The Only Living Boy in New York: Absurdo y fallido intento de drama romántico

Motivada básicamente por el nombre del director, me decidí a ver The Only Living Boy in New York, a pesar de que la semana pasada el destino me había negado dicha oportunidad al cancelarse la función en la que se proyectaría. Marc Webb dirige está cinta dramática y romántica que viene acarreando malas críticas desde su estreno en tierras americanas, pero aún así me convencí de darle una oportunidad dada la amena sorpresa que resultó Gifted (2017) y la ya inolvidable (500) Days with Summer (no hablemos de las películas de Spiderman, por favor).

La historia se centra en Thomas (Callum Turner), un joven desilusionado que acaba de graduarse y que lleva una temporada a la deriva por la ciudad de Nueva York. Su vida se ve aún más complicada cuando descubre que su exigente padre está teniendo un romance con una mujer que no es su madre; pero entonces, su vida da un vuelco inesperado cuando acaba enamorándose y empieza a tener una relación con la amante de su padre.

La película de por sí ha tenido una difusión de bajo perfil, seguramente la ha ayudado a esto su pésima traducción al español que la hace sonar como cualquier otra película de programación por tv abierta; “La amante de mi padre” tiene como principal problema la falta de naturalidad de sus secuencias, pues al observar las situaciones parece que estas más que circunstanciales son meramente obligatorias pues así lo necesita la trama para avanzar (como se dice coloquialmente “metidas con calzador”). Además, la falta de empatía de los personajes hacia el espectador es demasiado evidente, y es que no debería ser necesario estar en un papel similar de amante para que nos transmitieran un poco de esas emociones que suponen desborda en la historia.

En sí en plot no parece de lo más romántico, pero da la impresión de que el director pudo hacer que las cosas parecieran más interesantes que lo exhibido en pantalla. Uno de los puntos característicos de la cinta es el tema literario que funciona como un eje que comienza generalizado pero que a medida que avanza la trama toma más importancia; esto como la única puntada que por momentos se torna atractiva, mostrando algunas frases y quotes que podrían dejar una sonrisa en el rostro o bien un disperso instante de reflexión.

Los clichés por supuesto que están a la orden del día: el extraño que se hace mejor amigo del protagonista instantáneamente, la típica chica que friendzonea al amigo, la esposa que ignora al marido… Pero eso sí, prepárense para un plot twist final que pretende hacer sentido a todos las incoherencias previamente mostradas, pero que en lugar de cerrar con broche de oro solamente terminó de catalogar a la cinta como un absurdo melodrama que busca conmover incluso con cierto tono infantil e imaginativo.

Por la parte del soundtrack podemos decir que este pasa bastante desapercibido, a pesar de que el nombre de la cinta esta basada en la canción The Only Living Boy in New York del dúo de folk rock Simon & Garfunkel, esta no tiene básicamente nada que ver con el relato. Resaltan un par de canciones interpretadas por Bob DylanLou Reed. De las actuaciones ninguna resulta lo bastante memorable (sí, ni siquiera Jeff Bridges) además de estar adornado con una narración que parece innecesaria y termina por volverse nefasta.

En conclusión, The Only Living Boy in New York es un fallido intento de drama romántico, uno que definitivamente no es otra de las melosas historias de Nicholas Sparks, pero que resulta por demás olvidable y lo suficientemente superficial como para enganchar a una audiencia. Un intento desesperado de salir del molde pero al mismo tiempo parecer una mezcla exagerada de fantasías que no llevan a ningún lado y que se sienten solamente extraídas del delirio de algún soñador.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Kim Tobias   @kimm_tobias   behance.net/kimtobias

Nacida en la era equivocada. Enamorada del cine clásico y los guiones astutos. También odio los finales felices... ["La estimulación visual es la razón del cine. De otra manera podríamos simplemente apagar las luces y llamarlo radio" R.A.]


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*