5 Bellas Monstruosidades de Películas

Hay algo especial que ocurre con las películas de monstruos y es la gran imaginación del director y de los supervisores de efectos visuales para lograr esa difícil, muy difícil tarea que es sorprender y asustar al espectador. Aquí haciéndoles un pequeño homenaje a artistas creativos como H.R Giger, Stan Winston, Ray Harryhausen, Rob Bottin, entre otros, que en definitiva crearon unas bellísimas monstruosidades.

 

PUMPKINHEAD (Stan Winston, 1988)

El mismísimo Stan Winston se atrevió a dirigir una película de monstruos la cual debería ser más conocida en el mundo del terror y sólo tiene un pequeño defecto que se volvió gigante del cual hablaré al final. Después de la muerte de su hijo a mano de una banda de motociclistas, un granjero busca venganza despertando a un monstruo llamado Pumpkinhead que se encargará de despachar a toda la banda, sin embargo, la situación se sale de control cuando el granjero empieza a ver las cosas a través de los ojos del monstruo y las pesadillas se vuelven recurrentes y profundas, la única opción que tiene es acabar con este demonio. Bien dirigida, oscura, interesante historia, pero no terminó de cuajar con el público por un detalle pequeño: el monstruo se parece mucho al Alien de Giger o del propio Winston en Aliens, nunca antes dolió tanto auto plagiarse sin tomar en cuenta que las historias son muy diferentes.

 

ZOMBIE 2 (Lucio Fulci, 1979)

Un barco llega a Nueva york aparentemente sin tripulación, dos policías investigan y se encuentran con un zombi que los ataca y mata. Tiempo después la hija del dueño del barco emprende la búsqueda de su padre, eso los lleva a una isla que esconde siniestras presencias ocultas. Fulci logra una de esas películas de no muertos que el tiempo les ha dado el status que se merecen, con escenas de culto logra posicionarla casi al mismo nivel que George Romero. Poner especial atención a la pelea del zombie contra un tiburón, inolvidable.

 

BLACK WATER (Andrew Traucki, David Nerlich, 2007)

ROGUE (Greg McLean, 2007)

La fascinación de los australianos por los cocodrilos los llevó a hacer el mismo año dos películas en que el temible animal acecha a unos turistas respectivamente, no hay mucha diferencia entre una y otra, pero ambas son efectivas, causan ansiedad, tensión y temor al tener que enfrentar a uno de estos monstruos y logran abrirse una brecha propia a la siempre relación con JAWS. Los efectos prácticos sumados a un decente cgi logran crear la criatura perfecta para tus pesadillas.

 

THE HOST (BONG JOON-HO, 2006)

El cineasta coreano no necesita crear tensión durante media hora, ir acabando con victimas durante el metraje y mostrar al final el monstruo, no, no lo considera necesario, así que determina soltar al engendro de una, en pleno día, a la vista de todos y logra hacer que funcione gracias al drama de una familia que pierde a su pequeña hija en las fauces de la bestia. Pero la niña sobrevive y logra comunicarse para que la salven y aquí empieza la unión familiar in crescendo para lograr por todos los medios recuperar a la peladita.

 

THE WOLFMAN (George Waggner,1941)

Obviamente cuando se habla de monstruos toca necesariamente remitirse a una lejana franquicia pero que el tiempo no ha dejado en el olvido, sino que más que nunca están vigentes (especialmente por los horribles remakes modernos), esa franquicia son los monstruos de la Universal que marcaron momentos icónicos en el cine de terror. Entre estos sobresale The Wolfman la cual, bajo una sombría atmosfera de bosques y pantanos nublados, una maldición gitana y una transformación a los más profundos y salvajes instintos animales y el desespero del protagonista al no poder controlar la carnicería venidera.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Bedub    


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*