Rincón Otaku: 5 de los Mejores Animes Deportivos

Hay veces en la vida en que para buscar la felicidad, uno debe regresar a sus orígenes sin importar la edad que se tenga. Durante esta pandemia me he podido dar a la tarea de regresar a mi primer amor. Probablemente debido a que me sentía deprimida y necesitaba de algo que me inspirara y me sacara de mi apatía. Y así regresé a mi primer amor: EL ANIME

Pero no a cualquier tipo de anime, sino al deportivo del que conocía muy poco. En este año y para ser precisos en los últimos 4 meses he descubierto los mejores animes deportivos, de los que algunos me han cautivado al grado de obsesionarme.

Y pues pensando que por ahí afuera hay cientos de personas de diferentes edades que tal vez también están buscando un cambio y/o inspiración, es que les traigo una lista de los últimos animes que he visto sobre deportes.

Me faltan muchos y ya están anotados en mi lista, pero de momento les voy a comentar sobre estos cinco de los que me gustaría saber su opinión. Sin más preámbulos les dejo esta lista con el top de animes deportivos que llevo a la fecha.

 

5 – Free! (2013 – Studio Tokyo Animation)

Este anime se centra en Nanase Haruka y el equipo de natación recién formado de la preparatoria Iwatobi. Y cuando digo recién formado es literal. Tuvieron que acondicionar la piscina que estaba abandonada en su escuela, desde quitarle la maleza, arreglar las grietas, pintarla y demás, para que pudieran practicar. El equipo está formado por Haruka, Makoto, Nagisa y Rei, 4 chicos con nombres de chica. A lo largo de las 3 temporadas y varias películas iremos viendo crecer a los personajes, pasando de infantes de primaria a seniors en su último año de preparatoria e irán cada uno tratando de contestar la pregunta que se hace a lo largo de la serie: ¿Por qué nadan?

A lo largo de la serie uno va conociendo un poco las motivaciones de cada uno de los personajes, sus deseos y miedos y básicamente cómo se desempeñan en su vida adolescente. Casi siempre que hay un grupo de protas las identidades se resumen así: el héroe callado; el amigo incondicional que parece estar secretamente enamorado de él; el amigo súper alegre que en ocasiones uno quisiera que alguien lo golpeara para que se calle (y es que de verdad ese tipo de personajes súper positivos y animados lo hartan a uno, incluso en la vida real); y por supuesto no puede faltar el amigo sabelotodo que siempre tiene un libro para cada ocasión.

Sobre la animación, es de destacar las secuencias de acción en la alberca, pues según leí en un sitio especializado dibujar esas escenas fue extremadamente difícil por la complejidad de la acción en sí, pues  tanto brazos y piernas requieren una cantidad enorme de dibujos para recrear la sensación de movimiento. Aun así me hubiera encantado una mejor calidad al momento de dibujar el agua, pero ya saben que no todos son capaces de darle vida al agua en movimiento como los geniales dibujantes del estudio CoMix Wave, pero de igual forma se agradece la calidad de imágenes al momento de la salida y los ángulos tan perfectos que logran los nadadores en sus arranques.

Eso sí, algo de lo que carece esta serie es justamente de “technical wording” o sea, si usted no sabe nada de natación más allá de los diferentes tipos de nado, este no es el lugar para aprender o inspirarse ya que la serie gira más en torno a traumas de los personajes que al desarrollo de técnicas y conocimientos que los lleven o impulsen a mejorar. En fin, para todos hay en la villa del anime. A esta serie yo le daría un 6/10

 

4 – Kuroko’s basketball

Anime producido por el studio Production I. G. que nos trae la historia del equipo de basquetbol de la preparatoria Seirin. La historia es así: En la secundaria Teiko Junio High había este formidable equipo de basquetbol que barrió con todos los que se les pusieron enfrente durante 3 años consecutivos. Eran tan buenos en conjunto que se les conoció como “La Generación de los Milagros”. Una vez graduados todos tomaron caminos diferente y fueron a parar a distintas preparatorias, pero la fama les precedía. Había un sexto niño que también era parte de esa generación pero como era según esto tan pero tan bueno en lo que hacía, pasaba desapercibido en la cancha. Es más, era como un fantasma porque la gente no recordaba ni haberlo visto (raro el asunto pero así nos la venden).

En fin, este chico se inscribe a la preparatoria Seirin en busca de nuevos retos, pero fue a dar a una escuela digamos que no mala pero del montón. El caso es que a Seirin llega desempacado de USA Taiga Kagami, un muchacho dotado de un talento natural (aunque bastante arrogante si me lo pregunta) que al escuchar sobre la Generación de Milagros, se propone derrotarlos a todos porque… pues qué importa, él cree que por ser gringo es mejor y así, quien sabe.

Sé que muchos habrán visto el clásico Slam Dunk, no me odien, yo también la vi hace muchísimo y no me acuerdo bien que tan buena era, así que agarré la última serie que he visto sobre basquetbol. La acción que se desarrolla en la cancha está muy bien equilibrada con los momentos cómicos para no hacer tan dramático el anime, pero aun así el elemento emocional nunca deja de estar presente en cada encuentro. La animación es muy buena, studio Production I.G. es buenísimo a la hora de recrear la acción del deporte y hay varias pruebas para ello

Hay bastantes escenas de jugadas que uno se queda de “sooooo faaake”… ya sabe, cosas que jamás pasan en la vida real… PERO, PERO… si pasa. Yo no sé quién se lo copia a quién pero he visto jugadas en basquetbol que también vi en el anime y me han dejado con la boca abierta. Entonces la acción de fantasía es tan buena porque incluso es real. Eso le da sus puntos buenos a esta serie. Algo que me gusta mucho es que te explican las jugadas y los movimientos, la estrategia y los “dribles”. De modo que si no conoces del deporte algo aprenderás de verlo. También es un valor agregado que el protagonista es el deporte mismo y los senpais (los alumnos mayores que los de primer año), además de explicar las jugadas para que nosotros que no conocemos lo entendamos, también tienen momentos donde comparten su sabiduría de vida y trabajo (yo no sé si así eran los entrenadores en mi preparatoria), lo que termina por motivar no solo al personaje sino al entrenador.

A todas luces Kuroko’s basketball es una serie que vale la pena ver aunque en lo personal hay un personaje que me sigue dando escalofríos (un chico parte del equipo Seirin que tiene cara de perrito o gatito, o sea, qué estaban pensando cuando dibujaron a ese personaje). A esta serie le doy un 8/10

 

3 – Sk8: The Infinity

Esta es la más reciente serie que estoy viendo y me tiene súper emocionada. Para empezar yo me caigo hasta parada, por lo que nunca jamás aprendí el arte del skateboarding, sin embargo sé que es más un estilo de vida que por mucho tiempo fue estigmatizado y que ahora en Tokyo 2020 se ha considerado oficialmente deporte.

Pues bien, a lo que nos truje. Esta serie sigue a Reki Kyan, un chico de preparatoria amante del skateboard que participa del mundo underground de carreras clandestinas en patineta. Aunque es bueno, su nivel no se compara al de otros competidores. La pista donde corren después de medianoche, es conocida como “S” y es una colina llena de curvas peligrosas donde los chicos corren sin protección alcanzando velocidades de 60 y más km/h.

Un buen día a la preparatoria de Reki llega un estudiante transferido desde Canadá, Langa Hasegawa. Un chico muy guapo, alto, de cabello blanco como la nieve y muy callado. Ya sabemos que si un personaje es callado es el bueno con un poder escondido. Un día Langa estaba buscando trabajo y se topa con Reki, a quien se le escapó su patineta y éste se la entrega. Desde ese momento Langa y Reki forman el dúo perfecto y comienzan una amistad como pocas. Langa encuentra trabajo en la tienda/taller de patinetas donde trabaja Reki y un día al ir a entregar una patineta justamente a la colina “S” a un competidor, por azares del destino Langa termina corriendo. Hay que hacer mención de que Langa NO sabe ni pararse sobre una patineta, así que de pronto vemos como este amarra sus zapatos con cinta a la patineta y ahí dice uno ¡Ah! SNOWBOARDER… y pues sí, el talento natural de Langa en Canadá era el snowboarding (creo que más que snowboarding era downhill porque es súper temerario), y pues no les cuento más para que ustedes descubran por si mismos la belleza de este deporte.

Ahora bien, esta serie es estupenda retratando la cultura del skateboarding. Todo el colorido del grafiti, la emoción y adrenalina de correr por una cuesta, de tener tu propia tabla personalizada, de sentir el cabello agitarse al deslizarte, de aprender a balancear tu centro de gravedad al tomar una curva y casi tocar el suelo con tus rodillas, las caídas estrepitosas, las fracturas, los golpes, los rasguños, moretones y bueno, es en verdad emocionante de ver.

Algo que me llamó mucho la atención es que te ponen el skateboarding como un mundo aparte, donde gente de todo nivel puede hallar su lugar sin importar si eres rico o pobre, un mocoso de primaria o un prestigiado empresario. Todos son parte de este mundo y ganar en “S” es el máximo prestigio que pueden tener. Así que vemos a un grupo variado de personajes donde destacan los Fundadores de S, Cherry Blossom, el corredor de cabello rosa famoso por su tabla con IA que durante el día es un prestigiado y famoso caligrafista. Joe, el sexy poseedor de un restaurante italiano así como de un envidiado sixpack que es una delicia ver y quien tiene una relación de amistad-rivalidad con Cherry Blossom, y que constantemente los veremos discutiendo pero que en el fondo sabemos que se quieren y se respetan. Luego tenemos a Miya, un chico en primer año de preparatoria (yo creí que era una niña) con una habilidad increíble y un dominio tal que incluso es considerado como representante de Japón para los Juegos Olímpicos. Otro de los corredores que por x o y apoyarán a nuestra pareja y pasarán de ser rivales a amigos es conocido como Shadow. Shadow es un corredor que usa maquillaje en el rostro y un estilo heavy metal en su atuendo de carreras (hagan de cuenta un KISS), pero que durante el día es un tímido florista con un corazón de oro. Por último tenemos a Adam. Adam es el fundador de “S” y proviene de una familia de mucho prestigio por lo que su acto lo esconde detrás de una máscara y un traje de torero. Se dice que es tan cruel que ha acabado con la carrera de varios corredores a quienes ha enviado a los hospitales gravemente heridos, y aparentemente le ha echado el ojo a Langa.

La acción es buenísima. Las tomas desde el piso, el intro, la música del opening, las cortinas de mitad de episodio, todo, todo es excelente en esta serie. Gusta que te explican desde los nombres de las tablas, el tipo de ruedas, cuando usarlas, los nombres de los movimientos y saltos tanto de skateboard como de snowboard (sinceramente no sabía que los saltos tuvieran nombre). Sin duda a los amantes de la adrenalina les gustará esta serie.

Yo le doy un 9/10

 

2 – Yowamushi Pedal

Yowamushi pedal es de esas series que simplemente amas porque lo mismo es divertida como motivadora e inspiradora. Por supuesto que se trata de estudiantes de preparatoria que más bien parecen señores en sus early 30, pero sigamos la corriente, son estudiantes de 17 años.

La serie gira en torno a Sakamichi Onoda, un chico de primero de preparatoria con un solo sueño y objetivo: FORMAR UN CLUB DE ANIME y finalmente tener amigos con quienes poder hablar sobre este sin sentirse un freak al que todo mundo juzgue o de quien se burlen. La escuela se encuentra en una colina, por lo que diario tiene que subir una pendiente muy pronunciada con varias curvas, pero para él no representa problema porque con su bicicleta sube a diario súper feliz cantando el opening de su anime favorito (me identifiqué tanto cuando vi esta escena). Así que ahí estaba él en medio de la carretera de la escuela subiendo tranquilo cuando de pronto viene un coche y lo empuja y lo saca del camino. Él recoge su bicicleta y regresa a lo suyo, el chofer baja y le dice que si se encuentra bien y al ver que no le pasó nada (ni a la bicicleta), se sube al coche y sigue el camino. En el coche iba uno de esos Juniors que no les gusta mezclarse con la prole porque pues ya saben “chusma y así”. El chico (Shunzuke Imaizumi) le dice al chofer que era culpa del muchacho por ir sufriendo la gota gorda en lugar de tomar la entrada con la cuesta menos pronunciada, pero el chofer le dice, “ah no, iba muy tranquilo cantando no se notaba para nada cansado”. Cosa inaudita cuando la cuesta tiene unos 45° de inclinación. Imaizumi reta a Onoda a ver si es verdad que es bueno y se lleva tremenda sorpresa cuando Onoda demuestra que no le interesa el ciclismo, pero en verdad es muy muy bueno. Y aquí empieza una de las mejores series deportivas que he visto y una amistad y compañerismo que te sacarán la lagrimita más de una vez.

No solo la historia es buena, sino que si no sabes nada sobre bicicletas, ruedas, refacciones, estrategia, carreras de ruta y velocidad, este es el lugar justo para aprenderlo. Me encanta de sobremanera los dibujos de las bicicletas y que te explican las diferencias entre diferentes cuadros, materiales, tipos de asientos, de verdad que si uno no sabe nada sobre carreras tipo el tour de Francia o ciclismo de carretera, aquí ciertamente vas a aprender lo básico. Yo no simplemente no sabía porque hay algunas bicicletas que ves que la persona pedalea como loco pero no avanza nada, aquí me enteré de porqué y para qué.

Tiene 2 temporadas en Netflix y varias películas y hasta un spin-off, y todos son tan buenos y de tan buena manufactura que uno no puede dejar de verlos.

Además de Onoda, nuestro joven amante del anime, tenemos un equipo formado por Naruko, quien tendrá una fuerte rivalidad con Imaizumi, un personaje cuya historia no se desarrolla mucho sobre su pasado pero que lo vemos creciendo como corredor a lo largo de la serie. Además de los chicos de primer año tenemos a los de segundo y tercero, pero nos importan más estos últimos pues serán de quienes nuestros jóvenes corredores tomarán consejo. Shingo Kinjou (líder y corredor estrella del equipo) quien está en su último año de preparatoria y desea llegar al intercolegial para tener la revancha contra un corredor de la preparatoria que tiene el campeonato. Luego tenemos a alguien que será fundamental en la carrera de Onoda, Yuusuke Makishima, un escalador con una habilidad única y un estilo propio que muy pocos entienden pero todos admiran. Por último tenemos al sprinter Jin Tadokoro, un muchacho que pensarías que está gordo pero en realidad es una maquina perfecta al momento de cargar con el equipo y realizar verdaderas carreras de velocidad.

Tenemos un montón más de personajes secundarios pero por ahora no los abrumo con nombres, mejor les sugiero que la vean y se adentren en el grandioso mundo del ciclismo porque créanme, van a querer salir corriendo a comprarse una bicicleta. Esta serie tan estupenda se merece un 9/10

 

1 – Haikyuu

Amigos míos… nunca jamás había estado yo tan obsesionada con una serie como con esta. Ni siquiera Avatar Aang o Voltron, series a las que adoro, han logrado lo que esta serie. Pero si no han visto Haikyuu no han visto nada.

Esta serie es creada por studio Production I.G. y trata sobre Hinata Shoyo, un chico que en primaria tuvo la fortuna de ver un partido del intercolegial de voleibol en la televisión y quedó maravillado al ver a un jugador chaparrito que literalmente volaba y remataba el balón y se veía tan valiente y temerario para la estatura que tenía que esto quedó grabado para siempre en Hinata, y desde ahí comenzaría a practicar voleibol. Para desgracia suya al entrar a secundaria nadie quiso practicar con él, pero eso jamás lo detuvo así que lo hacía solo. En un partido contra otra escuela consigue que unos amigos de otros deportes se unan a él para un partido y pierden miserablemente. Pero esto no lo desanima, pues siempre desde el día que vio ese partido por televisión, tiene un objetivo que es para lo que trabaja: Convertirse en el próximo Pequeño Gigante (que era el sobrenombre con el que se conocía a ese jugador que lo inspiró). Las cosas no se le darían a Hinata en ese partido, pues le tocaría enfrentar a una secundaria donde el “colocador” sería el genio súper talentoso, Kageyama Tobio. Desde ese día entre esos dos crecerá una rivalidad-amistad amor-odio que es una delicia ver. La ironía de la vida es que ambos terminan en la misma preparatoria, Karasuno High School, y aunque al inicio se odian ya que Kageyama odia a todos porque nadie es capaz de agarrar sus pases perfectos, todo cambia cuando de pronto Hinata es el único capaz de rematar sus más locos pases. Y el resto es historia. Juntos van a crecer física y emocionalmente y aprenderán tanto de las victorias como de las derrotas.

El equipo en esta serie, al igual que en Pedal es muy importante, y no podemos dejar de mencionarlos. El equipo se conforma por Sawamura Daichi, capitán y pilar de la defensiva cuya sabiduría y habilidades de liderazgo destacan a lo largo de cada episodio; Sugawara Koshi, que es el colocador original del equipo, pero que es reemplazado por Kageyama cuando demuestra lo bueno que es. Sugawara es el alma del equipo, el senpai al que todos acuden por consejo, es como el padre de todos, los regaña al igual que los aconseja y tiene una paciencia infinita además de que es muy bueno creando estrategias; Azumane Asahi, el rematador estrella del equipo, un chico de más de 1.80 de altura y físicamente el más fuerte, a quien cuya barba y cabello largo más de una vez le ha provocado que lo confundan con un adulto; Nishinoya Yu, el líbero y especialista en defensa del equipo. Es considerado uno de los mejores en la prefectura. Su baja estatura la compensa con la excelente defensiva y confiabilidad. Jamás dejará que un balón toque el suelo si puede evitarlo; Tanaka Ryunosuke. el agresivo rematador lateral del equipo con una personalidad fiera que no permite que las caídas lo afecten y siempre está listo para defender a su equipo y poner su granito de arena. Vive enamorado de Shimizu Kiyoko, la chica de tercer año que ayuda en las actividades del equipo.

Y hay muchísimos personajes más y a lo largo de la serie absolutamente todos nos van a enseñar algo respecto no solo al deporte, sino al trabajo en equipo, al significado de valentía, a sobreponerse a la derrota, a levantarse, a seguir adelante, a crecer. Sin duda les aseguro, cada uno de los personajes los van a inspirar.

Poco sabía yo de voleibol o de que las posiciones tenían nombre o la importancia de las rotaciones, bueno, solo sabía que la pelota debía pasar al otro lado de la red. Pero si algo tiene esta serie es que explica todo sobre el deporte. Cada episodio aprendes algo nuevo y lo mejor de todo es que NO ES FANTASIA. Hay muchas jugadas en el anime que las puede uno ver en los campeonatos  y yo fui testigo de 3 o 4 jugadas en los pasados Juegos Olímpicos. Es simplemente el anime más motivacional que he visto.

La música no se queda atrás. Cada temporada se divide en 2, teniendo por ahí del episodio 14 un nuevo opening y ending. Bueno, la música de esta serie es increíble. De la mano de SPYAIR y BURNOUT SYNDROME tenemos los mejores openings de una serie. La animación no tiene igual. Las escenas de acción retratan a la perfección los movimientos de jugadores reales en la cancha.

Los dibujos cuando Hinata vuela, son tan perfectos que puedes compararlos con los movimientos de jugadores profesionales reales y simplemente quedas maravillado de lo hermosa que es la animación de esos movimientos. Es tan pero tan buena que incluso hay videos de varios jugadores profesionales de voleibol que han reaccionado a ella y no dejan de recomendarla. Es tanto el hype por este anime/manga que hasta una obra de teatro y podcast sobre la misma existen en Japón.

Recientemente en una entrevista  que le hicieron a Alexa Moreno, la gimnasta mexicana tan duramente criticada por su cuerpo, le preguntaban cómo se preparaba mentalmente antes de una competencia y decía algo maravilloso: Me preparo viendo algunos episodios de Haikyuu antes de salir al centro de entrenamiento,  para sentirme motivada e inspirarme a dar siempre lo mejor e ir más allá. Y una vez que ves la serie entiendes de lo que habla.

Así que si no han visto esta joya del anime, no se la pierdan. Porque además de motivadora e inspiradora es tremendamente divertida. Recientemente el equipo de voleibol argentino UPCN San Juan “adoptó” a uno de los personajes de una escuela rival al Karasuno, Oikawa Toru, de la preparatoria Aoba Josai de la Prefectura de Miyagi, quien en el manga emigra de Japón a Argentina y allá se queda, se convierte en jugador profesional e incluso se naturaliza argentino y allá se casa. Y en el sitio web del equipo se puede ver la foto oficial donde se incluye al japonés. Lo mismo pasa con Hinata Shoyo, que en el manga emigra a Brasil para mejorar sus habilidades y se convierte en jugador de voleibol de playa. Este hecho no pasó desapercibido por el Brazil SESI-SP quienes en su fotografía al más puro estilo manga, también incluyen a Hinata como parte de su equipo.

De momento hay 4 temporadas y no hay fecha para una quinta, pero en julio de este año terminó el manga en Japón y no tienen idea de la ola de tuits que esto acarreó. Ya que el manga duró 8 años y literal son los mismos años que pasan en la vida de los personajes de modo que al final del manga nuestros personajes tienen entre 22-23 años y obviamente todos han crecido no solo física sino profesionalmente. Obviamente cuando leí el final del manga estaba llorando a moco tendido porque se siente feo que termine, pero el final no pudo ser mejor. No se pierdan esta belleza de anime.

Sin lugar a duda esta joya merece un 10/10

 

Por supuesto existen otros como Yuri on ice, Ace of Diamond, Kase ga Tsuyoku Fuiteiru, y la lista sigue. Espero en un futuro no muy lejano poder compartirles mi opinión acerca de algunos otros animes deportivos que se encuentran por ahí.

Si han visto alguno de estos o me recomiendan ver alguno, déjenme un comentario. Sin duda los veré. ¡Hasta la próxima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*