Venecia 2022: ¿Qué pasó mi Bardo? ¿No que muy Verg-man?

Aunque siempre existen algunos optimistas, la crítica y audiencia ha destrozado el último trabajo de nuestro querido “Vergman Mexicano” ¡Si! Aquel que fue poseído por su espíritu, que comparte traumas infantiles y la misma visión sobre la mortandad en su obra artística ¡Alejandro González Iñárritu!

Envuelto en un ego que tildan algunos medios incluso como “grotesco”, la cinta de tres horas de duración es un vehículo puro de autocomplascencia en el que “El Negro” dirige para él y para nadie más ¡Ni para Bergman! ¡Y ese no es el problema! Pues hasta Federico Fellini lo hizo (¿que comparan con el Bergman mexicano?), pero aquí lo grave es que el director no repara en su abuso narrativo a base de momentos inconexos que buscan filosofar sobre el “por qué es tan chingón y como ha sufrido artísticamente para llegar a serlo”

En su lado más optimista, algunos la llaman “extravagante”, pero ni siquiera esa crítica puede escapar a llamarla también “una mezcolanza de episodios vivenciales que buscan desesperadamente una conexión entre ellos”. Sin duda, la crítica también ha reaccionado al gran altar que se erigió el propio director previo a su presentación, hablando a “lo loco” y vituperando “ser el sucesor de Ingmar Bergman” ¿Netflix estará arrepentido de haberla adquirido? ¿O quizá este gustoso por toda la polémica que esta por causar el próximo 27 de octubre?

Sea lo que sea, más allá de las medianas a horribles críticas recibidas a esta “chaqueta mental”, Alejandro quizá logró su único y principal objetivo: una gran campaña de posicionamiento de marca en la que todos estamos y estaremos hablando de él durante todo lo que resta del año y hasta un poco más (y es que falta su estreno, su presentación en Toronto y por supuesto su puja por el Oscar)

Dentro de lo bueno, la fotografía y la actuación de Daniel Gimenez Cacho (como este alter ego de Iñarritu) han sido aplaudidos, incluso dando esperanzas al actor de competir por la Copa Volpi

Muy lejos de Bergman, Alejandrito, muy menor, muy chiquito aún ¡Hay que trabajarle más mi Negro!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


1 Comment

  • Sólo dígame cuál prefiere.

    Escena 1

    -¿Qué pasó, Negro? Antes eras chévere.

    -Todavía lo soy.

    -Nah, has cambiado viejo.

    -Sí, hice una película pretenciosa, autocomplaciente, autoindulgente, mamadora y whitexican, pero no puedes verla… sí puedes.

    Escena 2

    Ingmar Bergman como El Chivo.
    Iñárritu como Coffee.
    Bardo como todos los perros que mata Coffee cuando El Chivo lo trae a su casa.

    -¡Eso no se hace, cabrón! ¡Eso no se hace!¡Eso no se hace, hijo de puta!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*