Snowpiercer: Bizarro y coreano trenecito comercial con sabor a cine de autor

Si hay una cosa que hace encabritar a un buen cinéfilo es que la distribuidoras prescindan de ejercicios comerciales complejos y altamente entretenidos para después cambiarlos por carroña de mierda, superflua y efectista  como Transformers, esto debido a que la producción victima al parecer para los canales no cuenta con el renombre suficiente tanto detrás como delante de cámaras para poder atraer taquilla y dinero a sus bolsillos.

Snowpiercer-movie

 

Eso es lo que paso con Snowpiercer o “Rompenieves”, thriller de acción y ciencia ficción producido y estrenado en 2013 en Corea del Sur y relegado para Estados Unidos y España en mayo y junio del 2014 respectivamente ¿Y para los latinos? ¡Tomen su Transformers! (Mierda piden, mierda se les dará). Ganadora de varios certámenes fantásticos y de SF en Asia, el valor de este film no radica en su brillante alegoría que irónicamente también la hacen un producto original, tampoco en su tremendo ritmo narrativo justo y sin redundancias idiotas, ni siquiera en la capacidad directiva del coreano Joon-ho Bong que sabrá Kubrick como se las arregló para aguantar relatar 120 minutos dentro de un tren sin que nadie lo note ¡No! La principal fortaleza de este film es la amalgama de culturas (Principalmente la americana y la asiática), géneros, estilos narrativos y actores que la pueden hacer disfrutable tanto para el espectador normal de cine, el palomero en busca de acción y/o buen entretenimiento o el hípster, geek, otaku que no quiere ser mainstream y ver algo fresco, como para el estricto ente en búsqueda de cine “de arte”, nuevo, que rompa esquemas y que no se apegue a la maquinaria cuadrada de Hollywood.

En otras palabras, podríamos estereotipar a Snowpiercer más allá de como un producto único, como un “blockbuster de autor” ¿Se escucha raro no? Pues bienvenidos sean al abordar este tren, que es exactamente eso: raro, bizarro, pero muy disfrutable.

 

No todo es perfecto, otra genialidad

Hay ciertas libertades creativas en todo blockbuster de acción y/o ciencia ficción que los guionistas y directores se toman para someter al film a un grado de adrenalina máxima. Estos elementos también llamados vulgarmente “guarradas”, “mamadas” o “chaquetas”, a pesar de restar un poco de credibilidad al aspecto argumental, narrativo y en si a la calidad del film, son necesarios para sobrellevar un producto comercial y servir como nexos de la trama; algunos directores exacerban dichos factores (Léase Michael Bay, Roland Emmerich y parecidos y de ahí su mote de mierdas), pero otro los limitan para que el contexto funcione y sirva al desarrollo del film por sobre la forma o lo efectista.

PORTADA_SNOW

Podemos resumir el trabajo del joven director coreano como eso, un cuidadoso manejo de sus elementos de acción que sirven a un objetivo más grande, el cual es proyectar una metáfora de la bajeza, de la discriminación y del ruin funcionamiento del sistema social mundial a través de un relato post apocalíptico totalmente único: Un fallido experimento para solucionar el calentamiento global aniquila la vida en el planeta enfriándolo a temperaturas inimaginables; los sobrevivientes son solo aquellos afortunados en abordar el Snowpiercer, un tren de motor eterno que durante 18 años atraviesa el planeta, solo que a bordo de este también existe el control, las clases sociales y los complots mundiales.

snowpiercer_1

Aunque en momentos parece que la cinta puede tornarse en una especie de alegoría a “The Wizard of Oz” y equilibrar su balanza más hacia lo fantástico, lo que es cierto es que Bong logra sortear esas posibles caídas con un guion sin concesiones y que va al grano: Lograr que la cola llegue a la cabeza, que la clase baja se revele ante las injusticias de la alta y finalmente lograr que el argumento principal se infle y al final explote a través de un giro de tuerca (Esperado pero nunca predecible) con un toque muy peculiar de humor negro: ¿Por qué un zapato no puede ir en la cabeza?.

snow1

Así, tras una travesía por los vagones donde cada uno de estos guarda una sorpresa, nuevos personajes, dificultades, matanzas y donde poco a poco se va desenmarañando el misterio hasta llegar al frente, Bong se las arregla con sus bidimensionales protagonista para manufacturar una odisea “hacia adelante” muy original, tremendamente divertida, ágil, entretenida, ciertamente exasperante y claustrofóbica, que guarda al final de todo una explicación en su giro de tuerca que dejará saciados y bien justificados los 120 minutos de su trayectoria a pesar de sus ligeros fallos y una escena final muy decepcionante ¡Pero bueno! Sigue siendo un blockbuster.

No hay que olvidar mencionar su portentoso diseño de producción y efectos especiales, que con cada vagón sorprenden y hacen perdurar la fantasía. Así mismo la banda sonora es de otro mundo… apocalíptico por cierto, comulgando con las situaciones de acción y la desesperanza proyectada. Insisto, lástima de su final y de su ligero desequilibrio en su tono cómico y satírico en varios pasajes, que para su cazarrecompensas le hacen titubear del culto.

 

Chris Evans sigue capitaneando

Es grato ver como un actor hasta hace poco tiempo asqueroso como Chris Evans poco a poco se ha posicionado en lo decente con ejercicios tanto comerciales como este o sus mismas inclusiones como el Capitán América, tanto en el aspecto más dramático (No olvidemos su excelente actuación en The Iceman). Aquí nuevamente logra sobrellevar un protagónico revelado como un fino y sorpresivo antihéroe; llenando todo el tiempo en su metraje, Evans también logra mantener la química y equipararse con los ya encasillados pero de acostumbrado buen desempeño John Hurt, Ed Harris y Tilda Swinton, los cuales dan lo suficiente de sí para el funcionamiento de la trama sin llegar a la excelencia.

snowpiercer arte conceptual 7

De los otros (Octavia Spencer, Kang ho-Song, Ewen Bremmer, Jamie Bell), podríamos mencionarlos como exactos elementos que sirven como los nexos de acción, solo para un objetivo mayor y para dejar claro la diferencia entre los estereotipos y las clases sociales manifiestas en el film. En general, una cinta que es más solventada por su argumento, desarrollo narrativo y diseño de producción que por su labor histriónica.

 

¿Hay que verla?

Por supuesto. El 2014 sigue arrojando una hegemonía en buenos blockbusters, en este particular caso uno que se antoja también como cine de autor pero sobre todo ciertamente original y único con todo y sus homenajes visuales o arquetipos en sus personajes. El director coreano de ya 5 largometrajes y experto en el tema de la SF, sale muy bien librado al adaptar la novela Le Transperceneige, dotándola también de su estilo particular y un ritmo prominente.

Snowpiercer-4

No me gusta revelar Spoilers y por eso es mejor centrarse en su desarrollo y sus valores de producción en esta crítica, sin  embargo estimados lectores antes de terminar me gustaría hacer hincapié en que estamos ante un producto comercial complejo e inteligente con un realista pero también impactante giro argumental.

¡Lástima de la escena final! Pero se hubiera antojado mejor haber terminado en un final abierto y a la percepción de cada quien con esos negros (Cuando la vean me entenderán)

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


7 comentarios

  • Pues no termine de verla, no conecte en nada con ella, hasta me pareció aburrida y exagerada.

    Del director solo había visto The Host y tengo buen recuerdo de ella, así que en cuanto a esta iba en limpio, nada de antecedentes ni nada y fue una gran decepción, tal vez en el futuro intente verla de nuevo, pero por el momento no me dan ganas.

    Responder
    • Aburrida no concuerdo con usted en lo absoluto mi estimado, pero creo que en el tono exagerado ve incluso uno de sus valores, esto al combinar varios estilos visuales y narrativos que la hacen muy disfrutable

      Dele otra oportunidad, se lo que le digo y no se desespere que se vera recompensado, ahora que, si puede evitar la escena final final, yo que usted le ponía stop y me iba, usted sabrá a tiempo a lo que me refiero y no afectara en nada al film

      Saludos estimado! Gracias por su opinión!

      Responder
  • Fett: “…con esos negros”, pero espero que eso no haya sido un comentario racista. Ansío ver esta peli porque la coreana esa de este director tenía su interés. Besos para ti, de tu admiradora.

    Responder
  • De este director me gustó mucho Memories of Murder, uno de los mejores thrillers de la pasada década. The host y Mother no terminaron de convencerme, pero son películas interesantes.
    Ésta la tengo en mi disco duro desde hace bastante, a ver si saco tiempo y vengo a comentar.
    Saludos

    Responder
    • Concuerdo, aunque no espere mi estimado otro excelente thriller como el que menciona, sino mas bien un experimento visual muy bien logrado pero aun asi bizarro

      Saludos estimado!

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*