Watchmen 1×2: “Martial Feats of Comanche Horsemanship”

Tras la sorpresiva y excelente tensión fijada en su primer capítulo, el seguimiento de Nicole Kassell  en la dirección se convierte en un acierto tanto para el desarrollo adecuado a variados cuestionamientos, como para conservar el tono narrativo y la estética que parecen confirmar ahora con un par de capítulos (de los 9 que serán) que Watchmen si será todo un evento al que hay que prestar atención como una de las mejores propuestas seriales al menos de este año.

La directora decide frenar un poco la acción para inyectar el tono de thriller necesario y característico, conectando de manera  definitoria con la obra de Moore y con el estilo visual de la cinta de Snyder, sin embargo y he aquí su principal valor, es que Watchmen en apenas dos horas se sostiene como una historia perfectamente delimitada y original, como el híbrido  futurista que es.

Varias cosas a destacar. En primera la progresiva estructura de su heroína, pieza central de dónde parece desprenderse una serie de secundarios con doble moral, todos ellos sospechosos de un pasado, futuro y complot mayor, y es que aunque el guion de Lindelof aún persiste en dejar alejado del motif a su principal antagónico (un obvio Ozymandyas ahora obsesionado con el clonaje y el Dr. Manhattan), alrededor del cosmos de su protagonista crece el misterio de identidades de lo que parecen ser los vestigios de los pasados vigilantes (minutemen y watchmen incluidos). Mostrando lo necesario para fijar emocionantes cliffhanger y dejar tensa a la audiencia, las emociones se comienzan a asomar en la heroína y en sus nexos más cercanos.

Haciendo alusión narrativa a las obras anteriores, ahora parece que el recién difunto jefe de policía Judd fungirá como el narrador post mortem en este hilo de misterio y thriller, dejando que su personaje se fije como la clave principal del suspenso para la suerte de la audiencia y de Don Johnson, que ha resultado un peso actoral importante para la serie. Así mismo Lindelof y Kassell dejan en claro la línea del comic en cuanto a los calamares se refiere y confirman que Robert Redford es el presidente actual de los Estados Unidos, soltando aún referencias por aquí y por allá para confundir al espectador, pero que en general deben ser centralizadas en la figura del Minuteman “Justicia Encapuchada”, elemento clave que seguramente se irá desarrollando a través de toda la trama.

Dentro de las debilidades del capítulo podemos obviar algunas inclusiones melodramáticas en lo que parece ser otra punzante crítica y analogía al sistema de adopción, sin embargo parece que Lindelof en su afán por destruir al modus estadounidense en su “universo alterno”, tanto este como los demás tópicos sociales (racismo, incontrolable y corrupta fuerza policial) serán punto de injerencia (alfa y omega) dentro de la serie, tal y como se ha demostrado a lo largo de estos dos capítulos.

Esperando no perder la brújula, Watchmen es un serial estimulante, que así como su cinta del 2009 y la reciente Joker, parece irrumpir de manera rotunda para cambiar las reglas del subgénero (al menos por un momento y descansando de las caricaturas). Con un soberbio protagónico de Regina King (que contrariando todos los comerciales de inclusión tendenciosa, aquí se nota perfectamente justificado y estructurado), solo queda una pregunta por hacer: ¿Qué chingados piensa hacer el loco hijo de puta de Ozymandias (Jeremy Irons)?

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*