5 Letales y Tiernos Héroes de Acción

¿Qué puedo decir? Existen demasiados momentos maravillosos en el cine como para elegir solo uno. Grandes películas las hay de todo género, y ciertamente mucha de la mencionada grandeza proviene de esos pequeños instantes que nos marcan de por vida.

En esta ocasión ofrezco mi muy personal selección de momentos favoritos en películas de acción, con la peculiaridad de que no se trata de las mejores secuencias de explosiones o las más violentas peleas, sino de los momentos más cool, emocionalmente hablando, de algunos de los más badasses del cine. Momentos en que se despojan de su condición de máquinas de destrucción o de intelecto y muestran su lado más humano. Héroes de variopintos rubros desplegando sentimientos como cualquiera de nosotros…pero sin perder lo cool.

 

1.- Bryan Mills se cansa de matar (Taken 2)

Liam-Neeson-in-Taken-2

En la segunda parte de la ya devaluada saga Taken, Liam Neeson repite su papel como el paranoico, socialmente torpe pero muy letal ex agente de la CIA Bryan Mills, quien luego de haber rescatado a su bella hija Kim ( la guapísima Maggie Grace) de unos locos tratantes de blancas, deberá lidiar con la venganza del padre de uno de aquellos despreciables maleantes.

Para liberarse a sí mismo y a su ex esposa Leonore (Famke Janssen dando el viejazo), Mills ejecutará su ya conocida y celebrada matanza. En la pelea final, se enfrentará a uno de los delincuentes en una curiosamente realista pelea a puños. Siendo el rival diestro en las artes marciales, ambos parecen ofrecerse tácitos respetos antes de golpearse hasta la muerte. Y Mills honra este respeto entre guerreros cerrando los ojos de su adversario justo antes de romperle el cuello.

No conforme con ello, brinda al padre de “Marko de Tropoja”, orquestador de esta venganza, la oportunidad de retirarse con vida, advirtiéndole que si sus demás hijos deseasen revancha por su muerte también a ellos les matara y ya se encuentra cansado de tanta muerte. Obviamente, el sujeto rechaza la oferta e intenta disparar a Bryan cuando este rinde su pistola, la cual estaba descargada. Antes de asesinarle, le arroja con desdén las balas que había descargado en secreto.

Coolness overload para deshacerse de cabrones hijos de su reputa madre…

 

2.- John Creasy pinta su obra maestra. (Man on Fire, Tony Scott, 2004)

Man-on-Fire-Dakota-Fanning-Denzel-Washington

En una de las mejores obras del malogrado director, injustamente subvalorado ante el empuje de su ya decadente hermano Ridley, Denzel Washington interpreta al muy atormentado John Creasy, ex militar perdido en el alcohol y perseguido por sus crímenes pasados. Sin otra cosa que hacer, acepta trabajar como guardaespaldas de la familia mexicano-estadounidense Ramos en una a Ciudad de México asolada por el secuestro, sin duda uno de los crímenes más inhumanos.

Resistente en un principio a aceptar la amistad de Pita, la hija del matrimonio Ramos (una mega cute Dakota Fanning), sucumbirá ante el encanto de la pequeña y desarrollará por ella gran afecto. Cuando la niña es secuestrada y aparentemente asesinada, se embarcará en una épica masacre para aniquilar uno a uno a los esbirros del “secuestrador profesional” conocido como “La Voz” ( un despreciable Roberto Sosa) y eventualmente exterminarle a él y a su familia. Poco importa que el mismo Creasy se encuentre convaleciente de sus heridas.

Llena de momentos cool, el mejor sin duda es este. Conversando con la sufrida madre de Pita (una Radha Mitchell muy guapa), cuando ella le pregunta como sobrellevará la pérdida de la niña, Creasy responde con una letanía para la posteridad:

“Lo que hago mejor: los asesinare…”

Cuando las inútiles autoridades mexicanas deciden dejar a Creasy hacer su trabajo, Paul, amigo de Creasy y quien le trajo a México, describe lo que sucederá.

“Todo hombre es artista. El arte de Creasy es la muerte, y está a punto de pintar su obra maestra”.

Coolness desbordante. Solo lamente que Creasy no hubiese aniquilado a Carmen Salinas

 

3.- Jason Bourne hace lo correcto. (The Bourne Supremacy. Paul Greengrass, 2004)

bourne-supremacy-2

Segunda parte de una trilogía (aunque hoy pentalogia) que re definió el mundo de los espías, privándoles de todo el glamour de James Bond (el nuevo y furibundo Bond debe mucho a Bourne, sin duda) y el humor fantasioso de Mission:Impossible. Coolness no le falta, sin embargo.

Luego de sus enésimas correrías para escapar de sus sempiternos perseguidores y reunir piezas de su borroso pasado, el amnésico asesino secreto de la CIA Jason Bourne (el mejor papel de Matt Damon, nomas) decide buscar un poco de redención. Entre plomazos, madrazos y locos flashbacks, Bourne se entera de que su primera misión como matón gubernamental consistió en reventar a cierto político ruso. Sin embargo, la esposa de su objetivo aparece inesperadamente y el eficiente asesino se ve forzado a matarla también, para posteriormente realizar un montaje que haría parecer que aquella mujer fue quien dio muerte a su esposo y más adelante se suicidó. Irena Neski, la pequeña hija de ambos, queda en la orfandad.

Pese a estar herido y aún perseguido, Bourne decide localizar a Irena, hoy una adolescente, para revelarle la verdad sobre la muerte de sus padres. La encuentra viviendo modestamente en uno de esos inmundos departamentillos herencia de la Rusia comunista, y le hace saber el verdadero destino de sus padres:

“Eso no le pasó a tus padres. Yo lo hice…los asesine”

Y se marcha pidiendo perdón, con la esperanza de haber cambiado algo de la realidad de la infeliz jovencita. ¿Se les ocurre algo más cool?

 

4.- Lisbeth Salander, después de todo, si tiene corazón. (Girl With The Dragon Tatoo, David Fincher, 2011).

tumblr_m92myndhOw1ret2o0o1_1280

Ya lo saben: el Síndrome de Asperger se volvió algo cool no hace mucho. Desde el insufrible Sheldon Cooper de The Big Bang Theory hasta el Sherlock Holmes de la celebrada serie actual, ser un genio incomprendido es lo de hoy. La celebrada serie de novelas y películas tuvo su no tan afortunada versión gringa, pero sinceramente está infravalorada.

Para el papel de la trastornada hacker Lisbeth Salander se eligió a la bella y angelical Rooney Mara, quien cumple dignamente con el papel de la sufrida genio de la informática que hará equipo con el investigador Mikael Blomvisk para dar con el paradero de la sobrina de un acaudalado empresario y de paso resolver una serie de feminicidios. En el proceso, la punketa pero sexosa Lisbeth no dudará en merendarse a un atolondrado Mikael (un muy anti-Bond Daniel Craig).

Todo indica que Salander no da un pepino por el mundo y menos se involucrará en esa pérdida de tiempo llamada “relaciones amorosas” y lo mismo se ejecuta hombres y mujeres por mero placer… No obstante, una vez cumplida su misión y habiéndose embolsado ingentes cantidades de dinero gracias a sus malas artes cibernéticas, sin discursos grandilocuentes ni cursilerías baratas adquiere un muy lujoso abrigo para Mikael, de quien se ha enamorado. Camino a entregarle el costoso presente, sufre gran decepción al verle feliz con su amante de toda la vida. Sin mostrar más signos de dolor que una mirada devastada, arroja la carísima chaqueta a un contenedor de basura y se aleja a toda velocidad en poderosa motocicleta.

Todos deberíamos reaccionar así al rechazo, estoy seguro.

 

5.- Batman siendo Batman (Trilogía Batman de Christopher Nolan).

NEtjQZF3tZt7xv_1_b

Del “Caballero de la Noche” se ha escrito hasta el cansancio. Que si es el mejor superhéroe de todos, que si debió quedarse en el irrisorio concepto sesentero, que si está bien o está mal que exista una “batifamilia” y blah, blah, blah… Lo único cierto es que el concepto de Batman, un justiciero vengativo que se vale de su inteligencia y tecnología a su disposición para atrapar delincuentes es incompatible con el universo fantasioso y a veces paródico de La Liga De La Justicia. Se trata de un humano atormentado pero que ha canalizado sus demonios internos para hacer el bien…con una sobredosis de Coolness.

La que es considerada hasta el moderno la mejor encarnación del héroe encapotado, la trilogía de Chistopher Nolan estelarizada por un excelente Christian Bale, esta matizada por un inusual realismo en el abordaje de un personaje de cómics pero al mismo tiempo llena de Coolness.

En Batman Begins, cuando se han esparcido rumores sobre la aparición de un vigilante enmascarado, Batman es visto por un niño pequeño, quien lamenta que sus amigos no le creerán que se ha topado cara a cara con el nuevo “superhéroe”. Sin dudarlo, Batman entrega sus altamente tecnólogos binoculares al niño para que sus “amiguitos” no lo “bulleen” por mentiroso.

En Dark Knight, la Coolness se multiplica cuando Batman, deseoso de no privar a Ciudad Gótica de un símbolo de esperanza, asume la responsabilidad de los crímenes cometidos por Dos Caras, el fiscal Harvey Dent (Aaron Eckhart) deformado y enloquecido gracias a las argucias de The Joker (un aterrador Heath Ledger). Su sacrifico lo volverá un fugitivo, ante la renuencia de James Gordon, conocedor de la verdad.

En Dark Knight Rises, al margen de la polémica sobre la calidad del filme, la badassery no mengua.  Sabiéndose fuera de forma, incapacitado y envejecido, sin haber superado la muerte de su amada y ahora un prófugo de la justicia, Batman decide volver para combatir la peor amenaza que ha enfrentado Gotham City. No se molesta siquiera en intentar limpiar su nombre. Pero lo mejor viene al final. No deseando para sí gloria alguna, hace a todos creer que murió al deshacerse de la bomba que aniquilaría a la ciudad. Una estatua se ha erigido en su honor pero él no estaría allí para verla. Sin dar aviso siquiera a su fiel mayordomo y amigo Alfred, viajará a Europa para iniciar una nueva vida al lado de Selina Kyle (la siempre bella Anne Hathaway), quien fue su aliada como Catwoman. Nada más cool que la modestia, en tanto no se presuma de ella.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Dr. Dark    

Médico de profesión y cinéfilo de corazón. Amante del buen cine y destructor del que no lo es.


6 comentarios

  • Yo agregaría a el final de John Wick. Matar o morir ya no tienen sentido hasta que el amor de la esposa perdida vuelve a tomar forma en el cachorro que rescata y lleva consigo. Un final redondito.

    Responder
    • Es una excelente aportación. A decir verdad, no incluimos a John Wick en este conteo pues francamente pareció demasiado estrés por un perro… No obstante, demuestra que hasta un asesino tan letal que es a quien “llamarías para matar a Baba Yaga” tiene su corazoncito. Muchas gracias por comentar!

      Responder
      • No fue solo el perro, el perro fue el detonante para liberar toda la frustracion y tensión a la que habia sido sometido por la perdida de su ser querido (pero si, si tiene su corazoncito).

        Saludos

        Responder
  • Te falto Edward Cullen, tu ídolo

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*