10 películas para desear mejor estar soltero(a)

Anteriormente ya habíamos abordado en este recinto del buen gusto cinematográfico todo el meollo alrededor de esa cosa llamada “amor”, ya sea en la forma de 10 de las películas mas románticas del cine (Parte 1 y Parte 2) o de una efectiva guía para conquistar a ese ser tan escurridizo y/o querido, lo cual me hizo pensar en aquellos otros seres que desprecian y aborrecen este día, que se encuentran en este momento (como todos nosotros en algún momento de nuestra vida) como Gollums en su cueva, despechados, amargados, con ganas de asesinar al tal Cupido ese y rasgándose las vestiduras mientras gritan a los 4 vientos cuanto odian ese mentado sentimiento.

Por esa sencilla razón, aquí en Cinescopia también consentimos a dichos seres y es nuestro deber decirles que no se preocupen, pues el cine también nos demuestra que a veces es mejor estar solo que mal acompañado, y para muestra un botón, pues en esta pequeña selección se encuentran algunos de los entes más repugnantes en estas cosas del amor: esposos infieles, prostitutas, alcohólicos sin remedio, sadomasoquistas, psicópatas, bitches y lo mas tremendo, Michael Douglas ¡Que miedo! Sin ningún orden especial, ahí les van:

 

Basic Instincts (Paul Verhoeven, 1992)

No hay necesidad colegas masculinos de caer bajo las trampas sexuales de una psicóloga, y menos cuando usted ya sabe que la susodicha tiene serios problemas mentales y que suele asesinar a todo el que le menciona la palabra estabilidad o chamacos con un pica hielo. Aún cuando el detective Nick Curran termina felizmente en la cama con esta psicópata en este magnífico e infravalorado thriller noventero, la ausencia de ropa interior y la promesa de un trío con otra fémina, no justifican el hecho de tener siempre que andarse cuidando de la mencionada bestia sexual, o si ya de plano usted no hace caso, al menos no se deje amarrar o esposar a la cama ¡Por Dios no sea necio!

 

Casablanca (Michael Curtiz, 1942)

De todos los bares del mundo, ella tenía que caer con el Rick de nuevo ¡Pero qué carajos le pasa a Ilsa! Pues aparte de perturbar la estabilidad emocional de nuestro pobre antihéroe por excelencia, esta desertora abandona hombres en plena guerra mundial, se atreve a llegar con un nuevo esposo revoltoso y perseguido por las autoridades. Pero que esta ingrata sinvergüenza le dé gracias siempre a su Rick, pues de no ser por su amor y gran corazón, la primera no podría seguir a salvo en su vida y matrimonio ¿Y Él? no podría haber comenzado una larga amistad. Una de las más grandes películas de la historia con un guion que engalana su perfección nos recuerda que al cualquiera le pueden romper el corazón… inclusive a Bogart.

 

Revolutionary Road (Sam Mendes, 2008)

En este tremendo y gran drama americano (Que el Dr. Waters ya abordó en el TOP de películas infravaloradas), el director amante de la desdicha conyugal nos muestra el porqué para algunos no es buena idea eso de casarse y cochinadas como el compromiso, pues si se portan mal, la maldición del matrimonio Wheleer los cazará ¡Y para que perder el tiempo! si usted ya desde antes se  la pasa gritando, discutiendo, acostándose con la secretaria, con sus vecinos y abortando a los vástagos, mejor entonces corte esa abominable relación por salud mental y recapacite que Disney y todas sus princesas le han mentido, pues la alguna vez desgraciada realidad puede mandar a joderse al “Vivieron felices para siempre”.

 

Gone with the Wind (Victor Fleming, 1939)

Disculpen mi vulgaridad estimados cinéfilos, pero cada vez que recuerdo este título no dejo de pensar en la ama y señora de todas las “bitches”; ella se llama Scarlett (Vivien Leigh) y durante décadas solo se encargó de fregarle el cerebro y el sentimiento al iluso, inocente y carismático Rhett Butler (Clark Gable) en la pomposa Lo que el viento se llevó. Este es el perfecto ejemplo de cómo no tener que estar aguantando las fregaderas, berrinches y pucheros de una malcriada hija de la riqueza por mas chula que este la condenada y tu estés feo y orejón (Aplica también al inverso), para así no tener que llegar a las alturas del abandono y de mandar a la o a el susodicho directito al carajo con un certero “Franky my dear, I dont give a damn”.

 

(500) Days of Summer (Marc Webb, 2009)

Después de ver esta divertida, cruel y desalmada comedia anti romántica, uno ya no puede fiarse de cualquier carita de ángel que pase por la calle ¡Y menos la de Zooey Deschanel! La cual personifica a esa persona, chico o chica, tan inestable que le encanta andar jugando con los sentimientos del pobre Tom (Joseph Gordon-Levitt en su personificación recurrente de niño pobre despechado). Tal vez todos nosotros hemos tenido alguna vez a un o una Summer, esa pareja divertida y desechable que solo sirve para escalar un peldaño más en estas cursilerías del amor y la formalidad, así que, si usted anda sufriendo por un ente como estos ¡Párele ya a su dramatismo! Recuerde los buenos momentos y siga adelante.

 

Secretary (Steven Shainberg, 2002)

Un abogado adicto al sadomasoquismo y una secretaria acabada de salir de una institución psiquiátrica ¡Pero qué bonita pareja! Lo cual nos recuerda que el abuso sexual no es un castigo infrahumano para todos, especialmente cuando los inmiscuidos están pero bien zafados de la cabeza. Este anti romance situado en una película injustamente olvidada, quizá sea una buena herramienta para el ser solitario, el cual puede dar cuenta que siempre hay un roto para un descocido, y que no importa que tan loco o inestable se este, pues siempre habrá oportunidad de que, en algún futuro cercano, encontrar a  su media naranja en el lugar que usted menos piense (O quizá ya tenga algunos prospectos)

 

American Beauty (Sam Mendes, 1999)

Otro vívido ejemplo de que tan jodida esta no solo la sociedad americana, sino sus relaciones matrimoniales. Así que por favor, si usted esa desquebrajándose por ese ser monótono, obsesivo y envidioso ser, vaya a tomarse unos tragos de felicidad y de victoria por su futuro prometedor ajeno a esos desgraciados de la vida que acarrean el caos familiar, si no me lo cree, basta echarle una ojeada a algunos de sus vecinos o conocidos, pues esta plaga esta donde quiera ¡Ahora! Que si usted se quedó como novia (o) abandonado en el altar, dele gracias a la divinidad de su preferencia por el salvamento en tiempo extra de la desdicha y el boleto para su agasajo en la eternidad.

 

Leaving Las Vegas (Mike Figgis, 1995)

Este film nos muestra dos cosas muy importantes, la primera es que Nicolas Cage si actuó alguna vez en su vida, y la segunda, que hasta el borrachín de la calle mas ruin y apestoso puede encontrar el amor en su esquina favorita aún cuando este puede ser más que pasajero, sino fugaz. ¡Chicas! ¿¡Para que aguantar a los seres alcoholizados?! ¿Para que se les mueran en pleno acostón y les vomiten en cada casino? ¡Chicos embrutecidos de bebida! ¿Para qué combinar el amor con el alcohol si este se disfruta más soltero? Mejor tómense las cosas en serio y brinden por no tener que soportarse el uno al otro, y así todos borrachos, con la resaca recapacitarán que suerte tuvieron.

 

Closer (Mike Nichols, 2004)

¿Qué resulta de la cruza de un doctor, una fotógrafa, un escritor y una bailarina exótica? Una orgía a destajo entre todos ellos, una candente Natalie Portman nunca antes vista y una exploración subversiva del porqué en veces las relaciones son el más claro ejemplo de la destrucción de pobre Cupido ¡Para que sufrir así cuarteto de ineptos! Pero claro, mientras el doctor se retuerce porque su esposa se acuesta con el escritor y este último se corta las venas por que la suya se acuesta con el doctor, y luego la esposa del primero engaña a su amante con su marido (¿Alguien notó que el doctor fue el que salió ganando?), a nosotros chicos solo nos queda en la mente que Natalie Portman se veía muy bien con esa… peluca.

 

Fatal Attraction (Adrian Lyne, 1987)

Algo tiene Michael Douglas que todas las féminas se portan de manera muy hostil con él, lo que me lleva a una conclusión lógica, que si usted  lector se da cuenta que se parece al señor Douglas, soltero o casado, en la menos dos características, hágase el santo favor de alejarse permanentemente del sexo femenino (Si tiene esposa se la puede quedar), pues usted ya esta maldecidamente jodido, a no ser que quiera que me lo maten, que me le  cocinen al perro, le secuestren a su hijo y de paso, que me le destruyan su ya seguro matrimonio ¿Y luego usted que se cree? No es ninguna miel sobre hojuelas, sino un verdadero imán de hembras psicópatas ¿Ya lo notó? No hay necesidad.

 

Despechados del mundo ¡Alegraos y disfrutad su soltería! Que más vale estar solo que con uno de estos muñequitos o muñequitas. ¡Señores enamorados! Felicidades también a ustedes, pues si aún ven corazoncitos, eso significa que son ajenos a las características antes mencionadas y mantienen una relación rica en amor.

Su caza recompensas se despide y como siempre aprovecha para expresar sus corazones a la psicóloga que si lo atrapó.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


2 comentarios

  • Incluiria en este atipico top Rebecca (1940), The pillow Book (1996), Audition (1999) y la primerita de viejas obsesivas Play misty for me (1971).

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*