10 Películas para celebrar el Día del Trabajo

Celebrando el día del trabajo con un buen descanso, a continuación repasaremos una exquisita selección de labores, Godínez, empresarios, sindicatos, oficinistas y/o empleados fílmicos que al gusto de su servidor se han posicionado como las mejores y/o más recordadas piezas de dicho tópico.

 

Bonus. Working Girl (Mike Nichols, 1988)

Colaboración especial de Chikilla

Una muy entretenida opción para ver y celebrar el día del trabajo, las actuaciones y situaciones son tan divertidas como aburrido puede ser tu propio empleo, y es eso por lo que uno no puede a la fecha no sentirse identificado con alguna de las chicas trabajadoras en escena porque básicamente todos estamos buscando nuestro trabajo soñado (O todos tenemos un jefe gandalla). Esta es una de esas pelis clásicas y churreras de los 80’s que adepta a las tendencias  feministas nos muestra a una chica luchadora en busca de sobresalir en un trabajo que viene siendo su sueño, demostrando que se puede tener éxito en su desempeño laboral sin tener que besarle el trasero a nadie. ¡Animo señoritas! Les deseamos todo lo mejor.

 

The Pursuit of Happyness (Gabriele Muccino, 2006)

El desempleo sin duda alguna es uno de los principales causantes de la depresión y de un sinfín de emociones tan tortuosas y estresantes por parte del humano, que en consecuencia motivan y ensalzan la búsqueda y final obtención del tan añorado trabajo como uno de los picos de felicidad más memorables en la vida de las personas. Excelente en su impresión psicológica y con un ritmo dramático ágil que aunque un poco truqueado y forzado, luce tan real como desgarrador, Will Smith logra empatizar con ambas situaciones de manera soberbia, primero en la desesperanza por la ausencia, después por la catarsis emocional que compartió toda la audiencia por la contratación, sin duda esta odisea quedará marcada como uno de los ejercicios fílmicos más cautivadores y recordables sobre la importancia del empleo.

 

Deux Jours, Une Nuit (Jean-Pierre y Luc Dardenne)

Un drama fuerte e incisivo, de una actuación formidable por parte de Marion Cotillard y una dirección impecable que hacen de una historia convencional un relato sumamente complejo y de intensas emociones. Los Dardenne como verdaderos maestros del neorrealismo, despliegan con cruenta naturalidad la odisea de una mujer por conservar su trabajo y apenas suficiente estabilidad económica, convenciendo a sus compañeros de trabajo de rechazar un bono para recuperar su empleo. Por supuesto que la clase media baja que los Dardenne siempre han abordado en su filmografía aquí sirve como vehículo para evidenciar cuestionables y denigrantes tácticas laborales de un nivel internacional, dando como resultado una de las obras más profundas y vanguardistas  en cuanto a la necesidad y satisfacción por el trabajo se refiere.

 

The Hudsucker Proxy (Ethan y Joel Coen, 1994)

Una sátira corporativa que desborda originalidad, pero también muy en el fondo de su vena cómica una terrorífica y vigente realidad burocrática. En una de las piezas narrativas más ágiles de los Coen, su valor radica en recrear dos panoramas muy distintos visualmente entre sí, pero unidos bajo el mismo concepto del consumismo; dentro de la empresa, plantean una  ambientación surrealista, jugando incluso con la ficción especulativa entre la corrupción capitalista y el sueño de un ingenuo nuevo empresario e inventor, mientras que afuera, en una sociedad tétricamente consumidora, los resultados de esa explosiva combinación corporativa desembocan en una de las secuencias más hilarantes de su filmografía, develando el misterio de aquel maldito y misterioso círculo dibujado en un papel y que se presume como el invento del siglo.

 

The Wolf of Wall Street (Martin Scorsese, 2013)

Retorcidamente ingeniosa, Scorsese en su estado más puro, lleno de ironía, sarcasmo y humor negro, pugna por una historia cruel de excesos y autodestrucción dentro de un contexto cómico debido a la gracia y la naturalidad con la que se desenvuelve tanto la historia como sus histriones siempre dentro de un contexto laboral. Donde también DiCaprio  llega al punto y clímax de su maduración actoral, Scorsese atina con gran detalle en mostrar la evolución y crecimiento laboral de Jordan, con todas las dificultades y excesos que conlleva las ventas y la bolsa de valores, haciendo que el relato se mantenga casi en su totalidad dentro de las oficinas y del ambiente de negocios que cada transformación de clase y nivel económico requiere. Sin duda un caótico y extravagante entorno laboral que ve en sus discurso motivacional sus mejores momentos.

 

The Social Network (David Fincher, 2010)

El trabajo que todo millennial desearía, el nacimiento de Facebook fue un evento histórico que quedará como remanente, icono y herencia de dicha generación, la cual a partir de su concepción y uso, generará no solo los patrones de consumo, sino también de interacción y fuente de recursos humanos que identificarán por ende a su posterior selección y destino profesional. Si bien el elegante ejercicio prefiere ahondar en la psicología de sus creadores, así como en los retos legales que suscitaron a partir de su  lanzamiento, el aspecto laboral se ve reflejado desde una tangente de crecimiento empresarial y como una antítesis dentro de las relaciones de sus inmiscuidos. Sin duda alguna, el origen narrativo impuesto por Fincher es imperativo para conocer el objetivo, el segmento y el crecimiento de la red social más poderosa aún en nuestros días

 

Network (Sidney Lumet, 1976)

Una red laboral neurótica y siempre hambrienta de poder que a la fecha conserva un carácter brutal en su faceta comercial. El clásico de Lumet se encuentra más vigente que nunca en un panorama de medios atestados, plataformas llamadas “masivos” y “tradicionales” que ahora luchan por la innovación y supervivencia frente a la entrada de otras tecnologías de información y comunicación: redes sociales, streamings y las opciones online. Network nos habla de ello, pero también del ambiente laboral e intimista de entre sus principales miembros, seres adictivos que se transforman con la red dentro de una soberbia cinta que ahora también sirve como una especie de testimonio apocalíptico capitalista: la disminución del rating,  impactos, escuchas o audiencia puede desatar la locura y la más cruenta deshumanización

 

Schindler’s List (Steven Spielberg, 1993)

La Lista como su título lo indica, es una categorización magistral del lenguaje cinematográfico; un desglose narrativo catedrático que construye a través del trabajo y el oficio una construcción empática centrada irónicamente en algo que se originó a partir de un movimiento social, sindical y político: el holocausto. Magia pura, la evolución de su personaje (extraordinario Liam Neeson) y de su antagónico (excelso Ralph Fiennes) se baten en duelo entre la bondad y la maldad, casi como un cuento mitológico de antaño en la concepción más pura de la batalla de estos dos bandos por las almas, en esta ocasión, judías. A destacar los elementos clave para las conversiones de los dos inmiscuidos y la estructuración de secuencias que arrebatan el aliento por su crueldad y realismo. El mejor de los Spielberg en una obra que bendice y preserva la vida a través del trabajo.

 

Metropolis (Fritz Lang, 1927)

Con respecto a sus aspectos técnicos y a su gran influencia tal vez ya todo este dicho acerca de la gran obra de Fritz Lang, por tal razón centrémonos en la repercusión social y laboral que esta revolucionaria obra tuvo en la Alemania pre nazi al convertirse en una de las fuentes de inspiración para el régimen de Hitler. Si bien fue la puerta al género SF y la que finalmente lo divorció de la fantasía para establecer sus estatutos narrativos, desgraciadamente también fue una premonición (¿o causante?) de lo que estaba a punto de desatarse en Alemania y en el mundo, al punto de ser condecorada con el fanatismo de todos los líderes del partido nazi siendo Adolf el presidente de su club de fans; la remembranza de su historia a los acontecimientos históricos consecuencia del capitalismo y los sindicatos son más que obvios… son proféticos.

 

On the Waterfront (Elia Kazan, 1954)

Colaboración especial de Bedub

En los muelles neoyorquinos se desarrolla una historia de trabajadores agobiados por un sindicato corrupto que decide quien trabaja, sueldos, horarios… Terry Maloy es un vago, amigo del sindicato, por lo cual siempre tiene trabajo así no haga nada y aunque pareciera cómodo con su estilo de vida por dentro vive la frustración de no haber sido alguien mejor en la vida. Al conocer a una mujer quien le hace cambiar su perspectiva se da cuenta que todo el daño proviene de sus “amigos”, sus convicciones y su seguridad serán puestas a prueba. En uno de los mejores diálogos del cine discute con su hermano la pelea arreglada que lo llevo a convertirse en lo que es. Todos los elementos de buen cine los encontramos en el film de  Kazan: una excelente dirección, un guion con todos los personajes estructurados, bellísima fotografía y escenas inolvidables.

 

Modern Times (Charles Chaplin, 1936)

La mayor referencia fílmica al obrero, la industrialización y el nacimiento capitalista incluso visto desde una ficción especulativa, estamos quizá ante la película más brillante de Chaplin, la cual marcó un parteaguas en la usanza de la tecnología y del formato fílmico, siendo la última blanco y negro del autor pero también en cierto aspecto el cierre de su personaje “The Tramp”, que aquí es sometido a las labores de una época esclavista industrial mientras es ayudado por una muchacha sin hogar. Como siempre, Chaplin imprime su sello satírico y crítico en esta mirada brutal de la clase baja americana que incluso fue tachada de anti capitalista y satanizada por muchos círculos de crítica y hasta políticos y del sector privado en su tiempo, lo cual solo marca que tuvo el éxito y la genialidad requerida ¡Imprescindible y divertidísima!

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*