Stranger Things 2, porque ser original está sobrevalorado

Stranger Things ha sido catalogado como una serie fenómeno a pesar de ser algo muy parecido a Gravity Falls pero en los 80´s. La mayoría de quienes han criticado o hecho algún comentario al respecto (este sitio por ejemplo) han responsabilizado directamente a la nostalgia la cual ha enganchado como a chicos y grandes de esta producción de Netflix a pesar de contar con una premisa nada original. Pero la nostalgia sola no puede obrar semejante milagro, en especial cuando su principal auditorio son la generación responsable de que los dinosaurios se hayan extinguido: Los millenials.

Aparte Matt y Ross Duffer han hecho lo que en la sociedad se ve como algo penado y prohibido que es copiarse las ideas de otros. Si bien estos dos muchachones se han escudado bajo el elegante término de “homenaje” o “tributo” no podemos negar que se han servido con la cuchara grande a la hora de inspirarse e incluir elementos claves de otras cintas que ostentan el status de culto o como clásicos de los años 80, década en la cual se dieron mucho experimentos en cuanto al cine “comercial”. Ese es uno de sus logros más importantes, han creado un verdadero Frankenstein y lo han hecho funcionar como nadie lo hubiese previsto antes.

 

Pero el mayor logro de esta serie que tiene a todos hablando de ella no es la nostalgia ni la colección de memorias pop del cine o series sci fi del pasado, es un detalle que como comentaba, a todos se nos había pasado hasta que di con la respuesta mientras investigaba sobre el caso: Se respeta la infancia de los integrantes y es esta la razón por la cual conectamos directamente con ella. En la mayoría de las cintas o series que vemos los niños son retratados como seres pequeños y molestos (que si lo son) o el clásico caso donde deben dejar atrás sus juegos para madurar y salvar el día, mientras que en Stranger Things los niños son capaces de comprender las cosas por ser niños y de paso explicarlas a nosotros. Todos los términos y suposiciones hechas en la serie están en el lenguaje ñoño de los infantes, los adultos solo evitan que los maten, pero todo esto esta narrada y visto desde el punto de vista de ellos.

Una vez aclarado eso les digo que de ahí en delante la serie es tan regular como cualquier otra, en especial en esta segunda temporada donde como es de suponer hay más monstruos, más aliados, más problemas y todo queda encerrado dentro del pacífico pueblode Hawkins. En el elenco hay tres adiciones dignas de mencionar que son Sadie Sink como el nuevo interés amoroso que pondrá la discordia en el grupo; Dacre Montgomery el cual nadie sabe para que diablos existió ese personaje y cuyo background no aporta ni ayuda en nada y por el último el hobbit jardinero más valiente de la Comarca, Sean Astin como el interés amoroso de la Winona Ryder.

En si se pulen algunos detalles como las relaciones entre algunos personajes lo que ayudan a empatizar y hacer más disfrutables los capítulos; otro detalle a agradecer es la rotación entre el protagonismo de los niños lo que ayudaa conocer más de otros y no tener los clásicos segundones en el fondo que solo están ahí para alentar al protagonista principal. También ayuda que la serie es corta y van a lo que van si bien hay dos capítulos que le sobran y en especial el séptimo se lo pueden saltar y no hubiera pasado nada.

Entre los detalles negativos la serie es predecible desde el inicio y no hacen mucho por ocultarlo, incluso las tan amadas referencias te lo hacen más obvio para que no te quede duda que es lo que va a pasar. También tenemos escenas casi calcadas de otras películas y la más obvia es cuando Charles Xavier le enseña a Eric a controlar sus poderes.. digo cuando a Eleven le enseñana controlar su telequinesis por medio de sus emociones, contamos con escenas de exorcismos (por suerte no hay vómitos) y mascotas demoniacas que puede que no caigan tanto en gracia. Obvio están algunos deus ex machina que no pueden faltar, así como esa forma de arreglar todo de manera casi perfecta, pero estoy seguro que es la razón por la que muchos la disfrutan.

Los efectos especiales dejan mucho que desear, no recuerdo la calidad de los vfx de la temporada pasada pero en esta pudieron haber pulido un poco más muchos detalles en especial cuando tu relato los va a explotar de esa manera. Claro sin olvidar los detalles que ya venían arrastrando desde la primera temporada se podría decir que la libra muy apenas.

En resumidas cuentas

9

Netflix Strangers Things es como los taquitos que te comes fuera de la central de autobuses, buenos y sabrosos pero es mejor no preguntar como es que los hicieron.

Cheers!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


2 Comments

  • Además de elegir a los niños más feos para actuar…
    O que el chimuelo se ponga grosero e insoportable, como winona en la primera temporada.

    Reply
    • jajajaja

      Bueno si no son las flores más bellas del ejido pero creo que es parte de su encanto, cosa que Winona ya no tiene.

      Saludos

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*