8 Películas sobre Asesinos Seriales que debes ver

Hace unas semanas estrenó en México Extremely Wicked, Shockingly Evil, and Vile película que narra la historia de Ted Bundy, asesino serial que durante la década de los 70’s horrorizó a la sociedad estadounidense por haber matado a más de 30 mujeres de una manera por de más violenta y cruel, además de ser uno de los casos más mediáticos (hasta ese momento) y el primero en ser televisado. Y a pesar de que podamos sentir repulsión, indignación y miedo cuando escuchamos sus crímenes, la película logra hacernos dudar de su culpabilidad incluso sabiendo el desenlace de su historia (Ted Bundy hacía el final de su condena, confesó y narró detalladamente sus crímenes en una serie de famosas grabaciones que pueden escucharse en la serie de Netflix “Las cintas de Ted Bundy“). Esas dudas que nos transmite la película radican justamente en la magnética personalidad del asesino (retratado convincentemente por Zac Efron) quien incluso logró tener sus “grupies” que lo seguían a donde quiera que fueran sus juicios. Pero, ¿porque las historias de este tipo de personajes causan tal fascinación? ¿porque nos sentimos atraídos ante sus relatos? Además de la de Bundy el cine nos ha mostrado muchas historias, ya sea basadas o inspiradas en hechos reales o no, sobre asesinos seriales con personalidades tan complejas y enigmáticas y en la mayoría de los casos tan bien representadas por sus intérpretes, que se han convertido en grandes obras. Aquí describimos algunas de ellas.

 

The silence of the lambs (Estados Unidos, 1991)

Película dirigida por Jonathan Demme, basada en la novela homónima de Thomas Harris, narra la historia de Clarice Starling (Jodie Foster), una detective del FBI quien se encuentra en plena formación y está dando seguimiento al caso de un asesino en serie llamado Buffalo Bill. Para esto recurre a Hannibal Lecter (Anthony Hopkins) un psiquiatra confinado en un psiquiátrico de Baltimore por crímenes de asesinato y canibalismo.  En el proceso surge una extraña relación y obsesión mutua entre ambos personajes que se vuelve en realidad el tema central de la película; a ambos actores aquella interpretación les valió el Oscar a Mejor actriz y Mejor actor respectivamente. Desafortunadamente el éxito que obtuvo esta cinta (fue galardonada como Mejor película aquel año), no se repitió años después con su secuela Hannibal (Ridley Scott, 2001) ni para su precuela Red Dragon (Brett Ratner, 2002). Y es que la mezcla del buen guion de Ted Tally (también ganó su Oscar a Mejor guion adaptado), así como la química entre Foster y Hopkins y su maestría histriónica, difícilmente se pudieron repetir.

 

Psycho (Estados Unidos, 1960).

Obra emblemática de Alfred Hitchcock, narra la historia de Norman Bates (interpretado convincentemente por Anthony Perkins), quien es el administrador de un motel, al que por eventos circunstanciales llega a hospedarse la secretaria Marion Crane (Janet Leigh) y quien se encuentra huyendo por un delito. Contiene además una de las escenas más famosas de la historia del cine. El personaje de Norman Bates está basado en el asesino serial y necrófilo Ed Gein, quien fuera el protagonista de un caso muy sonado en Wisconsin, EUA a finales de los 50´s por lo macabro y sádico de sus crímenes. La película obtuvo 4 nominaciones al Oscar en aquel año (incluido Mejor director para Hitchcock), y se ha mantenido posicionada como una de las mejores películas de toda la historia. En su momento de estreno recaudó poco más de 15 millones de dólares de aquella época, lo que la convirtió también en el mayor éxito comercial del director británico. Como dato curioso fue la primera vez que se filmó un escusado en una película.

 

Monster (Alemania-Estados Unidos, 2003)

La cinta que puso en el mapa a la ahora aclamada directora Patty Jenkins, fue un tanto polémica en su momento debido a que se le criticó el hecho de que minimizaba los asesinatos cometidos por Aileen Wuornos, una de las mayores asesinas seriales en la historia estadounidense, quien fue ejecutada en Florida en 2002. Y es que este personaje, que le valió con justa razón a Charlize Theron su primer Oscar al interpretarla en esta película, cometió una decena de asesinatos y es retratada en la película como víctima de sus propias circunstancias, ya que vemos aquí que asesina a su primer víctima en defensa propia. Incluso familiares de las víctimas y el propio juez que llevaba el caso de Wuornos, se negaron a participar alegando poco respeto por las víctimas y desapego a los hechos reales. Theron participó también como productora, y además del mencionado Oscar ganó el Golden Globe entre algunos otros premios. En general la película recibió críticas mixtas, siendo lo más destacado la interpretación de Theron. Participan también en ella Christina Ricci y Bruce Dern.

 

Zodiac (Estados Unidos, 2007)

El eje central de esta película se basa en la investigación que se realizó por más de dos décadas sobre el asesino del Zodiaco, caso que perturbó a la ciudad de San Francisco a finales de la década de los 60’s y principios de los 70’s, y el cual nunca fue del todo esclarecido. Esta investigación fue llevada a cabo obsesivamente en tres bandos paralelos por un dibujante, un policía y un periodista; quienes vivieron muy de cerca los brutales crímenes cometidos por este asesino. Y es justo con la narración de uno de estos asesinatos con la que abre esta cinta y te atrapa por completo desde el inicio. El guion de James Vanderbilt está basado a su vez en el libro de Robert Graysmith (personaje interpretado en la película por Jake Gyllenhaal), y es perfectamente ejecutado por la dirección de David Fincher. La película logra hacer sentir al espectador las emociones de los personajes situándolo en los hechos, y con un final abierto que deja la misma sensación que dejó el caso en su momento ya que nunca fue resuelto. Fincher navega magistralmente entre realidad y ficción ofreciendo una película algo oscura, pero sin duda entretenida en todo momento. Protagonizan la película también Robert Downey Jr. y Mark Ruffalo.

 

The Texas Chain Saw Massacre (Estados Unidos, 1974).

Esta película independiente de los 70’s, clasificada dentro del género de terror y censurada en algunos países en aquella época por su alto contenido de violencia gráfica, narra la travesía de un grupo de amigos que viajan hacia un cementerio de Texas, tras escuchar en la radio que la tumba del abuelo de algunos de ellos fue profanada. Al llegar ahí se dan cuenta que la tumba está intacta, sin embargo comienzan a vivir situaciones extrañas y se encaran con Leatherface (Gunnar Hansen), “líder” de un grupo de asesinos que practican el canibalismo. Esta película escrita y dirigida por Tobe Hooper, está inspirada también en el asesino serial Ed Gein de Wisconsin de los años 50’s. A pesar de ser una película de bajo presupuesto, logró una muy buena recaudación en su momento, además de que obtuvo buenas críticas en general, incluso llegando a ser considerada como una de las mejores películas de terror de la historia. Tuvo 4 secuelas y un remake, además de varias películas más dentro de la misma franquicia, pero ninguna volvió a ser elogiada por la crítica como lo fue en su momento ésta.

 

American Psycho (Estados Unidos, 2000).

La adaptación cinematográfica de la novela de Brett Easton Elli, es narrada por su protagonista Patrick Bateman (papel que le otorgó reconocimiento a Christian Bale) un yuppie desquiciado sumamente superficial, desapegado a cualquier lazo fraternal y víctima a su vez de la banalidad del Nueva York de los años 80´s. Como un alter ego, esconde a un asesino serial pero esta “personalidad” lo termina sobrepasando. Esta adaptación dirigida por la canadiense Mary Harron, ha ido ganando prestigio y fama, a pesar de que durante su estreno no fue tan bien recibida en taquilla; y más aún siendo comparada con la novela contra la cual es sin duda muy inferior. Es sobretodo una lectura de repaso que nos sugiere que no importa si Bateman es realmente un asesino o no, o si los crímenes ocurren en realidad o solo en su imaginación, aquí lo más grave y en lo que se enfoca la película es en que él si se lo cree completamente y a nadie le importa. Su principal crimen es entonces dejarse vencer por una sociedad banal y basada en la apariencia y la simulación. cuenta entre su reparto con Jared Leto, Justin Theroux, una muy joven Reese Whiterspoon y Chloë Sevigny, entre otros.

 

Se7en (Estados Unidos, 1995)

Uno de los giros de tuerca más impactantes del cine moderno, si es que fuera justo llamarle así al final de esta cinta; pero que sin duda nos dejó algo aturdidos después de verlo. Uno de los primeros largometrajes de David Fincher, quien vuelve a aparecer en el listado con esta cinta, nos narra la historia de dos detectives, uno a punto de retirarse, experimentado y maduro William Somerset (Morgan Freeman) y otro recién transferido y quien le es asignado a William, un joven y temperamental David Milles (Brad Pitt). Juntos comienzan a investigar una serie de asesinatos relacionados con los 7 pecados capitales, aunque este patrón lo van descubriendo poco a poco. Aunque al inicio no congenian ni se toleran demasiado, conforme avanza su investigación las pistas que van descubriendo los van uniendo hasta llegar juntos (y de que manera) al terrible desenlace. Durante su estreno la cinta fue un éxito ya que recaudó casi 10 veces más de lo que costó;  y es que Fincher sabe como crear atmósferas sombrías y oscuras, que te envuelven y hacen sentir el pesimismo de esta historia, que nos va conduciendo sola con su magnífica narrativa, hasta dejarnos en shock con ese tremendo final. Actúan también Gwyneth Palthrow y Kevin Spacey  quien tiene una fugaz pero intensa participación.

 

The house that Jack built (Dinamarca-Francia-Alemania, 2018)

Esta película fue presentada durante el Festival de cine de Cannes del año pasado y marcó el regreso de Lars von Trier, quien hasta hace no mucho era considerado “Persona non grata” en el festival francés. Y como suele ser costumbre con cualquier obra de este cineasta danés, no pasa inadvertida ni te deja indiferente. La trama de la película gira alrededor de cinco de los muchos asesinatos elegidos de forma aleatoria dentro de la trayectoria criminal de Jack (Matt Dillon), quien en primera persona los cuenta y nos muestran el inicio, auge y caída de un psicópata magistral obsesionado con su gran obra maestra: una casa hecha del material que compone sus más macabros sueños. Y decimos que es magistral, porque los comete con una impunidad aterradora en los Estados Unidos de los 70’s. La violencia con que se muestran las acciones de este obsesivo y perverso asesino, se vuelve por momentos hasta nauseabunda, pero el cinismo habitual del director hace que derive en algunos pasajes incluso en humor negro. En alguna secuencia impresiona también su manera de abordar la misoginia. Esta obra presenta una dualidad entre maravillosa y repulsiva siendo quizá la más agresiva del autor hacia el espectador. Actúa en ella también el actor Bruno Ganz como una especie de conciencia del protagonista.

 

Inspirados en hechos reales o no, sabemos que hay muchas más, y que la mente humana es tan compleja y misteriosa que habrá material de sobra para narrar muchas más en el futuro. ¿Cuáles otras crees que tendrían que estar en esta lista?

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Clementine   @@lupistruphis  

Escéptica ante todo, pero con una gran curiosidad. Amante del café y del aroma a libros viejos. Nostálgica e idealista sin remedio. Alguna vez de niña me llevaron al cine, y siempre vuelvo a él porque siempre me salva.


1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*