Tren a Busan: ¡Historias de zombies contadas por coreanos!

¿Han visto esas películas de trenes en las que por algún motivo el tren no se puede detener? Imagínenselo lleno de zombies y con un pequeño grupo de sobrevivientes peleando por su vida contra quienes hasta uno momentos antes eran sus amigos y familiares.

Los coreanos si en algo son muy buenos es en los dramas. Hacen unos dramonones sensacionales que siempre te dejan con alguna sensación a flor de piel, o los odias o los amas, pero no puedes ser indiferente a ellos. Tren a Busan es así. La odias o la amas. La película guarda todos los clichés que hay en el tema recurrente de los zombies, el bueno, el malo, la víctima, los jóvenes enamorados, el héroe y el que sabes que es el único que quedará vivo al final.

Aceptémoslo, todas las películas del tema tienen esos personajes, solo hay que ver cómo los usa el director y eso es lo que hace muy buena a esta película.

train-to-busan-photo-3

¿De qué va? Pues lo dicho, en un tren de esos que hay en países de primer mundo que recorren las ciudades a las afueras de la capital (como si fuera metro pero nice y más rápido… como tren bala), tenemos la historia de Suk Woo (GongYoo), quien es padre soltero y lleva a su hija Soo Ahn (Kim Soo Ahn) a visitar a su madre. Inexplicablemente, en la estación, las personas comienzan a volverse rabiosas y atacar al resto de los pasajeros en el tren. Suk Woo hará todo lo que sea necesario para salvar la vida de su hija de la pandemia que se desató no solo en Seoul sino en todo el país.

Teníamos muchos años que no nos llegaba algo del género zombie que fuese digno de verse. Desde la divertida Zombieland cuyo género se matizaba con humor negro y sarcasmo, dejando el drama relegado a momentos muy escasos.

Tren a Busan, para empezar, es el primer largometraje live-action del director Yeon Sang-ho (The Fake, The Window, The King of Pigs) quien preparó junto a la película una precuela animada que es en si una joya del terror zombie y que fue estrenada casi un mes después que la secuela live action. La precuela animada lleva por nombre Seoul Station y funge como motor para contar esta historia ¡Pero no se preocupe! Si no vio el anime aún puede ver la cinta y no sentirse perdido. En otras palabras, ambas funcionan independientes una de la otra pero de igual forma se complementan.

tren-a-busan-seoul-station

Tren a Busan lo hará olvidarse de cochinadas asquerosas como World War Z o la vomitiva I am Legend, donde no escatimaron en el uso de CGI que a la larga terminó por comerse a las películas con un resultado desastroso. Los peores efectos que he visto en mi vida.

No digo que no tengamos CGI, solo que está bien utilizado, no se exagera. El director se inclinó más por el uso de maquillaje para los cientos de extras zombies en el tren y la estación, con un resultado bastante aterrador que vale mucho la pena. Por su parte la historia es como todas las de su tipo solo hay una cosa que hacer: SOBREVIVIR.

El manejo del suspenso está muy bien llevado pues desde los primeros 10 minutos ya tienes cosas pasando en la ciudad (que veremos en el anime) y cuando te das cuenta nuestro grupo está aislado en un vagón sin saber qué es lo que está pasando. Las secuencias de acción están bastante bien llevadas; el maquillaje es muy bueno y aunque parezca imposible uno termina encariñándose de los personajes, aún y al no tener una historia desarrollada de cada uno. Sin embargo el mayor defecto que puede tener es justamente el de todas las películas del género: los clichés. Y es que hay momentos en que uno adivina lo que va a pasar, no hay giros en la trama y la historia parece muy simple, pero repito, en este tipo de cintas lo único que se busca es escapar con vida. Me recuerda más a los hechos vistos en Exterminio de Danny Boyle que ninguna otra.

soldados

Cabe señalar que la recepción de la película ha sido tan positiva en Corea que se ha convertido en la película más taquillera de la historia logrando recaudar incluso más que Civil War de Marvel. No esperen que llegue de este lado del charco, al menos no a México, así que donde se la hallen no se la pierdan.

Dato Curioso: El rol de Suk Woo originalmente fue ofrecido a estrellas como Lee Buyng-Hun y Won Bin, pero estos rechazaron el papel que cayó al final en las manos de Gong Yoo (Won Bin no se que espera para hacer algo que valga la pena, en fin…)

Es una buena opción que vale la pena ver y por si las dudas les dejo los trailers de ambas, Tren a Busan y Seoul Station.

¡Hasta la próxima, en que les traiga alguna otra cinta asiática que valga la pena echarle un ojo!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


7 comentarios

  • Muy buena película. Es cierto, esta plagada de todos los típicos clichés que una película debe tener, pero aún así
    te mantiene enganchada la película .
    Odias al tipo que con su prepotencia arruina a todos, ya quería que lo mataran de la peor forma posible y es imposible
    no derramar la lagrimita cuando uno de los protagonistas muere al final.
    Una gran opción para ver.

    Responder
    • Así es Gaby, yo también quería que le sacaran las entrañas al maldito ese por quien todo se viene al carajo. Me gustó el balance del drama porque el protagonista al inicio lo odias por OGT pero como que va cambiando y haciéndose más humano, no se, es buena, mucho mejor que muchas similares que han salido. Estos coreanos son rebuenos para estos dramas.

      Saludos y gracias por pasar a dejar tu comentario.

      Responder
  • Estuvo magnifica, la acabo de ver (17/12/2016). Saludos desde Venezuela!

    Responder
  • Y finalmente si fue estrenada en México.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*