Thor Ragnarok, y la absurdez nos hará libres

Los superhéroes son absurdos, por más que quieran “enmascararlos” con seriedad, con casos extremos, sentimientos, responsabilidades y cuanta cosa, la esencia de estos es la absurdez. Vamos si esto es demasiado profundo permitanme ayudarles, dejando de lado el que alguien decida ser un héroe solo porque si y poner no solo su integridad física en riesgo sino la de sus seres queridos ¿hay una razón por la que deban usar esos trajes tan coloridos? ¿Ustedes creen que alguien con los poderes de un Dios casi invencible se dedicaría a defender una sola ciudad de asalta bancos?

¿Lo ven? No es nada lógico y es ahí donde radica que sean populares y muy entretenidos.

El problema fue cuando Nolan nos trae la imbatible  DarkKnight, luego Marvel se acerca a recrear este fenómeno con The Winter Soldier, la serie de Daredevil y la entrega final del mutante Wolverine llamada Logan. Tanto Batman, como Daredevil y el Captain America son personajes con habilidades y villanos no tan exagerados cuyas amenazas se enfocan al mundo del hampa, la corrupción y las conspiraciones políticas; en el caso de Logan es una situación en donde vemos el último capítulo del canadiense y con el tratamiento correcto logras el acabado que buscabas.

En todas estas películas tienes elementos exagerados como un payaso que de la nada pone de cabeza a una ciudad importante, o tienes a un tipo con un brazo metálico que vive mucho tiempo o ninjas inmortales, y a pesar de eso cuando escuchas que hablan de ellas dicen la siguiente barbaridad:

Es que se ven realistas

Digo que esto se volvió un problema porque ahora todos quieren que sus películas de encapuchados sean oscuras, darks, sombrías y muy muy muy serias ya que como siempre, solo buscaban replicar una fórmula para hacer dinero y no analizaban al personaje en cuestión, hasta que el director neozelandés Taika Waititi vio el problema no solo de manera individual con sino con todo el subgénero y decidió hacer algo al respecto. Hizo Thor Ragnarok.

Waititi junto con Eric Pearson, Craig Kyle y Christopher Yost atacaron este problema desde la raíz al despojar al personaje de todo lo que era un lastre de una forma muy literal y nos entregan una historia desenfada, divertida, ágil y fácil de digerir para todo el público sin muchas pretenciones con la dosis adecuada de seriedad y lógica para no hacerla una comedia boba sin razón. Lo más extraño es que a pesar de los chistes y el ambiente de desenfado es una de las cintas del subgénero con consecuencias bastante reales no solo para el personaje sino para el MCU.

En las adiciones del elenco contamos con Jeff Goldblum como el divertido Game Master, Karl Urban como el vikingo pistolero Skurge pero las que deben mencionarse con bombo y platillo son Cate Blanchett como la villana de villanas Hela y al personaje más interesante y carismático que es Valkyrie a manos de Tessa Thompson. Estas dos mujeres le ponen la sazón al caldo y debo decir a pena de que se me pongan muy feminazis que la actuación de Blanchett como Hela es adecuada y nada más, el personaje en si no tiene el mismo matiz que su contraparte a cargo de la siempre sonriente Tessa Thompson quien sorprende a propios y extraños con la heroína que le tocó representar. Mención aparte la química entre Mark Ruffalo y Chris Hemsworth en sus respectivos papeles, en especial al Thor quien se ve más auténtico y relajado, incluso dentro de todos los chistes y situaciones absurdas vemosa al personaje evolucionar de una manera muy convincente. Tip para cinéfilos: hay dos cameos ocultos muy divertidos.

La música es muy notoria y no porque hayan soltado la feria de sus vidas por licencias musicales sino el soundtrack a cargo de Mark Mothersbaugh es simplemente increíble, es como si estuvieses atrapado en una disco de los 80’s dándo duro a la consola del synthawave, algo que no esperas en una película de un superhéroe nórdico; pero cuando parece que todo será pelucas afros y esferas de cristal aparecen sus majestades Led Zeppelin a elevar el nivel de epicidad en esta cinta. La fotografía a manos de Javier Aguirresarobe es adecuada, nada del otro mundo pero cumple con su chamba.

Los efectos están muy bien pulidos y corren a cargo de Quantum Creation Fx, Ironhead Studios y Weta.

En resumidas cuentas:

Thor Ragnarok es un filme estrambótico, colorido, explosivo y con el toque justo de seriedad para que se le pueda llamar película de superhéroe. Porque no todos pueden ser The Winter Soldier.

Cheers!

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*