de esta temporada, apta para toda la familia, divertida y con una premisa fresca y ágil que más allá de mostrar valores navideños, regala una interesante y compleja historia familiar infundada en el poder de la amistad. El Rey Midas de Hollywood aquí (Y junto con Minority Report ese mismo año) vio caer su monarquía dentro de la industria, y lo hizo de buena manera.

Como mención honorífica, la secuencia inicial de créditos es de antología ¡Felices fiestas estimados!

 

Todo el equipo de Cinescopia les desea una muy Feliz Navidad.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


7 comentarios

  • Faltó The Nightmare Before Christmas!

    Responder
  • hey señor… y Batman returns?, navidades timburtoneanas

    Responder
  • Pues voy a ver la más antaña en esta lista, ya que es la única que no he visto de las citadas. Y repetiré la de Die Hard, el primer filme del (para mi personal opinión) primer “héroe real” de acción que vi con complacencia de mis padres para entrar al cine xD. También repetiré Catch me If You Can, excelente película por cierto.
    A estas las acompañan 2 que espero las pongan en este rubro. Son de Spielberg (productor) también y son muy buenas (2 de mis clásicas en esta temporada) Gremlins y Batteries Not Included. Con la última moquie tendido en mi infancia xD!
    También la de Family Man, a pesar de ser muy predecible, me deje envenenar y me agradó xD

    Otras de la infancia, el niño que una vez fue M. Culkin en Home Alone, Batman Returns, y hay una que no recuerdo su nombre, de hecho no la he vuelto a encontrar, muy cruda. Donde un niño marginado no recibe sus regalos de Navidad, crece y se convierte en delincuente juvenil. Y al final de la película, en Navidad, se encuentra a un abuelo o padre (no recuerdo) vestido de Santa Claus que les va a dar una sorpresa a sus hijos o nietos, y mientras se mete por la escalera de incendios, ve al joven intoxicado, le ofrece ayuda pero esté lo apuñala reclamándole porque nunca le cumplió con sus regalos para después morir de una sobredosis :/ fue algo impactante ver eso, la vi en la tele “sin querer” y fue muy shockeante :/ si alguno la reconoce, pongan el nombre de favor 🙂

    Saludos!!

    Responder
  • El intro de Catch me if you can es magistral.

    Pues yo en navidad me aviento de cajon cada año dos peliculas, para mi ya clasicas de esta epoca:

    Home Alone, que me sigue haciendo reir como la primera vez
    Realmente Amor, mi kriptonita personal.

    Saludos!!

    Responder
  • Esa de Home Alone es genial! xD!!!!!

    La de realmente amor… the feelings man, the feelings :/

    Responder
  • Aqui van las mias:

    1. Le salaire de la peur (Clouzot, 1953): Si de verdad quieren ver una excelente pelicula de accion, esta es. Aqui no hay un heroe solitario que pelea contra 50 terroristas y sale avante con cuanto cliche encuentre en el camino (Estupideces de die hard), aqui el enemigo es el propio trabajo y la necesidad de dinero para sobrevivir. Sento muchas bases del genero que despues los gringos lo llevarian al absurdo. Clouzot en ninguna pelicula decepciona (hasta ahora). Lo unico criticable son los personajes femeninos demasiado sumisos y planos.

    2. Legend (Scott, 1985): Asombrosa pelicula de fantasia, las premisas de esta clase de peliculas son tan sencillas que solamente se necesitan 2 horas para contarla (NO 6 y 9 horas como star wars y the lord of the rings para contar lo mismo. Y sacarle dinero al espectador), es la forma de contar estos cuentos las que las hace inovidables y Scott en sus buenos tiempos nos lleva a un mundo sin igual, muy tipico pero hermoso. Poner atencion a la increible fotografia.

    3. La regle du jeu (Renoir, 1939): Que mal envejecen algunas peliculas. A este punto no se porque se considera un clasico junto al ciudadano kane y a Le boucher, peliculas que no aportan absolutamente nada a excepcion de unos sobresalientes planos. Si bien era una critica a la aristocracia francesa, no consigue esto por ningun lado. No hay forma de recomendarla.

    4. Le boucher (Chabrol, 1969): Tenia muchas ganas de ver esta pelicula que la venden como la mejor de Claude Chabrol, y honestamente no tiene nada. Habria que irse a la epoca de su estreno para intentar comprender el porque de su reputacion. No es sorprendente, no hay ningun giro especial en la trama que es esencial en los thrillers.

    5. Hunger (McQueen, 2008): Esta clase de peliculas no las considero tan importantes para el cine, mas si para la historia. Hechos que de ninguna forma deben ser olvidados. Para mi la naturaleza brutal de lo ocurrido no me permite hacer una real critica sobre la pelicula, me ocurre mucho con las peliculas de Greengrass. No dejan de ser manipuladoras por la simple empatia con la victima (tendria que ser un sociopata para no hacerlo), mas sin embargo no creo que los directores lo planeen asi, sino que asi es. Hay que verla.

    6. The other (Mulligan, 1972): Extraordinaria pelicula de terror, de un niño y su adorable hermano. Muy bien llevada por el director, sin trucos efectistas, y un ambiente macabro que nos lleva a un muy buen final.

    7. The american astronaut (McAbee, 2001): Extraña pelicula independiente de sci fi, divertida y con una de las mejores escenas (si no la mejor) musicales de todos los tiempos.

    Saludos.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*