Star Wars ¿Por qué ha perdido La Fuerza?

Decir que el universo creado por George Lucas bajo el nombre Star Wars es objeto de culto es poco. Literalmente existe una religión no oficial al respecto que gira en torno a La Fuerza, por lo que intentar profundizar en la trascendencia de Luke y compañía en el imaginario popular sería un ejercicio fútil.

Más bien haremos lo contrario. Y es que desde que Disney adquirió el concepto y dio origen a nuevas sagas y películas parece ser que La Fuerza abandonó a la franquicia. Para nadie es misterio que la nueva trilogía, con un episodio pendiente, ha fallado en su intento de traer nuevos fieles al culto galáctico y en cambio se ha convertido en fuente de numerosos memes acorde a esta época de redes sociales omnipresentes. Se ha reportado que la nueva atracción temática sobre Star Wars llamada Galaxy’s Edge ha tenido una afluencia mucho menor a la esperada, haciendo caer las acciones de Disney, y los nuevos teasers del último episodio no han generado gran entusiasmo.

¿A que se debe que esta irónica saga haya perdido su encanto? Podríamos ponernos chairos de izquierda socialista y culpar a la intromisión de Disney, millonaria y maligna corporación, pero esa sería una salida muy simple. El la humilde y no experta opinión del escribiente, la saga se ha devorado a sí misma como si fuese un agujero negro. No soy un fan devoto sino más bien un simpatizante que se ha divertido con Star Wars sin sentir que es parte fundamental de su vida, así que creo tener una visión menos sesgada.

Y entonces, al margen del muy feo Ben Solo, Leia voladora y Luke ordeñando vacas mutantes que dan leche verde ¿que ha drenado La Fuerza de Star Wars?

 

Un fandom eternamente insatisfecho.

Ya lo dijimos: Star Wars es sagrado para sus fans. De allí que nada de lo que se haga será lo suficientemente digno de honrar la santísima saga espacial. Las redes sociales son muy elocuentes al respecto. Si se presentan novedades, entonces se habrá incurrido en herejía contra los textos sagrados de San George Lucas; de apegarse a lo ya mostrado, entonces se cometerá el pecado de omisión de creatividad. Total… Ignoro qué esperan los warsies para sentirse satisfechos, pues nada lo ha conseguido.

 

Universo Demasiado Expandido

Historias que abarcan miles de años antes de los eventos de A New Hope hasta décadas después. Novelas enteras que narran eventos intermedios entre las películas, enciclopedias que detallan las magulladuras en la armadura de Boba Fett, videojuegos sobre la apenas importante carrera de pods y series y más series sobre las guerras clonicas. El asunto se torna súper denso. Y luego están los relatos de los años posteriores a la caída del Imperio, narraciones que gozan del favor de los fans pero que han sido borradas de un plumazo gracias a la nueva trilogía. Frustrante, ciertamente.

Así, la cantidad tan inmensa de material y los vaivenes sobre los aspectos canónigos y los que no lo son sin duda causan confusión y rechazo entre los fans ocasionales, que son la inmensa mayoría.

 

Darth Vader, Darth Vader y ¡ah! Darth Vader

Personaje iconico, omnipresente, archiconocido, alabado por sí mismo casi sin necesidad del universo que sustenta su historia. A él se deben algunas de las frases más trascendentes de la historia del cine (“No, yo soy tu padre…”). Ni el fallido casting de Haydeen Christensen como el joven Vader mermó en lo más mínimo su popularidad. La voz, la respiración dificultosa y la Marcha Imperial están tatuadas en el imaginario popular.

Pero es la trascendencia de este personaje un arma de doble filo. Su popularidad opaca irremediablemente a todo el universo Star Wars. George Lucas declaró que analizando las seis primeras películas se comprenderá que el verdadero protagonista de esta saga de fantasía espacial es Darth Vader y aún con los nuevos episodios esto es evidente. Sin Vader, Star Wars no se siente como Star Wars. Tuvo que volver en Rogue One para que esta película tuviese el impacto que logró y su completa ausencia en Solo: A Star Wars Story fue solo uno de los factores de su fracaso.

Por otra parte, Ben Solo/Kylo Ren, su nieto incómodo, es una pálida imitación que ya bien pronto se volvió tema de parodia. Al morir Darth Vader murió Star Wars… lo siento, pero es verdad.

 

La Justicia Social Llegó A La Galaxia

La composición multirracial y la presencia de mujeres en posiciones de poder en La Resistencia en contraste con el anglosajón, caucásico y masculino personal de la Primera Orden ha polarizado a los fans y enviado un mensaje incorrecto a los legos en el tema. Personalmente creo que el nuevo casting diverso es más bien lógico y no una imposición ideológica. Hablamos de una guerra que involucra una galaxia entera y el que humanos de todo origen étnico estén presentes es esperado y obvio. Además, siempre existieron mujeres en papeles importantes (¿Les suenan Amidala, Leiah o Mon Mothma ? ) La Primera Orden muestra varones caucásicos, igual que el Imperio del que procede. Así pues, tenemos novedades y al mismo tiempo apego al canon, pero ya lo dijimos: a los warsies no se les da gusto.

Por otra parte, las disparatadas declaraciones de John Boyega (Finn) como el nuevo campeón de la “Diversidad Racial”, el rumor sobre la supuesta homosexualidad del mismo Finn y de Poe Dameron (Oscar Isaac) y hasta el cabello violeta de la Vicealmirante Holdo han polarizado a los seguidores, que ven a la nueva saga como un documento de Social Justice Warriors.

YouTube está lleno de videos en que fanáticos que detallan como Star Wars ha sido “arruinado” por el feminismo y demás activismo social. Que la nueva Jedi protagonista, Rey (Daisy Ridley), sea mujer ha causado escozor entre los más conservadores y la actriz Kelly Marie Tran, quien interpreta a Rose Tico, sufrió de un cruel acoso en redes sociales a causa de su aspecto físico, siendo blanco de ataques racistas. Siendo estrictos, no hay discursos ideológicos en las películas pero el fandom siempre es escandaloso y estas innecesarias controversias han herido la reputación de la saga en su conjunto.

 

Conclusión

Star Wars creció tanto que se convirtió en una galaxia devorada por un agujero negro. Con una base de fanáticos tan obsesivos y una línea argumental que se ha salido de control, lo mejor sería emitir el episodio pendiente y dejar a la saga dormir el sueño de los justos. Arreglar lo que no se ha roto jamás ha sido buena idea.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Dr. Dark    

Médico de profesión y cinéfilo de corazón. Amante del buen cine y destructor del que no lo es.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*