TOP 20: Las mejores películas con acción y no “de acción” (3 de 3)

Finalmente llegamos a los primeros 7 lugares, films que significan en la opinión de su querido y preferido cazarrecomoensas, las piedras angulares de la simbiosis entre el convencionalismo “acción” y los distintos géneros cinematográficos, viendo su pico en el género SF, el cual gracias a sus relatos permite una mayor exposición de sus elementos narrativos que complementan el desarrollo de tramas inteligentes y en estos 7 casos, films de culto dentro de la historia.

Así pues nos encontramos en esta cima con  4 cintas de SF, 1 de cuadro dramático y dos thrillers policiacos, uno de ellos, considerado por muchos la obra por naturaleza del subgénero, en donde uno de sus mayores expositores construye el ejemplo más puro en cuanto a sus recursos narrativos, siendo también uno de los culpables del porque muchos llaman a la acción erróneamente “un género cinematográfico”.

Es en estas finales inclusiones donde peculiarmente también tenemos los ejemplos más claros de la lucha del bien contra el mal, donde las dos figuras están obvia y perfectamente bien definidas y el argumento se basa en su lucha por el poder, sin embargo, muchos de los clichés también son rotos por complejas historias o elementos fuera  de lugar que ensalzan el resultado de la cinta, como por ejemplo una damisela como heroína, villanos existentes pero artificiales, un misterioso thriller aderezado con brillantes actuaciones y cuadros románticos escandalosos que también se han vuelto legendarios dentro de las figuras del cine.

Les recuerdo también que los requerimientos para el ranking son simples, basándonos en la inclusión de calidad de “la acción” dentro de los films y no de estos en general; es por eso que algunos lugares puede parecerles profanos, sin embargo, el resultado final en conjunto es de calidad argumental. La acción en su mejor manufactura y acoplándose de manera perfecta esta en estos primeros 7 lugares.

 

7. Aliens (James Cameron, 1986)

Cuando Cameron estaba más que cuerdo, convirtió el cuento de Ridley Scott en una oda bélica intergaláctica a la merced de sus (hasta esa época) memorables secuencias que involucraban tensión pura sin dejar el elemento claustrofóbico y de terror que el cineasta primario de la saga había establecido. Lo interesante del ejercicio es la institución de la fémina como heroína de acción, en un papel que Sigourney Weaver desarrolló de impecable manera incluso llegando a hacerse de algunas nominaciones a mejor actriz; por otro lado, Cameron estructura una serie de personajes adaptables al cierto cambio de tono de la trama que rápidamente se posicionan como clichés aceptables del subgénero implícito (el traidor, la damisela en peligro, el socio y el villano con secuaces), sin embargo, lo verdaderamente virtuoso del relato es la impresión de un ritmo trepidante con las suficientes secuencias de acción que terminan por ser …. 3 (los cuales se extienden para estructurar los cambios en cada acto), denotando que Cameron en ese tiempo aún era un maestro del timing y se podía meter con cualquier género que él quisiera, manteniendo el suspenso a tope en una historia sumamente intrigante, pero también agregando su toque de testosterona a través de ovarios, huevos e instintos maternales violentos y sin temor a actuar.

El momento: Cara a cara ¡En una esquina, un ente asqueroso, sobreprotector y gigantesco que defeca 5 huevos por minuto! ¡En la otra, otra fémina con instinto maternal, híper violenta y con un súper arma que no dudará en usar! El primer encuentro entre la Madre Alien y Ripley es sencillamente legendario

 

6. Matrix (Andy & Lana Wachowski, 1999)

Era 1999 y algo donde en la portada aparecía el ladrillo con gafas oscuras de Keanu Reeves se terminaba por cagar encima del mismísimo George Lucas  y su Star Wars. Era algo llamado Matrix y tenía con él un complejo cuento en el que los seres humanos éramos baterías para las maquinas dominantes del planeta y que nuestro mundo era solo un software para mantenernos distraídos de la realidad y que en él, con un buen entrenamiento, podíamos destruir edificios completos, esquivar balas, sostener helicópteros, escapar de programas malvados y vigilantes llamados “agentes” y luchar de una forma que a Superman le daría envidia ¿La moraleja? Una inteligente historia abordada con mucha acción y estilizada con efectos especiales revolucionarios para la época que no duraron mucho para posicionarse como iconos de la cultura pop.

La saga posteriormente sería uno de los mejores casos para ejemplificar como la acción sin precaución puede destruir el argumento, pues la segunda parte se dedicó a sacrificar la historia por constantes secuencias de acción que bien la podrían catalogar como un serio gusto culpable (De la tercera mejor ni hablamos porque comienzo a ofender gente)

El momento: Debemos agradecer a los hermanos Wachowski por agregarle unos lentes al tabique de Reeves y así disimular su carencia actoral, sin embargo, el buen Neo nos ofrece una de las mas legendarias secuencias del cine con acción y del género SF al esquivar las balas, escena que también significa una renovación tecnológica en el cine de parte de los directores.

 

5. Predator (John McTiernan, 1987)

Divertida; no hay mejor adjetivo para nombrar este buen y disfrutable film de manos del padre del subgénero, un John McTiernan que incluso optó por que la SF fuera solo un agregado en un marco argumental que bien se podría catalogar también como una cinta de suspenso y/o aventuras, en donde también el factor de la acción funciona de manera independiente.

Por lo tanto estamos tal vez ante uno de los tres ejemplos de este ranking (El pasado fue Point Break) donde el subgénero se encuentra casi en su manera más pura, ambiente perfecto para que la figura de acción llamada Arnold se enfrente a un extraterrestre amante de la cacería, en este particular caso, de la raza humana. McTiernan simplemente nos engaña de forma gratificante, posicionándonos en una especie de conflicto bélico y poco a poco trayendo a colación a esa figura malvada (verdadera protagonista), estructurando su historia por medio del suspenso y dejando que la acción se dé de forma automática, antes, durante y después de la cacería y con el enfrentamiento final, en donde el realizador posiciona bien su serie de clichés agregando y quitando piezas de manera eficiente para que no estorben y de paso, haciéndolos también memorables y de relevancia para el desarrollo del relato. Una cinta 100% palomera y disfrutable con un excelente manejo de sus elementos cinematográficos.

El momento: Además de  la partitura de Alan Silvestri, es justo y necesario citar una de la frases míticas del Gobernator, la cual se da al descubrir que detrás de ese casco extraterrestre se encuentra un literal cabrón muy feo.

 

4. The French Connection (William Friedkin, 1971)

Este excelente e indispensable film funciona definitivamente mejor como un thriller, sin embargo, significa también uno de los primero ejemplos cinematográficos donde la acción es fusionada con calidad dentro de la intrigante e inteligente trama, donde dos policías renegados persiguen la pista de una red criminal francesa en pleno suelo americano. La pasión y erotismo  por las botas junto con la inolvidable y carismática actuación de Gene Hackman son solo ingredientes que se conjugan con una de las secuencias más trepidantes de la historia, una de las mejores persecuciones automovilísticas jamás filmadas con un ritmo y duración que mantienen al filo de la butaca al espectador.

Estamos también ante la única película del ranking ganadora del Oscar a Mejor Película (aunque su prestigio disminuye al hacerse acreedora de tal premio frente a una joya como A Clockwork Orange), donde Friedkin despliega una madurez narrativa pocas veces vista, acuñando las bases argumentales que cineastas como McTiernan, Bigelow, Greengrass y Besson usarían consecuentemente en el subgénero, en conclusión, una entretenida e impecable cátedra cinematográfica de cómo la acción debe ser usada para el fin de la historia y no viceversa, con un guion sublime e interpretaciones de antología (la cual dejaremos en este lugar debido a su naturaleza mas de thriller)

El momento: La persecución que le mete Popeye al secuaz francés es de antología, junto con Bourne se convierte en lo mejor de acción automovilística en el cine. Mención aparte para ese saludo de vuelta en el acto final del film, firma del detective amante de las botas

 

3. Leon (Luc Besson, 1994)

Este TOP no podía dejar fuera a Besson, un cineasta de solo una joya, la cual ha sido suficiente para ser considerada invaluable dentro del cine gracias a la impresión de la acción dentro de un cuadro dramático con tintes de erotismo y cierta polémica en un marco romántico implícito muy peculiar.

Estamos a un drama caricaturizado, casi una fábula, donde el cineasta exagera a propósito todos los estereotipos para convertirlos en personajes entrañables, y esa es su virtud más grande: un asesino a sueldo con ética moral, solitario y amante de una planta, acoge en su hogar a una huérfana amante de los Tranformers y gustosa de pasar su vida con un hombre al menos 20 años mayor que ella, no sin antes asesinar a la fuerza criminal y policiaca que asesinó a su pequeño hermano, comandada por un detective drogadicto y violento. Todo está asentado para que el bien y el mal se enfrenten y la historia de Besson fluya por sí sola, rica en diálogos vistosos e inolvidables, llena de un reparto excepcional y con secuencias de acción que se las arreglan para no dejar de lado ese tono dramático, “romántico” y de gran tensión necesaria para la coherencia y estructura de la trama de principio a fin.

Besson sigue al pie de la letra las reglas del entretenimiento con el buen arte, al dotar a la cinta de una secuencia inicial hipnotizadora, un desarrollo que no cae de su ritmo y una conclusión literalmente explosiva

El momento: Para acabar con un profesional, Gary Oldman necesitará más de un equipo SWAT, así que el malvado detective no escatima esfuerzos y manda a llamar a ¡Todos! Para hacer vibrar el edificio; lo único con lo que no contaba es que él sería el ultimo fuego artificial.

 

2. Die Hard (John McTiernan, 1988)

Infravalorada por los puristas del cine, sobrevalorada por los simples palomeros, hay que poner a esta cinta en el justo lugar que le corresponde, y es que estamos ante el ejemplo más puro del subgénero y responsable del porqué la acción es erróneamente considerada un tipo de género cinematográfico ¿Por qué? McTiernan tomar un thriller policiaco y lo explota al máximo con secuencias de acción dentro de un hilarante marco navideño, he ahí su toque de comicidad que también impulsa un relato explosivo que, además de ser plenamente entretenido, ve su fortaleza argumental bajo la dirección de McTiernan, que logra un ritmo cautivante también bajo los perfiles de Bruce Willis y un excelente Alan Rickman, que logran interpretaciones acordes al molde de sus personajes.

Aún cuando muchos puedan tomarla como un producto burdo 100% palomitero, es innegable que la primera de la franquicia cuenta con una calidad argumental provista por un cineasta que domina el subgénero y que desarrolla de buena manera su serie de clichés a través de diálogos y secuencias trascendentes, con una buena duración y un ritmo que nunca decae, incluso, con su buena dosis de suspenso y recordándonos siempre que también es navidad en un comedy relief que nos insinúa que estamos ante un ejercicio bueno, nada pretencioso y legendario para el cine de acción.

El momento: El diálogo entre héroe y villano es inteligente y retador, sin embargo la comunicación entre los bandos a través de una sudadera blanca marca el tono de toda la cinta siendo también uno de sus momentos más recordables: Ho, Ho, Ho

 

  1. Terminator 2: Judgment Day (James Cameron, 1991)

A pesar de su actual demencia y podredumbre autoral, también hay que reconoce que Cameron tuvo y seguirá teniendo conforme pase el tiempo una época brillante como cineasta de obras de SF con acción, las cuales ven el pináculo de su filmografía y de este ranking en esta sensacional obra, detonante de adrenalina pura gracias a la maestría con la que es dirigida y fusionada con constantes y sonantes secuencias explosivas que nunca, repito NUNCA, demeritan el relato SF tiempo y espacio en la que está basada y estructurada, respetando no solo su predecesora, sino también agregándole ciertos elementos que las hacen trascender en conjunto (Terminator funciona mas como un film de SF, pero Terminator 2 inclusive completa su ciclo para convertirlas en clásicos).

A la impresionante dirección de Cameron patrocinada por unos revolucionarios efectos especiales, se le unen un inolvidable Edward Furlong, la repetición de papel de heroína (Que tanto gusta el cineasta de utilizar) en una excelente Linda Hamilton y finalmente, Arnold en el papel que mejor le sienta: un robot. El libreto repite la mayoría de patrones de su predecesora, sin embargo en esta parte, Cameron explota todos sus recursos para también dar más coherencia y realidad visual al relato futurista que inmiscuye mecanismos asesinos en la búsqueda de la dominación mundial.

En conclusión, Terminator 2 es el pináculo de cine con acción, el cual se fundamenta perfectamente cuando un argumento es de calidad y sostenible en la base de un verdadero género cinematográfico, y que como lo mencionamos, define sus figuras y elementos clave de manera extraordinaria saliendo del cliché y convirtiéndose en algo memorable. Era obvio que la SF albergaría este primer lugar.

El momento: A pesar de sus persecuciones, explosiones, golpes, disparos y demás destrucción, es chistoso que los momentos más icónicos se encuentre en los diálogos, lo cual nos esclarece la regla “la acción no debe devorar el argumento”, escojan entre: “Come with me if you want to live” o el clásico “Hasta la vista baby”.

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


17 comentarios

  • Excelentísimo TOP y si bien se extraña a Tarantino en la lista, eso se le puede perdonar. En especial por Terminator y Duro de Matar (el clásico navideño por excelencia).

    Creo que el siguiente TOP debería ser de películas animadas, pero para evitar que Disney y Pixar se adueñen de la lista, hay 2 opciones: o se eliminan o se les da uno aparte. Esto con tal de darle espacio y oportunidad a Dreamworks y a otras compañías (Paramount/Nick, Fox, Animal Logic, Universal y Ghibli).

    Responder
    • Ghibli tiene una trayectoria increíble y majestuosa que necesitaría un solo post para ellos solitos XD

      Responder
    • Que bueno que le agrado mi estimado. Esperemos que nos dice el estimado bedub que fue su encargo (algo me dice que no estara muy de acuerdo con Die Hard)

      En cuanto al TOP de animación, deme tiempo y lo hacemos pues es un ranking complicado, pero no para su estimado cazarrecompensas que solo necesita un poco de tiempo. Mientras, ya estoy preparando un TOP muy especial que veran la proxima semana

      Saludos

      Responder
  • ¡Excelente conclusión! quizás hubiese querido ver a Robocop entre las 6 primeras… pero es una cuestión de gusto personal. Por lo demás, 100% de acuerdo.

    Responder
  • Me gusto solo no he visto contacto en francia.

    No se si sean mejores que otras pero siento que falto pequeño pony y Rainbow Brite jajaja
    creo que no terminaria de decidirme moviendo peliculas de puesto toda la semana.
    Igual todas son iconos y marcaron las pantallas grandes en su estreno.

    Satisfecho.

    Responder
  • confieso que solo he visto un tercio de este ranking, pero al menos mis cintas preferidas estan en los mejores lugares(o lugares honrosos).

    Gran post Mr Fett.

    Responder
  • Gracias por el top estimado Fett, la verdad hay algo terriblemente mal en el mundo cuando un top de calidad lo encabezan cameron y mctiernan. Como dije en un principio es un genero – subgenero que detesto porque usualmente termina por opacar a la historia en si.

    Siempre he considerado sobrevalorada a terminator 2, la escena de la comisaria de la 1 es igual a la del hospital de la 2 y ohhhh sorpresa la escena final de ambas es en una fabrica, es un genio cameron vendiendo lo mismo una y otra vez, y pues ya he dicho de todo a duro de matar, la cual no deberia estar en ninguna lista por inverosimil.

    Para mi Luc Besson tiene tres grandes peliculas azul profundo, la femme Nikita y Leon.

    Voy a poner mi top, excluyendo las de ciencia ficcion. Y toca ver la nueva de bond que segun las criticas entra derecho en el listado.

    Responder
    • Sabia que no estariamos de acuerdo en los primeros lugares mi estimado, pero aunque concuerdo con su comentarioe n contra de Cameron (usted sabe que tambien soy un detractor del señor) hay que aceptar que estas dos peliculas combinan la accion con un cuadro de entretenimiento audiovisual de calidad y con tramas que las justifican incluso con humor involuntario. Por ejemplo, McTiernam nunca ha sido un cineasta pretencioso y aqui caemos en el dicho que el entretenimiento no esta peleado con el arte, mientras este se cimiente en bases argumentales aptas para ser consideradas como una obra de cine, y estas dos cintas cumplen su cometido. El problema de la accion es que como subgenero debe tener en su complemento la calidad necesaria y en su director la pericia para ser equilibrada y estas dos cintas explotan sus recursos sin demeritar su simbiosis

      A otras cintas quiza les hubiera hido mejor en un top de thriller, o al menos es la pinin de su servidor. Espero que no se haya decepcionado de otras posiciones. Saludos y gracias por el comentario y debate, ya lo andaba extrañando

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*