5 Grandes decepciones del Cine de Terror

 

Muchas veces nos quejamos por la falta de originalidad en el terror partiendo de la creencia que ya lo hemos visto todo, sin embargo, en algunas contadas ocasiones se tiene como base una idea por lo menos atractiva pero que por diversas razones no termina de concretarse. Por eso les traigo las más grandes decepciones en el género del horror de los últimos años, haciendo hincapié que la desilusión fue gigante pues algunas de estas tenían el potencial de convertirse fácilmente en verdaderos clásicos.

 

Possum (Mathew Holness, 2018)

 

 

Un titiritero en franca decadencia decide retornar al sitio donde creció, su títere una macabra araña será testigo en primera línea de los traumas infantiles de su dueño que poco a poco lo irán transformando en un ser grotesco. Así con esa increíble premisa que tenía Possum creó un impresionante hype alrededor y confiabamos ciegamente en que se pudiera ver un nuevo clásico en el cine de horror ¿Qué pasó? Si bien su gran tráiler continuaba agrandando el impulso inicial de la premisa, el gran problema fue su desarrollo repetitivo que prácticamente contaba la resolución desde un principio y eso quitó de tajo la tensión que debía tener, siempre se mantuvo desde los mismos estándares, sin picos de emoción o de clímax y que finalmente nos dejó un gran sin sabor de lo que pudo ser y no fue.

 

 

 

Baskin (Can Evrenol, 2015)

 

 

Un grupo de policías es enviado a un sitio desolado por una llamada de auxilio, en el procedimiento se encuentran con un pasadizo que los llevará directamente al infierno ¡Qué más quieren de una idea, señores! Así de sencilla puede ser para captar la atención desenfrenada de los fanáticos del terror ¿Qué pasó?  La cinta si bien mantuvo el suspenso la primera media hora tuvo el gran problema de no dejarnos empatizar con los personajes, por tanto, en la medida en que estos morían y desaparecían francamente no importaban, y eso ¡Eso! Es uno de los más grandes errores en el cine de terror después más allá de la truculencia de las imágenes (lo cual se agradece) no aportó demasiado para su propia historia ni para el horror en general.

 

 

 

Censor (Prano Bailey-Bond, 2021)

 

 

Probablemente la mejor idea en el terror desde Martyrs (La gran película francesa de 2008) y que va así: La protagonista es una censora de películas de terror, su trabajo se basa en editar las escenas más sangrientas, escabrosas, retorcidas, etc… dentro de su percepción, en una de tantas escenas consideró que no era tan impactante una en particular y la dejó pasar, un asesino en serie empezó a matar de esta forma y las personas en la calle culparon a los censores en general.  Espectacular premisa ¿No? ¿Qué pasó? La idea de esta guerra que siempre se ha tenido entre que es peor la ficción o la realidad quedó de un lado cuando el desarrollo de la película se va por una subtrama mucho menos interesante sobre la hermana perdida de la protagonista y aunque intenta lidiar con la idea original de cintas de horror de bajo presupuesto simplemente no resulta y termina siendo la más grande decepción del cine de terror de los últimos años.

 

 

The Wailing (Na Hong-jin, 2016)

 

 

Un extraño visitante llega a las afueras del pueblo y desde el mismo instante de su aparición una sucesión de extrañas muertes empiezan a ocurrir, los aldeanos aterrados por la situación empiezan a creer que esto no es algo tan terrenal y que necesitan la ayuda espiritual para acabar con el problema. Tras una inquietante premisa, su desarrollo deja mucho que desear; el uso continuo de la oscuridad como medio casi generalizado para asustar logra un efecto contrario que lo único que consigue es desorientar al espectador y en muchas ocasiones no se logra ver lo que está sucediendo. Lección aprendida para un director que corrige sus errores siendo productor de la nueva gran obra de 2021 “The Medium”.

 

 

Amulet (Romola Garai, 2020)

 

 

Un soldado recién llegado de la guerra no tiene donde quedarse y le ofrecen una casa en mal estado para poder refugiarse, ella la habitan una madre e hija, en la medida que él se va sintiendo más cómodo una presencia siniestra empieza a hacer su aparición.  Tan simple como no tener opción donde vivir y tener que estar limitado a un confinamiento así es la claustrofóbica idea de Amulet, que en primera instancia suena bastante bien pero que en la medida que avanza el metraje no se decanta por un subgénero del terror, sino que comete la temeraria equivocación de involucrar muchos y este error de principiante termina sin dar un objetivo final a la trama y el espectador en realidad no sabe de qué asustarse o termina asustado de un guion incoherente.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Bedub    


1 Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*