¿Por qué el cine mexicano es malo?

 

“Amo a mi país, pero él no me ama a mí”

Gerardo Enciso

Con motivo del Festival Internacional de Cine en Guadalajara empezare este post (ahora sí, jajaja) a darle la razón a mi estimado Fett, con respecto a la relación entre la mercadotecnia y el cine. ¿Porque comienzo con esto? Creo firmemente que el cine mexicano es malo. Carece de creatividad, de ideas innovadoras, de guiones fuertes que compitan con algunos de Latinoamérica (en especial Argentina y Brasil) pero sobre todo carece de realizadores, de gente dentro del cine que genere ideas más allá de presentar trabajos audiovisuales de calidad, pero carentes de originalidad que posean una narrativa cinematográfica como tal. La mercadotecnia ha jugado un papel importante en el desarrollo del cine mexicano (papel bueno o malo, pero ha sido fundamental).

La falacia del no apoyo al cine mexicano

Televisa y tv Azteca así como grandes empresas en los últimos 10 años, han apoyado bastantes producciones cinematográficas. El Festival Internacional de Cine en Guadalajara se lleva a cabo año con año y se apoya a los nuevos realizadores para la exposición de operas primas y realizadores con mediana y larga trayectoria. ¿El argumento de que falta apoyo al cine mexicano se puede sostener? Claro que no. El problema central es el apoyo a producciones malas y carentes de calidad. Producciones dirigidas a una clase media, sobre todo “comedias”, o temas “polémicos” para que el morbo acompañe a la gente que está acostumbrada a la programación de la televisión abierta (El crimen del Padre Amaro, 2002).  O lo peor, películas de corte conservador, en donde se sigue creyendo que la gente va ir al cine para reafirmar sus creencias (Guadalupe, 2007)

El problema del oficio de ser cineasta

En México, el estudiar o tener alguna relación con el cine, sigue siendo una actividad elitista y esnobista. Basta ver el tipo de cursos relacionados con la profesión para ver los altos costos que genera el hecho de estudiar cine, o el adquirir un equipo de filmación. ¿Qué tiene que ver esto último con que el cine mexicano sea malo? Los estudiantes de cine (no todos, aclarando) vienen de una posición económicamente alta o media alta. Esta posición social y económica fomenta que los profesionales relacionados con el oficio, no tengan la necesidad de hacer de su profesión un vínculo con el arte o la cultura. Generando profesionistas de una posición cómoda que no están relacionados con el desarrollo de historias o guiones creativos, careciendo de “hambre” para generar proyectos interesantes. Por otra parte, la posición “estable” generada de un status económico alto, predispone a que las aportaciones creativas sean de pocas experiencias personales interesantes para contar a nivel de mass – media. Por último, las aportaciones rescatables de los realizadores que se exhiben en festivales, muy raramente llegan a la población “mortal” por lo que se sigue creyendo que el cine mexicano es solo el que se exhibe en cartelera. Y en esto último se tiene razón, el cine no es solo para exhibirlo en festivales sino para verlo en lugares donde se disfrute masivamente (la relación entre la mercadotecnia y la venta de un producto).

¿A quién se apoya?

En el siguiente orden de talento y creatividad (Alfonso Cuaron, Guillermo del Toro, Guillermo Arriaga y González Iñarritu) estos realizadores tuvieron que emigrar para mostrar su talento debido a que el apoyo en México para los largometrajes sigue siendo difícil de financiar (a no ser que sean de la temática mencionada arriba). De la misma manera, realizadores no tan conocidos y que son verdaderamente talentosos como en el caso de El Violín (2006) no son  apoyados como deberían teniendo que esperar hasta 5 años por cada producción nueva (siendo la mejor película mexicana de los últimos 25 años).

El problema de México para producir cine

Otro problema del cine nacional es que en México siendo un país golpeado a través de los años, sin una democracia de verdad, con un índice de pobreza alto, con una desigualdad económica/social y demás problemáticas sociales; se preocupe más por mantener ciertas características de entretenimiento que no fomenten el hecho de ir al cine más allá de una diversión de fin de semana. Es por esto, que lo fuerte del cine mexicano siguen siendo sus documentales de denuncia que muestren la realidad del país y cortometrajes que requieren de poco financiamiento.

Lo que no se puede permitir en la industria

Películas de clase “B” que son verdaderas películas de terror (por lo mal hechas que están) realmente chistes que retrasan el cine como tal (El secreto, 2010; Zapata: el sueño del héroe, 2004). Películas de moralina barata, con actores que representan intereses de ciertas empresas (La otra familia, 2010). Films animados con intentos muy pobres (Serafin, 2001). Propuestas con nula renovación (parafraseando a mi estimado Feet). Y el asistir al cine para ver una película nacional por el simple hecho de ser cine mexicano.

Propuesta

Con una rica y variada cultura fomentada en mitos, leyendas e historias populares y una fuerte tradición literaria, porque no fomentar el realismo mágico que siempre ha caracterizado al folklore mexicano. Alentar a que jóvenes guionistas participen en diversos festivales en búsqueda de ideas más allá de formatos o exigencias del mismo medio cinematográfico. Por otro lado, seamos capaces de diferenciar un producto cinematográfico a un producto mercadológico, en su mayoría esta última opción representa el cáncer para producir productos de calidad y en este caso cine de alto nivel. Y sobre todo dejémonos de nacionalismos baratos y exijamos buena calidad en el cine, sea nacional o extranjero.

P.D.

Presunto culpable (2010) es un ejemplo claro de la capacidad de la mercadotecnia para vender un producto. ¿Realidad o falso documental?

Sobre el Autor

Soy lo que escribo. Ya realicé la Prueba Voight-Kampff, y pasé. Cursé un diplomado en historia y análisis de cine. Cinéfilo de corazón, guionista, crítico políticamente incorrecto. Amante del buen rock. And all this science I don't understand It's just my job five days a week. Visitame: http://thetimeisgone.blogspot.com/

¡Sígueme en Twitter!