Venecia 2019: La Mostra se pone bélica y surrealista

Y antes de que todos tomen el último vuelo hacia el Festival de Toronto, faltaban dos de las más grandes e impactantes sorpresas en el marco de Venecia. Venidas de Suecia y de la República Checa, de nuevo el cine europeo saca la casta y se apropia de la atención de la crítica y de la audiencia, asustando a los gringos y hasta al mismo Koreeda ¿Pero quiénes hicieron tanta bulla en la Mostra?

Pero primero vamos con el patito feo, el tercero en discordia ¡el estorbo de esta jornada pues! Un lastimoso Atom Egoyan que ha dado más tumbos que aciertos en sus últimos años, demostrando que cada Festival en el que se atreve a competir le queda grande. Guest of Honour también participará en el tiff y al parecer correrá con la misma suerte, exponiendo a un director ya viciado con sus mismos temas y obsesiones, pero sin explorar o arriesgar ni un ápice. Aquí aborda otro drama paternalista; el alejamiento como primer punto de inflexión para desarrollar una culpa a manera de recuerdos que no es suficiente para poner a Egoyan de nuevo en la mira, quedando todo en un anecdotario sin sentido y demasiado mediocre.

Y si todos pensaban en La Biennale que Joker sería el plato fuerte de la crítica y la polémica ¡Pues que equivocados estábamos! Pues faltaba de llegar la checa y bicolor The Painted Bird, con tres intensas horas de sufrimiento y cruenta deshumanización por parte del director Vaclav Marhoul, el cual vuelve a adentrarse en la  Segunda Guerra Mundial para contar la historia de un niño que emprende una odisea para tratar de buscar refugio. La exposición trágica es llevada a los límites de la tolerancia humana, aspecto reflejado en el abandono de varios durante su proyección, no porque la película sea mala, sino porque simplemente es dura y contundente, algo difícil de soportar en estos maquillados tiempos. Sin embargo quiénes aguantaron el embate dramático afirman que The Painted Bird es una joya bélica, adquiriendo elogios y prontas profecías sobre los premios que se puede llevar.

¿Pero ustedes creen que eso fue todo? ¡Pues no! Que alguien ha regresado a casa, y no cualquiera, sino el surrealista y existencialista sueco Roy Andersson, ganador ya del León de Oro por la brillante Una paloma se posó en una rama a reflexionar sobre la existencia de 2014. Con una producción de 5 años a cuestas, el excéntrico y veterano cineasta ha vuelto a repetir la fórmula que le dio la gloria con About Endlessness (inspirada en Las mil y una noches), otro estudio preciosista conformado por una serie de escenas de la vida cotidiana aderezadas con una comedia surrealista que invitan a reflexionar sobre la naturaleza, condición y respuesta humana hacía ciertos estímulos y comportamiento sociales. Algunos afirman que ya es otra joya surreal de parte del autor, llevándole directo a las quinielas por los premios, y es que vale la pena recordar el estadístico de Venecia, un Festival al que le gusta mucho el surrealismo ¿Habrá repetición de ganador?

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*