The Mandalorian Chapter Four: Siete menos cinco igual a 2 Samuráis

Un torpe y forzado entretenimiento dirigido por la mejor conocida como actriz Bryce Dallas Howard (hija de Ron Howard), The Mandalorian en su cuarto capítulo da su primer tropezón, pero también revela el estilo que mantendrá la serie durante su primera y muy seguramente también próxima segunda temporada: intercalar sus capítulos entre la aventura un poco fuera del contexto de su motif principal en sus episodios pares, y dejar que su cacería protagonista se desarrolle en sus impares.

Pues bien, en lo que respecta a un episodio par, Howard desgraciadamente no solo no cuenta aún con el talento de papá, sino desgraciadamente mucho menos con el del director referencia, al hacer un pobre pastiche – homenaje a Los Siete Samuráis de Akira Kurosawa, valga recordar, una de las principales influencias para todo el concepto Star Wars.

Quizá lo que más recale en el trabajo de Howard es la impresión de un tono infantiloide que contradice el estilo más adulto y complejo hasta ahora delimitado y que al mismo tiempo permite la entrada de ciertos elementos que fuerzan el tratamiento y la propia estructura del personaje principal, por ejemplo, la innecesaria inclusión de un romance efímero que no tiene tiempo, principio, final o química, en mucha parte gracias a la propia naturaleza del “antihéroe”, el cual de principio no se puede quitar su pinche casco. Un desperdicio de tiempo, esto se traduce en el hasta ahora episodio más largo e intermitente, que ni un par de buenos y adorables gags del Baby Yoda pueden solventar.

Una lástima también que Gina Carano tenga que soportar la introducción hasta ahora más débil de la saga con un personaje que seguramente tendrá una segunda o hasta tercera oportunidad en la serie como un aliado que en la parte buena del capítulo logra conectar sin mucho esfuerzo con el protagonista surtiendo un par de chingadazos de buena calidad, sello de garantía de la casa.

Así mismo aunque el capítulo incluye en su principio y final la mínima progresión narrativa necesaria en esta huida de los cazadores y de los vestigios del Imperio, Howard y Favreau olvidaron ciertos guiños que hasta ahora la serie había incluido en cada uno de sus pasados episodios, por ejemplo esa “frase de poder” (“iniciaré secuencia de autodestrucción”, “he hablado”, “este es el camino”) también suscrita a la falta de personajes atractivos y a la falta de experiencia directiva de Bryce, con mucha paja y poca sustancia incluso en lo que es una copia muy exprés de la cinta de Kurosawa.

Por último hacer hincapié en un par de curiosidades. La primera es la impresión hasta ahora más evidente del estilo de Dave Filoni, figura que hasta la fecha ha intentado solventar con mucha decencia y hasta heroísmo el destino de Star Wars con las intermitentes pero muy rescatables Clone Wars, Rebels y Resistence, series de las que ha sido escritor y con las que el universo de The Mandalorian comienza a conectar en ciertas atmosferas y criaturas, sobre todo con Rebels , y es que con Baby Yoda comienza a olfatearse cierta conexión con la fuerza de aquellos (u otros) jedi olvidados, tales como Ezra Bridger y Ahsoka Tano, revelando con el último y dramático momento de este episodio que es muy probable que Disney se equilibre más hacia la supervivencia del adorable ¿clon? (por si alguien tenía la duda o el pendiente de que nos mataran al encantador bebé).

A diferencia de la aventura de su segundo capítulo, aquí The Mandalorian ve hasta ahora su peor capítulo tristemente por la falta de experiencia directiva y un fan service mal encausado con algunas ridículas inclusiones románticas que de pasada restaron complejidad y misticismo al cazarrecompensas. Todas las series tienen un capítulo “de esos”, pero la fuerza es fuerte en The Mandalorian y para el quinto episodio todo indica que el camino se repondrá.

This is the way.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*