Y el Oscar va para: “El Secreto de sus Ojos”

Grata fue mi sorpresa como cinéfilo aferrado, de tener dos experiencias sensoriales seguidas (casi nunca pasa, créanme): “Shutter Island” y la película en cuestión, producción argentina, ganadora del Oscar a Mejor Película Extranjera en la más reciente entrega. ¿Lo malo? Fue el único film de todos los nominados que no pude apreciar antes de la entrega, pero gracias al Tianguis del Sol (Por que sigue sin llegar a cartelera), por fin tuve el gusto y el honor de estar ante un film excelso.

El Director Juan José Campanella, experto en la realización de episodios televisivos tales como “Dr. House”, “Six degrees” y “Law & Order” y con experiencia en haber estado ya nominado anteriormente como Mejor Film Extranjero por “El Hijo de la Novia (2001)” nos trae esta joyita de thriller, el cual combina todos los aspectos de su currículum: un suspenso excepcional, un humor espontáneo y permítanme la cursilería, pero una historia de amor de “huevos”, con la miel y el realismo necesario para que el hombre y la mujer suspiren al mismo tiempo.

Benjamín Esposito (Ricardo Darín) acaba de jubilarse después de trabajar toda una vida como empleado en un Juzgado Penal. Para ocupar su tiempo libre, escribe una novela basada en un crimen del que el fue protagonista clave en su investigación y consecuencias. Pero desenterrar el pasado, traerá a Benjamín la necesidad de descubrir la verdad para darle sentido al resto de su vida.

¿Simplón? Parece, pero ¡Oh Sorpresa! La magia y el arte de escribir y dirigir una trama sale a relucir con creces, con giros de tuerca por todos lados y secuencias trepidantes que, permítanme hacer referencia nuevamente, basan su poderío en la transmisión de ansiedad, reflejo del buen suspenso manejado en toda la cinta y por el otro lado, en el romance silencioso de los protagonistas, manejado de tal manera, que pareciera dos historias, un “2 x 1” fascinante, que trae de sube y baja al espectador durante las dos horas y cacho de duración de este precioso film.

Todo esto soportado en unas excelentes actuaciones, que para un servidor rayan en la perfección, sin estereotipos ni sobreactuación. Ricardo Darín, un referente ya en el cine argentino y del Director Campanella, dota de una fuerza notable a su personaje que, aunque en momentos cae en clichés “hollywoodenses” , es merito del actor como del Director, haber definido una personalidad y carácter nuevos en el cine. El reparto es sensacional: una guapísima Soledad Villamil en el papel de Irene Hastings, así como un Guillermo Francella como Pablo Sandoval (el mejor para su servidor), dotan de las mismas características antes mencionadas a sus personajes para poner la cereza del pastel a un film redondo, digno de verse una y otra vez y que guardará un lugarcito en la mente de todo aquel que se haga llamar “cinéfilo”.

Solo sobra decir que vayan a su más cercana, confiable y barata distribuidora de buenas películas (por que para estas movies, las renombradas se tardan años), y disfruten de una verdadera obra de arte, disfruten el thriller y después suspiren. Sabrán lo que digo cuando la vean.

TEMO. Crítica dedicada a Yadira Rodríguez Carrillo.

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*