20 centímetros = 113 minutos de buen entretenimiento

En esta ocasión quiero recomendar una muy buena película que recién vi en días pasados: 20 centímetros. Fue presentada en el Festival de Cine español de Málaga 2005, y ganó por Mejor Música (Najwa Nimri y Pascal Gaigné) y Mejor Maquillaje (Ana Lozano).

La película es una comedia musical con una historia dramática de trasfondo. La protagoniza Mónica Cervera, quien hace un excelente trabajo interpretando a una prostituta transexual que se hace llamar Marieta, cuyo mayor deseo es deshacerse de los 20 centímetros que le impiden borrar  nombre de “Adolfo” de su credencial de identificación y así, convertirse en una respetable mujer. Para lograrlo debe recaudar dinero suficiente para su operación. A pesar de su  narcolepsia, en cuyos ataques de sueño la vida se convierte en divertidos musicales, consigue un trabajo respetable con el único inconveniente de vestirse de hombre.  Un día en el mercado conoce a un guapo galán (Pablo Puyol) del cual se enamora; éste le corresponde pero parece prestar más atención a sus 20 centímetros que a Marieta misma. Nuestra protagonista se encuentra entre la espada y la pared, teniendo que elegir entre el hombre de sus sueños, o el sueño de no ser hombre. 

El director Ramón Salazar nos ofrece una maravillosa y osada propuesta al insertar los números musicales en los momentos en que Marieta se queda dormida repentinamente, los cuales nos desvían un momento de su complicada vida para entretenernos con estos populares temas sin limitarse por el idioma, género o antigüedad de las melodías. Parece que Salazar nos recalca con esto el contraste entre la deprimente vida real de la protagonista, contra lo colorido de los musicales; intenta recuperar el respeto y dignidad de las minorías marginadas mostradas en la cinta, sobre todo los transexuales y las prostitutas, quienes viven a expensas de lo peligroso y arriesgado de su oficio. Sin embargo, podemos darnos cuenta que a pesar de las dificultades “la vida es una tómbola, de luz y de color” y que tenemos que aprender a vivirla como venga, pero sobre todo vivirla en armonía y respeto con los que nos rodean, recalcando sobre todo el valor de la amistad.

Si tienen oportunidad de ver esta película, no se lo piensen dos veces y disfrútenla que ciertamente existen pocas delicias audiovisuales como esta.

 

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


1 comentario

  • Los momentos musicales de la película le dan la vuelta al “género” en 20 centímetros, citando varias referencias obligadas del cine y el videoclip. Divertida a más no poder, la película transcurre en la agridulce sensación de saber que cuando se sueña, no se está despierto.
    ¡Excelente recomendación!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*