Stanley Kubrick ¿Artista obsesivo o genio imprescindible?

“Ver una película de Kubrick es como entrar a una casa donde todo está impecablemente limpio y en su lugar. Da pena sentarte, tocar o mover algo. Te incomoda”

El anterior punto de vista no terminó como una crítica, sino como un cumplido que tuve la oportunidad de escuchar hace ya algunos años de una psicóloga amante del cine que me acompañó en uno de mis viajes visuales hacia mi universo favorito, ese comandado por el que fue, es y seguirá siendo el mejor director dentro del séptimo arte. A 19 años de su muerte y en el día de conmemoración de su nacimiento, con el perdón de los dioses pondremos al Maestro bajo la regla del cazarrecompensas e intentaremos desenmascarar la frase que enmarca el inicio de este paseo, la cual describe la personalidad y la visión artística de este genio

Para comenzar, hay que conocer la personalidad del neoyorquino, una persona descrita por sus seres queridos y todos los allegados en sus producciones como la persona más sencilla, tierna, tranquila y obsesiva que hayan conocido (“Stanley Kubrick: A Life in Pictures” Dir. Jan Harlan, 2001). Ejemplos de esto hay muchos, entre ellos:

  • Shelley Duvall comenta que muchas de sus escenas en The Shinning las tuvo que repetir más de 50 veces
  • La secuencia de la mesa de billar en Eyes Wide Shut con Tom Cruise y Sydney Pollack, duró más de 3 semanas en rodarse
  • Kubrick dejaba a su familia un manual con más de 40 instrucciones de cómo cuidar a los gatos en su ausencia.

Puede parecer exagerado, pero ese deseo por la perfección creó una filmografía maestra que cualquier ser que se declare como fanático, aficionado o amante del cine e inclusive, del arte en general, está obligado a apreciar. Kubrick es un artista completo, capaz de captar y comulgar, como si se tratara de una sinfonía, las imágenes, la música, el teatro, la danza, la literatura y la ambientación, haciendo de cada toma un cuadro memorable, una pintura y puesta de escena asombrosa que no solo captan la época, sino que transportan al espectador a un viaje mental y presencial hacia el  pasado, el presente y/o el futuro.

La incomodidad mencionada hace referencia a la simetría manejada en cada plano de sus productos fílmicos, así como a la sincronía de su banda sonora, donde el maestro pidió a otros de su misma estirpe sus aportaciones (Ligeti, Beethoven, Strauss), para así dar el toque final a sus magnificas sinfonías audio visuales.

Perdone Maestro, pero aún así debemos repasar la regla.

5. Excelsa

4. Buena

3. Mediocre

2. Absurda

1. Cochinada

0. Sin comentarios

Fotógrafo de profesión y ganador de varios reconocimientos por captar innumerables y bellas imágenes para medios impresos, es hora de alcanzar su destino como un completo autor (escritor, director, fotógrafo y productor)

Como todo un Maestro, solo bastan dos ensayos para empezar a transformase en el máximo cineasta: Fear & Desire (1953) y Killer’s Kiss; la primera la enlatará para nunca ser vista debido a la vergüenza profesional que él mismo menciona (Actualmente se puede adquirir y apreciar como un curioso experimento de novato), y la segunda la utilizará como plataforma para mostrar su don y virtud más eminente, la fotografía; un thriller en el cual ya utilizaría técnicas revolucionarias que desafiarían a los fotógrafos más versados de la época. Aunque no logra la notoriedad comercial y sus virtudes se acentúan más ten los valores técnicos que los narrativos, Killer’s Kiss sería utilizada como el vehículo de relación pública para despegar oficialmente su carrera al próximo año

Con solo 28 años dirige The Killing, joya del cine noir con un excelente Sterling Hayden en el protagónico. En esta se empieza a denotar ese estilo en su dirección actoral que sus histriones comenzarían tanto a odiar y apreciar por igual. La historia es simple, pero no su puesta visual; el posicionamiento de su cámara capta de manera íntima el atraco a un hipódromo por parte de una pandilla de criminales. El protagonismo del set le pertenece, despide al director de fotografía y prosigue con uno de los finales mas desconsoladores del género, también enmarcado dentro de un humor negro aún imperceptible, pero siempre impreso en cada una de sus obras. Quizá the Killing sea la única de sus cintas con cierto envejecimiento, pero sin duda, y como siempre lo deseó, debe ser considerada como su verdadero debut.

Su siguiente obra sería polémica y lo etiquetaría como el cineasta en conflicto con el “modus operandi” natural y estandarizado en las épocas del cine. Paths of Glory, el film “anti-bélico” por excelencia, pondría su nombre en boca de todos, alborotando los patrones establecidos, escandalizando a la industria y haciéndose amar por el espectador. Esta obra se prohibiría en Francia y varios países europeos gracias a la trama de 3 soldados que tienen que ser sacrificados, como viles “conejillos”, por la negligencia accidental del ejército francés de no salir de las trincheras durante una batalla en la primera guerra mundial.

Revolucionario, Kubrick nos muestra sus primeros trazos simétricos y el uso innovador tanto técnico como narrativo que en los 50’s le ganarían el mote de “El filósofo del lente”. El artista no solo usa su visión para mostrar los recorridos por las trincheras y representar las imborrables batallas, sino también usa dicha perspectiva para encuadrar las emocione sy los sientimientos de los transeúntes, en este como en la mayoría de los casos, siempre teniendo a un elemento humano como el foco central de dicha simetría. Como el genio completo que es, los aspectos de ambientación y fotografía ensamblan perfectamente en una fastuosa dirección de actores al mando de un Kirk Douglas, desempeños que resaltan por su realismo y naturalidad dentro del estándar histriónico de la época.

Dicha obsesión y el perfeccionismo que lo condenarían ante la ignorancia social de ls medios y del star sysem comenzarían a asomarse tras dirigir y dejar ese innegable sello en Spartacus, (proyecto en el cual entró como director emergente y a la postre terminó su relación con el actor y productor del film Kirk Douglas). Después de  la poca libertad creativa que experimentó con este film, Kubrick se exiliaría 5 años para  jurarse así mismo que no caería de nuevo en las grandes garras de una industria inquisidora e impositiva. El largo descanso se reflejaría en un castigo hacia el conservadurismo fílmico, regalando una obra que de nuevo sería muy adelantada a su época y víctima de la censura

Lolita,  cinta que instaura otra afición de Kubrick hacia el erotismo y la exploración de la sexualidad. Basada en el libro del mismo nombre de Nabokov, el Maestro se toma la libertad de experimentar y transforma “cinematográficamente” la obra literaria para narrar la historia de un hombre maduro que se enamora de la sexy y pecaminosa hija menor de edad de su arrendadora, con la cual se unirá en matrimonio con el fin de no despegarse de su Lolita. Sin duda un tema fuerte para los principios de los 60´s y que reafirmaría la posición del genio como un artista revolucionario y ajeno a lo doblegable.

El resultado muestra a un Kubrick rebelde, que si bien no entrega  una de sus películas más redondas, si esboza el empeño perfeccionista con cada cuadro actoral y visual, afianzando de paso una sociedad pasadera pero trascendental con el inolvidable y soberbio Peter Sellers, con el cual no podrá llevar una buena relación debido a las excentricidades e incompatibilidad de personalidades y caracteres de ambos. Sin embargo, su profesionalidad otorgaría al director su mayor logro hasta aquel momento: Dr. Strangelove or: How I Learned to stop worrying and love the Bomb, mítica sátira a la Guerra Fría que atrapa al espectador desde sus créditos iniciales y ofrece uno de los mejores films de humor negro de la historia.

Esta sublime y divertidísima película se independiza una vez mas del estándar, trayendo una ficticia historia sobre el ataque a las estaciones rusas por parte de un general norteamericano mentalmente inestable, el cual se ha dado cuenta que la guerra va mas allá del posible enfrentamiento nuclear, sino también de la perdida de los fluidos vitales y la energía del mismo humano (Las secuencias con Sterling Hayden y Sellers son legendarias). La tridimensionalidad de sus personajes y el uso magistral de “historias entrelazadas” muestran a Kubrick en su máxima expresión, dominando el lenguaje cinematográfico en todo sentido e impartiendo cátedra no solo en su ya característica excelencia visual, sino también en la impresión de ritmo a una historia que a pesar de su ridiculez argumental, fluye con un timing mágico, resultando en un mensaje crítico para las sociedad y sus gobiernos.

La comicidad soportada en uno de sus mejores guiones también recae en el oficio actoral representado por un elenco multi estelar: Sterling Hayden, George C. Scott y por supuesto Sellers, el cual interpreta a 3 distintos personajes haciendo uso de los gags físicos y del humor que lo distinguirían como uno de los mejores comediantes del cine.

Kubrick de nuevo vuelve al ojo al huracán con su sátira política y bélica, pero nadie estaría listo para su siguiente proyecto. En cierta forma, nadie aún lo está.

Stanley dirige un proyecto que inmiscuye a potencias en el rubro, el escritor Arthur C. Clark y el músico rumano GyorgyLigeti, a la orden de su más pretenciosa sinfonía y de la que solo se puede esperar la excelencia. La industria no la comprende; pareciera que el impacto a la mente humana es demasiado para ese 68. Los críticos auguran su perdición, ya que la conquista del espacio es inaudita un año antes de que Armstrong coloque la bandera americana en la superficie lunar;  pero el público, verdadero amante del cine, saben que están en presencia de algo fastuoso e histérico. El entendimiento no logra captar toda la belleza y el intelecto de la obra en su primera proyección, y es esa sensación de ansiedad la que provoca el miedo a los desconocido por parte de los “estándares”, los cuales ignoran que están ante una obra que prevalecerá por mucho tiempo después de este 1968, una verdadera “Odisea” auditiva, visual y sensorial: 2001: A Space Odissey

Inigualable manejo de las artes audiovisuales en esta obra de 4 actos, donde Kubrick y C. Clark plasman desde el amanecer del hombre hasta el punto máximo de su evolución, teniendo como figura un viajero monolito, y como herramienta, la tecnología, maestra del humano. Antes que Lucas, Scott, Spielberg y de The Dark Side of the Moon, existen HAL 9000 y su ruptura con la raza humana, el viaje en el espacio bajo la batuta de Strauss, la conversión del arma prehistórica en el satélite lunar y la odisea del astronauta Bowman para adentrarse en la parábola de lo infinito.

Los críticos verían su error y la cinematografía acogerá a esta como la mayor obra del neoyorquino, el cual como la oruga en mariposa, se transformaría en el ente más grande del séptimo arte, el cual se encuentra a punto de crear dos obras situadas en la excelencia. La primera de ellas en mancuerna con Ludwing Van Beethoven y la novela de Anthony Burges: A Clockwork Orange.

A tres años de 2001 y después de venirse abajo un proyecto sobre la figura de Napoleón, Kubrick retoma la polémica, pero lo más importante, forja y concluye los aspectos de su filmografía, al adaptar y relatar un cuento ultra violento y lleno de erotismo, vehículo para la crítica y sátira de los sistemas políticos, religiosos y de los medios. Con este film, el Maestro toma control absoluto de hoy en adelante de sus obras y Warner Brothers honra la genialidad.

A Clockwork Orange es una perfecta sinfonía en armonía con los planos y la fotografía simétrica del autor (es en estos momentos cuando la frase que introduce este post toma forma). Alex está preparado para un poco de ultra violencia todas las noches junto a sus droogies, los cuales por circunstancias inadecuadas de su liderazgo terminan traicionándolo para luego ser atrapado y convertido en la primera víctima de un nuevo sistema político, imponiéndole un nuevo tratamiento para los criminales que convertirá a Alex en un ser mecánico  carente de voluntad al servicio de los partidos y medios publicitarios. Todo esto al compás de la novena sinfonía de Beethoven.

Para el año de 1975 desplegaría su obra más hermosamente retratada, donde la pintura y las artes plásticas juegan un papel protagónico en la trama y se unen a los medios audiovisuales para procrear junto a la inteligencia del cineasta una simetría en planos y una trama excelsa y maravillosa. De nuevo no será comprendida, pero esta vez el golpe vendría del mismo amante: el espectador.

Barry Lyndon revoluciona la industria fílmica técnica y de nuevo narrativamente; Kubrick adapta cámaras compradas a la WB con los lentes que él mismo crea, para así captar imágenes a la luz de solamente los candelabros. Su inteligencia lo lleva a perfeccionar su cinta, convirtiendo cada escena, plano y secuencia en un cuadro de la época, excusa para narrar la historia de Redmond Barry, su ascenso y caída de la sociedad inglesa en el siglo XVIII.

Este film será el más galardonado de su carrera, pero Kubrick caería en la depresión, causa del estrés que lo orillaron a descansar y pensar el porqué su obra no ha sido acogida por los ignorantes de la época. El Maestro quiere complacerlos y se prepara para su etapa más comercial.

Traicionado por aquellos que aplaudieron la odisea espacial, erótica y de violencia, Kubrick ya había edificado su trilogía de revolución técnica, social y cultural, disponiéndose ahora a otorgar su producto más comercial, el cual cuenta con la participación de su mismo autor literario y le brindará su éxito más taquillero sin perder su toque

Basado en el libro de Stephen King, The Shining encanta a los amantes de la cinematografía así como también a sus desertores malditos que en los años ochenta empiezan a dar señales de apoyo al mero consumismo. Kubrick enfrenta tal cambio social orgulloso de su perfección y honra a las masas siendo objetivo y equitativo con las razas. La historia es sobre Jack Torrance y su familia, los cuales son los encargados de cuidar el Hotel Overlook durante la temporada invernal en la que permanece cerrado y aislado por la nieve, argumento suficiente para que Torrance dedique su tiempo a escribir una novela y a sufrir varios trastornos de personalidad alrededor de lo que parece ser un sitio de actividades paranormales.

La esquizofrenia y la opresión nunca habían sido tan confortables y angustiosas. Su obsesión se cierne sobre sus actores, Shelley Duvall no lo soporta y su equipo técnico esta a la merced de su bipolaridad piadosa y obsesiva, características de su personalidad que parecen asomarse un poco fuera de lo natural ¿La trama y el género fueron factores? El thriller, la ficción, el drama y la comedia ya habían pasado por él, y el terror lo aguardó con gusto

Full Metal Jacket denotaría que el cineasta era humano; si bien de nuevo confirmaría estar en otra muy diferente sintonía de films como Platoon de Oliver Stone, al ser la única película de su género y época que muestra la concepción de la perdida de la inocencia de un marine para su consecuente masacre personal en una guerra que él mismo no comprendía, el desarrollo del film para su segunda mitad llega a tambalearse con algo que no acostumbraba en su filmografía (ni siquiera en la producción de Barry Lyndon), la cual era la proliferación de varios protagónicos y un cierto cansancio en su desarrollo. La cinta bélica sería sensacional en su primera mitad, pero mediana en su conclusión

Después de esto, el Maestro tomaría un largo, muy largo exilio hacia y con su familia, haciendo caso omiso de la prensa y de sus testimonios falsos sobre una posible locura y depresión. Kubrick trabajaría en un proyecto sobre el Holocausto, pero el llamado “Rey Midas” cesarían sus ánimos con The Schindler`s List. A partir de esto el mismo Spielberg fue citado por Kubrick para presentarle los bocetos eróticos sobre una ambientación futurista y un guión en sus primeros tratamientos llamado A.I., el cual a sugerencia del Maestro, debería ser dirigido por el pupilo, resultado horrendo que ya todos conocemos.

Pero el tiempo llegaría. Es 1996 y el resurgimiento se llevaría a cabo con el arranque de la preproducción de una de las obras anti románticas más bellas en la historia del cine. Kubrick rodea a esta producción con una sensación imprescindible sabiendo algo que nadie espera. Por tal razón dotó a la cinta de todos los aspectos que habían rodeado a su filmografía: un guión lleno de misterio y suspenso, un montaje soberbio, los cuadros y las simetrías necesarias (reflejo de su aún compulsiva naturaleza), y los aspectos dramáticos, eróticos y de ficción que ha desarrollado a lo largo de su vida.

Su trabajo será perfecto. Contactaría a una joven pareja de actores comerciales y los dirigiría con tal entrega y pasión, que los dos llegarían a un éxtasis histriónico y una química en pantalla pocas veces antes vista, y así fue como Eyes Wide Shut apareció.

De nuevo estamos ante otra odisea, en este caso del tipo sexual, que traspasa los burdos deseos carnales y se postra en la soberbia tarea de explorar lo que la mente desea o se forza a hacerlo a través de los actos y de los mismos sueños; todo esto a través de los ojos de una pareja aristócrata, sus inseguridades, deseos, emociones y de los actos en su relación que los llevan a viajes separados que por un lado, se aferran al mundo de los sueños y del subconsciente pasional, y por el otro, al acto físico que hace reales los sueños y conducen a un thriller erótico fascinante.

La crítica se rindió ante él, el público aplaudió su regreso y el Maestro se relajaría. Él sabía que había hecho bien, sabía que había brindado una filmografía hermosa, que será recordada como arte y él, haciendo caso omiso, permaneciendo inerte ante las ofensas y elogios como en toda su carrera, quedaría satisfecho con ella. Se retiraría de todos nosotros para siempre dejándonos su legado y nosotros amantes del cine aún lo extrañamos.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


30 comentarios

  • Antes de leer este articulo no sabia cual era mi problema con el cine de Kubrick, sus peliculas me incomodan, me estresan, revuelven el estomago y en cierta medida aburren, esa aparente perfeccion en su cine es lo que me causa estos sintomas.
    No soy fan del maestro, es mas, sus peliculas las evito si puedo, pero no niego lo apabullantes que son en aspectos tecnicos y criticos, aspectos que lo elevan al olimpo cinematografico.
    Causar esos sintomas fisicos es mil veces mejor que la indiferencia.

    Y en otro tema, A.I no es horrenda, en su primera hora es Kubrick al 100%, la siguiente hora es un gran ejercicio tecnico y cinematografico, lo que chafea son sus multiples finales (para mi un final triste y desesperanzador), la pelicula pierde todo lo que habia construido con la presencia de esos seres espaciales, hubiera sido perfecta de haber terminado cuando mi tocayo suplicaba una y otra vez en la profundidad del mar volverse un niño de verdad.

    Responder
    • Estimado Baker (que nos acaba de regalar su identidad secreta), es perfectamente entendible su sentimiento hacia el cine de Kubrick e igual de elogiable su comentario a su inmensa calidad cinematografica, en si puede o no gustar, pero no se puede negar su perfeccion audio visual

      En cuanto a A.I. creo que se extendio mucho a 1 hora, si bien se dice que el guion fue comenzado por el Maestro, los siguientes tratamientos del libreto fueron a cargo de la produccion de Spielberg. Es cierto, quiza el principio del film (yo diria la primera media hora) es totalmente Kubrick, pero después cae en la redundancia y en el exceso de la SF cortesia de Steven

      Saludos mi estimado Deivid

      Responder
  • Las manos? vas a quedar por completo hecho chicharrón jajajaja

    Me pregunto que tantas obras increibles hubiera hecho para esta epoca, es una lastima, lo mejor es que al ultimo ignoro las criticas pero pudo haber hecho muchisimo mas si no fuera por las depresiones.

    En la foto de Barry Lyndon se ve muy imponente.

    El Arte de Kubrick para mi es arrollador pero tambien dificil de digerir, hasta cierto punto no puedo ver sus peliculas pero al mismo tiempo me parecen increibles, la naranja mecanica se me hizo muy fuerte en exgeración para mis 16 años que nunca habia visto una escena de violación y en ese entonces tenia muy encima los actos heroicos.

    Eyes Wide Shut no la he visto en realidad porque es de la epoca en la que avivo solamente el morbo en mi, asi que apenas verla ahora será apreciarla realmente como es.

    Apunte la de Dr. Strangelove se escucha muy loca.

    Muy buena reseña Fett.

    Responder
  • Claramente Kubrick tiene un estilo muy particular, hasta incluso a mucha gente le parezca demasiado pretencioso, pero no hay que negarle su talento enorme.
    Nada mas he visto 3 películas de el desgraciadamente:
    2001: Me pareció fascinante,una fotografía que aun sorprende (genial) pero a la vez un poco pretenciosa, 4.5/5
    Full Metal Jacket: Es la que mas me gusta es genial, los actores en estado de gracia y una puesta en escena soberbia.
    Naranja Mecánica : Si, claro es un película violenta, pero muy acorde al tiempo que vivimos, claramente no fue entendida en su época pero ahora es muy vigente. Pero no es mi favorita.

    He tenido unas ganas de ver Paths of Glory y Espartaco, son las próximas en mi lista del director.
    Kubrick fascina como director, pero para mi no es uno de mis preferidos, si no es David Lean, por cierto haz un especial de ese gran director Fett, me parece que se lo merece.

    Responder
    • Sus deseos son ordenes mi estimado Robert, David Lean pasara por la escala de El Fett proximamente despues de tener un a la caza y otra seccion de actores desperdiciados,

      Le recomiendo toda la filmografia mi estimado, mis favoritas La Naranja, Ojos bien Cerrados y Dr. Strangelove, imperdibles

      Saludos y gracias por su comentario

      Responder
  • Personalmente pienso que Kubrick le tenía tanta pasión a su trabajo que al final murió por el ( dicen que siempre estaba deprimido y obsesivo y después de filmar su última película se veía feliz).
    Yo cambiaría en la tabla a Cara de Guerra con 5 y a Ojos Bien Cerrados con 3, dado que fue la única suya que no me gustó (más allá de las escenas sexuales, porque la trama es algo lenta y pareciera que a Tom Cruise se le olvidaban las líneas). Mi favorita suya: La Naranja Mecánica.
    Tiene razón: lo extrañamos.

    Responder
    • Concordamos en nuestra favorita, pero no en Ojos bien cerrados, la cual creo que es una obra maestra aun desentendida y una de las pocas veces donde Cruise actua (Recuerde que Cruise solo ha actuado con Kubrick, P.T. Anderson y Oliver Stone jaja)

      De hecho lo que nos comenta es totalmente cierto. Su esposa menciona en el documental sobre su vida, que despues de terminar Ojos bien cerrados, nunca lo habia visto tan calmado y relajado y ohh sorpresa el maestro fallecio, una lastima, porque el cine y el arte perdio a un grande en ese 1999

      Saludos

      Responder
  • Sr. Mandaloriano:
    Excelente revisión por su ardua labor. Felicitaciones. Peroooooo jajaja
    Poner 3 de calificación la infumable Spartaco y ponerla al mismo nivel que Lolita y Full Metal Jacket.(mediana) ¿Pues de cual fumo? Eso no es lo peor, lo peor es que pone abajo de la mencionada a Killers kiss. ¿en serio?

    Responder
    • Spartacus, Lolita y Full Metal Jacket estan en 4 estimado Dr. y Killer’s Kiss en 3 (Cuidado, no confundir con The Killing)

      Spartaco es una pelicula Buena (4) que aun con las imposiciones de Douglas, Kubrick supo imprimir su sello en algunas escenas, pero lo mas importante, salvar una pelicula que seamos sinceros se hubiera ido al demonio sin Kubrick jaja o no?

      Lolita, The Killing y Full Metal Jacket son buenas, pero no magistrales (como todas las demas) debido a algo muy simple, The Killing no tiene la complejidad con la que cuenta toda su demas filmografia y conto como su primer ejercicio bueno y comercial en el cine. Lolita aunque comeinza y termina de forma excelsa y gracias a als actuaciones es sostenible, pero es la adaptacion mas floja y trama a mitad de la pelicula llega a ser redundante. Full Metal Jacket, si la hubieramos dejado en el campo de entrenamiento no le ponemos 5, le ponemos 6! pero no puede negar que al Maestro se le escapa de las manos desde la mitad hacia la conclusion del film, solo un poco pero no deja de ser buena

      En el caso de Killer’s Kiss la verdad es mediocre y el mismo Maestro lo dice, pero es un ejercicio sublime para mostrar su fotografia y estilo visual

      Quiza, pero quiza me vi benevolente con Spartacus, pero seamos sinceros, para las peliculas de esa epoca (Ben-Hur y compañia9 es un ejercicio bastante bueno, que no llega al estilo del Maestro, pero si la posiciona en esa estirpe

      Saludos Dr

      Responder
  • “Killer’s Kiss en 3 (Cuidado, no confundir con The Killing)”

    ¿Que paso? jajajaja. Le reto a un maratón de Kubrick… jajaja. La verdad Spartacus no se puede considerar como de Kubrick, entre los caprichos de Douglas, que llego de relevo y que le quietaron mas de una hora de film pues así no se puede. La verdad es infumable…

    Responder
    • Me echo el maratón cada año, de hecho es mi costumbre en enero XD. Más bien lo invito Dr jajaja. Si, Killer´s Kiss en 3, la calidad visual es buena, el argumento es mediocre, y si lo dice el mismo Maestro no se le puede discutir, además recuerde que en el documental (que ud me presto hace ya algunos años por cierto, gracias) los allegados a Kubrick mencionan que ademas de correr al fotografo, este film lo hizo de mercenario para conseguir dinero para su The Killing, entrada a la majestuosidad de su filmografia venidera

      Spartacus no me parece infumable, insisto, la pelicula es buena con todo y la imposición de Douglas

      Saludos Dr, y como no! no lo echamos, solo que hasta enero me toca mi dosis de 12 films Kubrick jajaja

      Responder
  • Si es dificil el cine de Kubrick sobre todo porque comenzamos a verlo desde niños.
    Mi favoria, Full Metal Jacket, la vi cuando tenia 8 años y me encanto (mi padre siempre me dijo que me iba a meter al ejercito desde a los 10 y la pelicula me dijo como no ser), Lei entre los comentarios que La Naranja Mecanica se esta volviendo realista con el paso del tiempo?… No lo creo, los delincuentes contemporaneos (especialmente jovenes) carecen de astucia y gusto
    Grande la obra de Kubrick

    Responder
  • El gran Stanley, creo Fett que artista obsesivo y genio imprescindible no son excluyentes en el mejor director de la historia. Mi pelicula favorita siempre fue una de Kubrick empece con “La naranja mecanica” , luego “Full metal jacket”, despues “The shining”, mas tarde “Dr strangelove” y finalmente (esta no creo que la cambie) “2001: odisea del espacio”

    La pelicula regular de su filmografia y concido con Alex es “Espartaco”, no se siente una pelicula de Kubrick. Y otra queja ya rebuscada es que me hubiese gustado ver un guion original en su mejor etapa, conocemos de su pasion por la literatura pero…

    “The killing” se merece un 5, es increiblemente original rompiendo esquemas para la epoca. Tambien establece junto a otro genio como Hitchcock la importancia inestimable de los finales, TODOS los finales de Kubrick (espero no ser irespetuoso) incluso el de el mismo son brillantes, absurdos, increibles y me quedo sin adjetivos.

    Preguntas finales: 1. Ya sabemos quien es el mejor de la historia pero y el segundo? Sera el buen Alfred, el dramatico Ingmar, el acuatico Andrei, el grandilocuente Akira.

    2. Ya se le hizo caza a joel schumacher porque creo que se la merece

    Responder
    • No era mi intensión ser excluyente, sino solo nombrar cualidades necesarias para hacerlo el más grande.
      Creo que me vi muy misericordioso con Spartaco, pero aún asi defiendo que el estilod el Maestro si se puede apreciar aunque sea de relevo XD. The Killing si fue un parteaguas, pero no deja de estar un poco bajo de la trascendencia que se vendrá con sus siguientes obras

      Si me lo pregunta mi estimado, creo que el Sr. Kurosawa entre los mencionados resalta, pero yo tambipen incluiría en esa competencia a un grandioso Luis Buñuel y a un vigente Martin Scorsese. No he pensando quien será mi segundo preferido, así que se la debo XD

      Hecho, su petición será recompensada

      Responder
      • Si Fett tiene toda la razon me olvide del loco Luis, y eso que 2 de sus peliculas son de mis favoritas “el angel exterminador” y “los olvidados”. En cuanto a Scorsese me decepciono mucho su etapa pro-oscar me refiero a que “gangsters de nueva york”, “el aviador” y “los infiltrados” distan mucho de la gran calidad a la que nos tenia acostumbrados, estas no se merecen mas de un 3. Cuando se quito de encima la obsesion por la estatuilla retoma el camino.

        Responder
  • Oye Fett, sería interesante hacer un especial de los que consideras los 10 mejores directores de la historia. Se que es difícil (para mi lo es), pero sería interesante, hasta igual te podemos ayudar en comentarios para que te decidas. xD. Por cierto por simple curiosidad: ¿Que opinas de David Lean? ¿Cual es tu análisis rápido de el como director?

    Responder
    • Muy dificil de hecho, pero aunque lo tomare muy en cuenta, puede revisar un TOP en 3 partes que hice sobre los mejores directores de este siglo aqui mismo en su recinto favorito de cine. David Lean es un maestro muy infravalorado e injustamente olvidado por esta generacion, pero que le parece si en vez de externar mi opinion mas fondo sobre el aqui, le preparo un especial sobre este genio realizador, muy espectacular y de gran dote en el manejo del lenguaje cinematografico. Ya lo estoy trabajando, pero antes tendremos otra caza, un actor desperdiciado y un encargo atrasado que tengo sobre Stephen King.

      Saludos

      Responder
  • A ver…

    A Kubrick siempre lo tomé con pinzas. No niego que sea un gran director, pero personalmente no muero por su obra.

    “Spartacus” me parece una de las mejores películas del género “épico”. Es irónico que en la película con la que el tipo más disgusto tuvo, sea una de las más disfrutables de su filmografía.

    Dr. Strangelove casi que ni me gustó. Tal vez deba verla de nuevo… no la encontré demasiado graciosa, además no tolero mucho al laureado Peter Sellers. Ni siquiera la presencia de George C. Scott (actor que me gusta mucho) me entusiasmó.

    “La Naranja mecánica” es un filme que me costó bastante. La vi de adolescente y me pareció muy boba (Sí, me pareció hasta naíf) pero la volví a ver hace poco y ahí le agarré el gustito. Tiene un trasfondo crítico estupendo (Cosa que no percibí del todo siendo más chico) y considero que es su mejor película.

    “2001: Odisea del espacio” me parece una estupenda película de sci fi. Me gusta mucho Arthur C. Clarke como escritor y creo que el filme es lo más cercano a adaptar bien una obra de este autor (Que usualmente son casi infilmables, ya que presentan universos vastos y transcursos de tiempo titánicos)

    “El Resplandor” dentro de mis consideraciones es un filme muy malo, excelentemente rodado. Las actuaciones en general me parecieron de lástima, el guión es casi incomprensible y como adaptación del libro de Stephen King, es un insulto al autor.

    El resto de su filmografía no lo he visto (Eyes Wide Shout creo que sí… aunque ni la recuerdo) pero bueh, Stan no es mi hombre. Aunque admito que su aporte al séptimo arte es muy grande.

    Responder
    • Es de grandes conocedores aceptar mi estimado el aporte de Kubrick como usted lo hace aun cuando su obra no es de su agrado, y es completamente normal, pues el cine de autor de este maestro para muchos amantes del cine, crítica o espectadores es en veces incomprensible, debido tambipen a una serie de elementos que parecieran hacer muy pesadas sus cintas incluso cuando el guion y la adaptación raya en la perfeccion, sin embargo, los temas de trasfondo que toca en cada una de sus historias son increibles.

      Spartacus, la obra mas impersonal, a mi tambien me aprece una de las mejores dle cine epico, siendo que el sello de Kubrick no se revela mucho en su metraje, hacinedola un poco mas digerible para la epoca. Le invito a ver esa satira apreciado nuevamente Dr. Strangelove la cual es fenomenal, y no tanto un humor que se puede sentir cansado.

      Le recomiendo echarse un clavado, pues aunque no guste de su obra, le aseguro que sera una buena experiencia para apreciar el lenguaje cinematografico de uno de sus mayores artífices. Con El Resplandor, mejor no hablamos aqui, pues a diferencia de usted, creo que es una magnifica adaptación (Kubrick siempre metia su cuchara en la historia) con un guion elegante y actuaciones acordes a la psique que se queria reflejar, le invito a leer el especial de Stephen King para abordar mas sobre el tema

      Saludos y muchas gracias por su opinion

      Responder
  • Kubrick es un maestro como director, sin duda el cineasta más influyente de la segunda mitad del siglo XX. Creo que el encuadre y la iluminación de sus películas motivaron a Hollywood a producir filmes de una estética vanguardista y arriesgada. Mucho se habla de 2001 Odisea del espacio y La naranja mecánica, aunque a mi juicio su mejor obra es Barry Lyndon, una historia épica elegantemente fotografiada, dirigida por un verdadero artista.
    En cuanto a I.A. es una opinión personal, pero considero que se la ha subvalorado, hay momentos donde se aprecia el talento de Spielberg para emocionar, recordarnos la infancia con una sutileza que sólo un genio puede dar, quizás se excede con los efectos visuales y la resolución de la historia, pero aún recuerdo ese último encuentro del niño con la madre, como si fuese real. Ahora por estética creo que Darren Aronofski, Christopher Nolan y David Fincher son los que me llaman la atención, pero aún sigo admirando a los directores que combina lo clásico con lo moderno en cuanto las técnicas visual y narrativas, como por ejemplo Clint Eastwood, Martin Scorsese y Tom Hooper, este último a mi parecer es quien rescata lo mejor del estilo de Stanley Kubrick, tanto en la colocación de la cámara como en la observación que realiza de los personajes principales siendo lo más coherente con la condición humana, cuidando al detalle la atmósfera, siendo eficaz y no abusando de los recursos visuales, todo esto en beneficio de la historia.

    Responder
    • De acuerdo con su punto de vista mi estimado Miguel, lo de Barry Lyndon sin duda es algo a lo que se le tiene que hacer referencia obligada en la filmografia dle maestro, quiza su film mas infravalorado y bello en terminos esteticos

      Me sorprende de buena manera sus comparaciones con otros cineastas, resaltando el caso visual de Hooper, sin embargo creo que el cineasta mas asemejado al estilo de Kubrick en todo rubro es P.T. Anderson, de hecho acabamos de sacar un especial sobre él, ojala y lo pueda checar para contar con su opinion

      Saludos y lo esperamos mas seguido en Cinescopia

      Responder
  • Yo subiria a Full Metal Jacket a un 5 y bajaria a Spartacus a un 3.
    Saludos.

    Responder
    • Honorable opinion mi estimado! Gracias por pasar a este especial del que es el mejor director de cine que haya visto el universo

      Responder
      • Definitivamente es y sera el mejor director en la historia del cine! (Siempre que pienso en Kubrick me viene a la cabeza la novena sinfonia de Beethoven)
        Una pregunta: Como consiguio ver Dr. Strangelove? la he buscado por todas partes y he investigado en internet, y vi que solo se puede conseguir en Blu-Ray importada de E.U.A…
        Saludos.

        Responder
        • Estimado, en cualquier MR. CD o MIXUP la puede conseguir, yo laadquiri ya hace algunos años, pero si ya no esta, busque con un distribuidor de compra y venta seguramente la tienen

          Saludos

          Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*