Sausage Party: ¿Hambre de irreverencia?

Si hay algo que se agradece siempre dentro del mundo del cine es sin duda la originalidad. En una industria actual plagada de reboots y remakes, un poco de novedad es como tragar una papa frita ¡en plena dieta! Y es que me incluyo en ese culto de amantes del cine que ya está harta del “no es lo mismo pero es peor” en la meca y que sabe que hacer marchas no va a solucionar nada, así que por eso aplaudo el atrevimiento de Seth Rogen y compañía de traernos una cinta para mayores de edad completamente fuera de los cánones de animación de hoy en día.

Sausage Party es una comedia de tono adulto dirigida por Greg Tiernan y Conrad Vernon pero cuyo guión y producción quedan a cargo de Evan GoldbergSeth Rogen, así que tomando esto en cuenta ya debemos de tener un poco clara la idea de a lo que nos enfrentamos. La trama está protagonizada por la salchicha Frank y su novia Brenda, un pan para hot dog, quienes sueñan como sus demás compañeros de supermercado en ser elegidos por “los dioses” (humanos) para conocer el más allá que supone una vida perfecta después de salir del mencionado establecimiento. La problemática sucede cuando corre el rumor entre los productos de que la verdad no es como la pintan y que las divinidades que alaban en realidad son el enemigo.

¿Qué sería de este mundo sin la irreverencia? Sinceramente a mí me parecería muy aburrido. Gente a la que le hace daño hasta lo que no come está siempre a la orden del día, especialmente en un año en el que estamos viviendo las manías de lo “políticamente correcto” y/o del “cine incluyente”, esta película llega para darle una fulminante patada a sus argumentos de una manera hábil y divertida. Sausage Party es un revuelo desde el inicio, resulta obvio que sus múltiples chistes sexuales no pararán hasta el último minuto de duración, explotando este recurso con cada uno de los alimentos a través de referencias ingeniosas e incluso sorprendentes en ocasiones; en una sola expresión se podría definir como una gran comedia guarra.

Es por eso que es una película totalmente para público adulto, que resulta una parodia de historias como Toy Story, en donde (como ya he mencionado) la cantidad de morbo es tan grande que no hay un solo personaje que no se manifieste incitado al sexo. Así que tenemos esta diversidad de carismáticos alimentos que no se detendrán para ser obscenos ni para decir cada cuanto una sarta de groserías para sacar sonrisas, ya sea el elegido un taco, un tequila, una rebanada de pizza y ¡hasta un chicle! Obviamente debemos saber a lo que vamos si el póster promocional es una salchicha muy sugerente, ¿verdad?

949846 - SAUSAGE PARTY

Bajo todo este concepto debemos esperar lo predecible, tanta cosa “indecente” no tendrá otra finalidad más que arrancar carcajadas por su agudeza y humor negro, que aunque habilidoso, no le será suficiente para completar una obra más que de calidad ligeramente mediana que encuentra en su exageración su dualidad más grande. Entonces esta cinta se convierte, no en la mejor animación pues su narración no lo permite, pero sí en un escaparate interesante si se quiere ver algo diferente que desconcierte y divierta al mismo tiempo.

Sausage Party es una opción a la que vale la pena darle una oportunidad pues su carácter descarado te asegura una experiencia única no solo en la butaca del cine, sino la próxima vez que vayas por tu perrito caliente al carrito de la esquina. No recomendable para todo el mundo pues si tu capacidad de ofenderte es prominente, evita cuanto antes la desdicha de salirte de la sala a los primeros 5 minutos (tampoco recomendable para una primera cita). Un filme que merece palmas por su osadía que aunque lejos de ser una nueva joya animada, sí será lo suficiente para ser recordada como referente dentro del rubro para los más grandes espectadores y para los futuros directores. ¡Y por piedad, Hollywood, hagan más seguido el favor de ser ingeniosos!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*