Un Hombre de Acero hecho de buenos argumentos y de un gran corazón

Saludos mis estimados, antes de pasar a analizar esta película permitanme hacer una pequeña introducción a todo esto. Mi padre fue un gran fanático del Súper Boy Scout aunque nunca compró un comic de él (leía los que yo compraba). Nuestras discusiones medio geeks sobre quien era mejor si Superman o Spiderman terminaban de forma divertida; el argumentaba que el arácnido no servía pa´nada porque no era capaz de volar o parar una bala y yo le decía que el hombre de acero aparte de ser argumentalmente aburrido, era demasiado increíble para ser real. Como todo pleito de niños nadie cambiaba sus argumentos y hoy a casi dos años de su muerte creo comprender la razón por la cual le gustaba tanto este soquete y les diré ese porqué.

Superman como otros héroes de papel, vienen a ser nuestros héroes mitológicos como los fueron Prometeo y Perseo en tiempos de los griegos. Aparte de ser un fenómeno mediático y económico, muchos vemos estos personajes como una fuente real de inspiración en estos tiempos grises donde la política oprime al pueblo, la economía nos mata de hambre, la religión nos esclaviza y la ciencia se usa para destruirnos nos quedamos sin opciones de a quien recurrir, y luego llegan estos seres legendarios, hombres con un sentido de moralidad, sacrificio y compromiso tan alto que no podrían ser reales pero aun así nos obligan a preguntarnos la posibilidad de semejante hazaña. Mi padre no le gustaba Superman por sus historias sino por lo que representaba, un Prometeo moderno, un ser con el poder de los dioses auxiliando a los humanos en su día a día, un Súper Héroe. Bueno esa es mi teoría y de pronto me siento un poco frívolo al criticar ese gusto al comprender lo que podría ser la verdadera razón por la cuál este señor admiraba a Superman.

Y ahora a lo que nos truje Chencha, esta reseña contiene Spoilers si no la han visto les recomiendo la crítica de mi audaz compañero, la cual carece de cualquier comentario “indiscreto”

Aspectos Positivos:

Tenemos una historia de Kryptón que muy pocos conocíamos, la historia de como este planeta y su civilización dejaron de existir. Nolan, Goyer y Snyder nos crean una situación en la que los mismos kriptonianos acaban de exprimir todos los recursos a su planeta hasta el borde de la destrucción de este. En esos cortos minutos de introducción comprendemos el sistema de vida y funcionamiento lo que le da un respaldo increíble a la historia que esta por contarse. El villano se revela así como sus intenciones y a unos minutos de haber nacido, Kal-El ya tiene su némesis.

Ahora toca narrar como el último hijo de Kryptón se acostumbra a sus increíbles habilidades a lo largo de su infancia y adolescencia. Tenemos unas actuaciones de soporte magníficas por parte de Kevin Costner y Diane Lane quienes fungen como los padres adoptivos del alienígena y mediante el tan conocido recurso del “flashback” en Nolan, nos muestran como se las ingeniaron para enfocar los abrumadores poderes del futuro Superman. Este para mí es el logro más grande de la película ya que la química que se genera en este trío es conmovedora, nunca había visto unos Kent tan complejos y completos, no los típicos granjeros que tenían que ser buenos solo por ser granjeros.

Lois Lane es una auténtica busca problemas, Amy Adams logra conjugar el ser una bella mujer  con una reportera audaz, inteligente y muy independiente que a pesar de ser muy persistente y molesta no terminas diciendo “Que bueno que le paso eso, se lo merece por gorrosa”. Sabe equilibrar todo eso y también hace click con el personaje interpretado por Henry Cavill, quien ya ha sido juzgado como un mal Superman, pero que siento la necesidad de levantar la mano por el tipo ya que a pesar que su actuación no es maravillosa al menos logra expresar ese gran conflicto que tiene Superman en toda la película y le sigue el paso a los demás actores para no desencajar y arrinuar el relato; pero el que sorprende es Dylan Sprayberry, el joven Clar Kent y su gran actuación de adolescente confundido.

La trama maneja una SCI-FI de lujo, la tecnología que se muestra es genial y como toda buena ciencia ficción uno se atreve a preguntarse si en años venideros existiran cosas como esas. La actuación de Michael Shannon es genial, realmente se mete en su papel de un hombre que no se considera un villano, sino un hombre con la capacidad de tomar las decisiones necesarias para salvar el futuro de su ahora destruido hogar. Russel Crowe muestra un Jor-El más comprometido con su hijo y su causa, quizás no es la actuación del Oscar pero hace su trabajo de manera correcta sin más ni menos y la que se esta volviendo un cliché, la guerrera “Bitch” segunda al mando Antje Traue que interpreta a la imparable Faora.

Al último y no por eso menos importante Hans Zimmer entrega una delicia de banda sonora, como si no fuera suficiente la trama tan íntima que nos entregan este trío magnífico, Zimmer es la cereza en el pastel que termina por sumergirte en este deleite audiovisual y hubo momentos en que admito que las lágrimas buscaban su salida, pero logre mantener la compostura.

Aspectos Negativos:

Así es, hay una buena cantidad de huecos argumentales que merecen darle unas bofetadas a los escritores, digo si te sacan esta magnífica historia de Background pudieron al menos ser más considerados con estos detalles, el que más mosca me echa es el hecho de que Lois Lane encuentra la verdadera identidad y hogar de Clark Kent en dos días y el gobierno de los USA no puede siquiera tener la más vaga idea después de que dos naves alienígenas han aterrizado en el patio de los Kent. Realmente Nolan no sabe que es eso de una identidad secreta.

Los combates entre los kryptonianos son geniales, en realidad no escatiman en destrucción para esto, pero luego se emocionan de más y los extienden sin necesidad de hacerlo y entregan un final flojo de una película que pudo haber cerrado de una manera muy buena y acertada. La pelea final entre el General Zod y Superman me recordaba más la pelea entre Neo y el Agente Smith en la olvidada Matrix:Revolutions.

Y por último, esos efectos especiales, ¿Qué diablos les pasó? El Superman se ve como un muñeco de vil plástico, hay escenas donde se ve tan mal aplicada la pantalla verde que piensas que es una broma. Aunque en muchos lados estuvieron a la altura, dejan pasar detalles importantes como la batalla final donde se ven demasiado falsos o el fondo cuando Superman esta volando dando el frente al espectador. Detalles que en una película “menor” se entenderían pero no para un “mega-blockbuster” de este calibre.

¿Hay que ir a verla?:

Por supuesto, no es el más grande blockbuster del año (yo tengo en la mira otros dos por ahí) pero tiene el mérito de ser la única película en su género que ha tocado fibras sensibles en mí y cuando yo buscaba una película palomera me encuentro con esta joyita, esta es una muy buena película. A mi punto de vista no creo que esto sea el golpe destructivo para las películas de Marvel, es una cuestión de estilos y gustos. Los mismos de DC han dicho que de nada les sirve entregar una sola película buena y todas los demás proyectos fracasan, mientras que en el Universo Marvel igual no son la quinta esencia del cine pero que son entretenidas y te permiten crear un Universo lleno de referencias (Excepto Mutantes y Spiderman, a esos bastardos ya les cargó la chingada). Al final de cuentas los que deberan ganar seríamos nosotros como expectadores al recibir productos cada vez de mejor calidad.

Como comentario Geek y en son de broma prefiero que me salven los Avengers, Nueva York quedó intacta practicamente y Ciudad Metrópolis, bueno… pues si lo vemos del lado positivo podrán rediseñar todo el centro de la ciudad.

Sobre el Autor

Albañil con título; gerente en los días, blogger por las noches; instructor de artes marciales medievales, geek de los de antes, fan del MotoGP, monero y medio escritor, sígueme bajo tu propio riesgo

¡Sígueme en Twitter!