9 Personajes sin sentimientos del cine para celebrar a Bedub

Cuenta la leyenda que en una tarde de verano poco usual, en la que el sol se había ocultado temprano, una fría ráfaga de viento comenzó su recorrido por toda la parte sur del continente Americano y se dispersó hasta llegar a la capital de Colombia, la bella Bogotá. Pero eso no fue todo lo raro, se dice que un eclipse solar en el que no solo la Luna bloqueaba el sol, sino el planeta Saturno, se llevó a cabo y así en esa inusual tarde de un verano que muchos quisieran olvidar nació un ente cuya misión sería traer el terror no a la humanidad, sino a Hollywood.

A estas alturas adivinarán que ese personaje es nada más y nada menos que nuestro querido y tremendo Bedub, quien a pesar de tener cero empatía con la mayoría de las causas humanas es una persona brutalmente honesta, lo cual es digno de respeto en esta actualidad donde lo políticamente correcto y la hipocresía abundan en cada rincón.

Bedub head BANNER (1)

Bedub llegó a Cinescopia siguiendo un paso poco común ya que primero fue uno de nuestros lectores más asiduos y hasta dio la idea para crear la pesadilla de todo autor, las recomendaciones mensuales, aparte de habernos dado guerra señalando cosas que a nosotros se nos pasaban de largo o simplemente buscaba meternos en apuros.

Lo que es una realidad es que este colombiano anti Hollywood vino a quedar como anillo al dedo y se ha vuelto no solo parte esencial de blog no solo por su amor al cine de autor y su amplio conocimiento en el género de terror/horror, sino que también se ha vuelto parte de la familia Cinescopia y a lo largo de esta año ha demostrado que es más ser humano de lo que aparenta; es fanático de fútbol (cosa que va con la mayoría del blog) y lo más raro es que al igual que su servilleta es un seguidor fiel de la UFC y las artes marciales mixtas, entre otras cosas.

Bedub head (1)

Por eso el día de hoy festejamos al más bacano y tenaz del blog, quien ya se amañó a nuestro dialecto mexicano, con la esperanza de que su corazón emita un latido y note que si le guardamos algo de estima.

¡Muchas felicidades Bedub! Nos trae un buen tinto de su terruño cuando venga a felicitarnos

 

Dangerous Liaisons (Stephen Frears, 1988)

Mrs. Punisher

 tumblr_mgetst3kVW1qimi3zo1_500

Bendito misterio precursor de la curiosidad, no hay más poderoso motor para la humanidad que el morbo, Einstein no sabe de lo que habla cuando se refiere a la fuerza de voluntad. El chisme, el cotilleo, la intriga,  la habladuría, la incertidumbre, han dado pie a las más grandes investigaciones. Don Bedub tiene muchas cualidades, pero sin pensarlo,  esa de dejarnos con la duda es lo que le sale mejor.

Su exquisito gusto por el cine y la dureza con que condena los bodrios cinematográficos (99% de la producción cinematográfica mundial), nos han dado una muestra de lo tirano que puede ser con todo aquello que ofenda  la cartelera. Sin embargo, me rehúso a creer que sea un ser sin sentimientos, al contrario, Bedub es tan sentimental que se tiene que esconder detrás de esa cortina de acero, reforzada con hormigón y tres metros de espesor de concreto de alta densidad que utiliza para que no hieran sus sentimientos; porque la verdad es que debajo de su almohada también tiene una pijama de Minions como yo.

Famosos personajes sin sentimientos hay muchos, para la ocasión escogí a uno de esos hijos de la mala madre, que le encanta utilizar a las mujeres sin sentir siquiera poquita comezón. El Vizconde de Valmont, personaje de la novela epistolar, “Dangerous Liaisons” de Choderlos de Laclos (1782), llevado al cine en 1988 por Stephen Frears (The Queen) y protagonizado por John Malkovich.

Francia, siglo XVIII. La perversa y fascinante Marquesa de Merteuil (Glenn Close) planea vengarse de su último amante con la ayuda de su viejo amigo el Vizconde de Valmont (John Malkovich), un seductor tan amoral y depravado como ella. Una virtuosa mujer, Madame de Tourvel (Michelle Pfeiffer), se verá involucrada en las insidiosas maquinaciones de la marquesa.

No quiero ni hablar de la película por temor a despertar la ira del festejado, porque no sé si le gustó o no, así que mejor ni le muevo mucho, sólo diré que la adaptación es muy buena y que es una de esas películas que no se olvidan fácilmente, en donde da gusto ver tanto rostro famoso tan joven.

Valmont, seductor, libertino sin escrúpulos, de finas letras que convencen y seducen.  Amoral, tirano despiadado que enamora con negras intenciones; pero que en el fondo, muy en el fondo, allá hasta abajo, a más de 2.5 millones de metros de profundidad,  donde el abismo no se ha comenzado a formar, por los confines del inframundo,  esconde un corazón forrado en peluche rosa que se enamora y sufre como el del honorable señor Bedub. ¡Feliz cumpleaños mi estimado! Ya seque esas lágrimas que lo pueden ver.

 

El laberinto del fauno (Guillermo Del Toro, 2006)

Cat Movie Lee

 tumblr_lj108oscK41qi3n3go1_500

El Capital Vidal en El laberinto del fauno, es uno de los personajes más memorables de la historia del cine en la lengua de Cervantes, un auténtico hijo de puta, un personaje que engloba la crueldad y la frialdad; tirano, atemorizante, mamón, insensible y otro puño de adjetivos despectivos no son suficientes para lograr definir a este capitán con tintes evidentemente fascistas y que tan bien interpretó Sergi López en esta cinta del 2006, bajo la dirección de mi pariente Guillermo Del Toro.

Su regia personalidad, su autoritarismo y ese anteponer sus necesidades, creencias y oscuros placeres por encima de los demás, lo hacen especialmente irritable; vamos, que uno al verlo, le sobran ganas de poder traspasar la pantalla y darle un par de hostias como mínimo.

Por un lado, dentro de la trama es él el auténtico monstruo, una criatura infernal, él y no los increíbles seres con los que Ofelia, (hijastra del capitán) se encuentra en un mundo fantástico. Es él el enemigo a vencer, la representación del mal al que debe enfrentarse si es que quiere volver a su mundo para reinarlo con justicia y sabiduría; Por otro, es la encarnación de lo que el franquismo hizo con los republicanos en la trágica y oscura Guerra Civil. Toda una metáfora que mezcla mitología y política que desgraciadamente sigue valiendo como contemporánea.

Y bueno, sí, es usted frío, busca pleitos y amarra- navajas, pero sépalo bien querido Bedub, sin usted, este blog de locos no sería igual. Siga siendo tan cabrón como a usted le dé la gana que igual lo vamos a seguir estimando. Qué rico que cumpla años, disfrútelo 🙂

 

Lolita (Stanley Kubrick, 1962)

Kim Tobias

15378815

Fría y calculadora, tal vez con uno que otro sentimiento muy oculto que logra asomarse dentro de lo más profundo, lista y hermosa, de esto último no muy segura pero si Bedub hubiese nacido chica probablemente se parecería a Lolita o al menos encontraría en ella a su BF for life. ¿Pruebas? Ambos muestran poco interés por las conmociones ajenas, no que no las tengan pero de alguna manera siempre parecen nulas pues su actitud es inexpresiva… Bueno, eso solo a simple vista pues nuestro querido autor no le gusta ser el centro de atención y siempre termina siendo un misterio.

Por supuesto que ya ha visto esta “casi” clásica historia adaptada a cine por el gran Kubrick, pero qué tal visto desde una nueva perspectiva imaginando su alter ego femenino… No me malentiendan, no estoy diciendo que el buen Bedub busque sea un total insensible o busque aprovecharse de la gente para su beneficio, sino lo que este personaje representa fuera de su contexto sexual (no quiero imágenes en mi cabeza): una persona con pocos sentimentalismo, que aunque audaz, detrás de todo eso se puede reconocer que incluso cree en el amor… Awww ?

¡En fin! La identidad de Bedub es un enigma que esperamos conocer pronto cuando venga a México. Pero por lo pronto podemos seguir imaginándolo como el personaje que nos dé la gana para no aburrirnos y festejar su cumpleaños de esta manera. ¡Feliz cumpleaños, Bedub! Te mando un abrazo que yo sé que recibirás con mucho cariño ????.

 

The Terminator (James Cameron, 1984)

Chikilla

arnold-terminator-sunglasses

Hombre de pocas palabras, pero una vez dichas, se vuelven letales. Así es él. No demuestra tener sentimientos, aparentemente es frío, recio y muy duro pero efectivo, es letal al desempeñar su labor y como no guarda vínculos con animal o persona alguna, agarra parejo al momento de eliminar. Su nombre es: T-800, el exterminador (Arnold Schwarzenegger).

1984 y James Cameron nos sorprendía con una de las mejores películas de ciencia ficción de la historia. El exterminador era un ciborg venido del futuro en el año 2029 cuya misión era matar a la madre del líder de la futura resistencia humana en contra de la guerra contra las máquinas, esta resistencia era liderada por John Connor, la labor de ciborg era acabar con la posibilidad de que Connor naciera en un futuro, para eso, tenía que asesinar a la madre de Connor  (Sara, una jovencísima Linda Hamilton) antes de que este fuese concebido.

Pero la resistencia humana también envió un soldado para proteger a Sara, ese soldado era nada más y nada menos que  Kyle Reese (Michael Beihn), quien a la postre se convertiría en el padre del líder de la resistencia: John Connor.

Sin embargo el ciborg T-800 no cesará en buscar a cuanta Sara Connor se cruce por su camino, y acabar con ella no importa cuán remota sea la posibilidad de que logre concebir al líder.

Así es nuestro Bedub quien el día de hoy está cumpliendo años. De palabras llanas, sin demostrar emoción alguna más que para los directores que lo merezcan y las películas que lo asombran, este hombre no pierde tiempo en hacerle ver a cualquiera el escaso o nulo conocimiento de cine que posee, y el tacto y la sutileza no son su fuerte, así como del T-800 tampoco.

Olvídese de llegar a un acuerdo con él, es como hablar con una máquina, usted puede ponerse de acuerdo más rápidamente con Siri que con Bedub, el hombre parece estar programado para acabar con cualquier aseveración o conocimiento que crea tener sobre el séptimo arte, y eso muy posiblemente, sea lo único que disfrute.

Muchos piensan que el amigo Bedub salió de la Skynet junto al T-800, solo que el 800 tenía una misión específica y para cumplirla no le fue difícil matar a cuanta persona que pareciera ser un riesgo latente de completación.

James Cameron en 1984 instituyó un nuevo género y los ciborgs comenzaron a apoderarse de las  pantallas de cine. Esto era ciencia ficción y no terror, aunque el Exterminador bien podía causarnos el terror que el mismo Michael Meyers nos causaba cada Halloween, pero el Exterminador venía preparado para ofrecer pelea y Kyle Reese tendría que hacer lo imposible por vencer al ser que amenazaba con acabar con una familia que para él era inexistente.

Toda una Joya del cine de ciencia ficción y uno de los mejores y más honestos logros del señor Cameron. Don Bedub, que tenga un excelente cumpleaños el día de hoy, que sus deseos de una buena y decente cartelera cinematográfica se le cumplan y que Cinescopia siga gozando de la inexistente sutileza de su pluma, misma que le ha ganado cantidades de adeptos con los que bien podría lograr  La Revolución.

 

Constantine (Francis Lawrence, 2005)

Dr. Dark

tumblr_mkp1aywkno1rbxpqeo1_500

Lo confieso: alguna vez quise ser como John Constantine, especialmente porque por aquellos días, algunos meses luego de ver la película (y que disfrute mucho) tuve la ocasión de atender a una mujer portadora de esquizofrenia sufriendo un brote de psicosis y cuyo delirio en ese momento era estar poseída por un demonio. Tan mal cariz tomo la agitación de aquella pobre mujer que varias enfermeras gritaron atemorizadas pues parecía que estábamos ante el Anticristo. Y así, antes de aplicar el fármaco correspondiente, dije a mis adentros “I am Doctor Dark…asshole!”…

Tremenda falta de seriedad pero denme chance, era pasante apenas. No obstante, más adelante abandone mi pretencioso deseo de ser como el personaje pues la verdad no soy tan “cool”, y es que Costantine, interpretado más que adecuadamente por el cara-palo Keanu Revees, es el epítome del cínico insensible: Buscando evitar su condenación eterna en el Infierno, este experto en las artes ocultas y la demonología lucha en contra de amenazas sobrenaturales, pateando traseros de diablos traviesos sin soltar su cigarro y apenas despeinarse.

Ciertamente se aleja del desparpajado y complejo personaje del cómic original, pero sin duda lleva el término “cool” al paroxismo, al ser capaz de mantener su actitud relajada y sarcástica aún en presencia del mismísimo Lucifer. Vaya, que no muestra un ápice de sensibilidad ni con los ojos primorosos de Rachel Weizs. Siendo así, creo que usted, estimado Bedub, es mucho mejor candidato para ser como Constantine. Mil felicidades y siga sin tentarse el corazón para destruir a quien lo merezca…

 

Prometheus (Ridley Scott, 2012)

Arquicruz

giphy

The trick, William Potter, is not minding that it hurts.

Y ese es el mayor truco de nuestro imperturbable crítico de cine, experto en el ahora acaecido género del Terror y nuestro contracto con las tierras sureñas libres de la influencia yanqui a la que nosotros estamos expuestos.

Es por eso que escojo al único personaje de esta cinta cuyo único horror era ver como la demencia se apoderaba del antes celebrado director Ridley Scott; me refiero al sintetizoide conocido David, excelsamente interpretado por Michael Fassbender y es que en esta mala precuela (o lo que sea que Scott estaba pensando que hacía dentro del universo de alien) sólo este personaje es el que sabe o tiene una idea clara de su misión entre tanta incoherencia.

Así vemos al tremendo David estudiando la misión y no solo eso, sino al resto del equipo, situación que se presenta en nuestro blog más veces de las que nos gustaría, así el tremendo Bedub primero nos estudió de lejos como lector y ahora que ha infiltrado en nuestras filas, usa ese conocimiento a su ventaja.

Pero que va, si el Bedub es bacano, solo tiene un humor un poco más oscuro que el resto de los seres vivos y desde su llegada nos ha contagiado por su buen gusto en el cine y hemos aprendido del género de horror gracias a él (En especial yo, esa de Suspiria es muy buena)

No me queda otra más que desearle un feliz cumpleaños y me hubiera gustado ver su rostro cuando vio su retrato improvisado al darse cuenta que a pesar de todos sus intentos logré averiguar su apariencia.

¡Felicidades!

 

Ravenous (Antonia Bird, 1999)

Mr. Wolf

3124743a67c415a17469e289a519305f

La simple y directa definición de ravenous, según el diccionario Merriam-Webster es “muy hambriento”. Pues bien, así veo yo a uno de nuestros editores más controvertidos, con un apetito voraz y siempre buscando la confrontación. Piensa que el cine que él ve es el único válido y que las demás opciones que tú le expongas, son basura y te las rebatirá hasta el hartazgo y la desidia. El no compra, sólo vende. Es un mercader sin escrúpulos. Pero, en definitiva no es mal tipo, aunque para ser sinceros, a mí me costó agarrarle la onda al principio. Después ya me di cuenta que me estaba enfrentando a un troll. Y, hoy por hoy, hasta me hace gracia su peculiar manera de ver el mundo y, en este caso, el cine, que es lo que nos une en este espacio. Estimado Bedub, feliz cumpleaños! Y a ver cuando se digna a venir a una reunión de Cinescopia para conocernos en persona. Que usted lo celebre viendo una película sueca, dirigida por un japonés y con subtítulos en iraní. Un abrazo (pero tampoco se emocione, eh?)

“Ravenous” es una cinta dirigida por la ya fallecida Antonia Bird. Entre su reparto principal nos encontramos con Robert Carlyle, David Arquette y Guy Pearce.  Se trata de un escalofriante relato que transcurre en Sierra Nevada (California) a mediados del siglo XIX. El capitán John Boyd (Guy Pearce) después de haber cometido graves errores durante la guerra entre EEUU y México, es condenado al exilio. Allí vivirá en una ruinosa y apartada fortificación. Es recibido por un peculiar grupo de militares que convivirán con él, hacinados en el fuerte, hasta que aparece un personaje que de Colquhoun, en una excelsa interpretación de Robert Carlyle. El recién llegado es un hombre insidioso, que les empieza a contar, ante el estupor de los que viven con el capitán, la horrenda experiencia que venía de vivir cuando su expedición quedó atrapada por la nieve. Refugiados en una cueva y sin comida, enloquecieron y se empezaron a comer los unos a los otros, hasta que Colquhoun decidió escapar de allí antes de comerse a sí mismo. La película analiza un antiguo mito indio (wendigo) de los algonquinos, uno de los grupos amerindios más numeroso y extendido de Norteamérica. Dicho mito habla de una criatura mitológica, mitad bestia, mitad humano que está relacionado con el canibalismo, un tema tabú entre los pueblos amerindios. El síndrome de wendigo se caracteriza por el intenso deseo de comer carne humana y el que lo sufre le roba la fuerza y el espíritu al que es devorado. Damon Albarn (Blur) y Michael Nyman firman los títulos musicales de una soberbia banda sonora original y, sin duda, una de mis películas favoritas.

 

Watchmen (Zack Snyder, 2009)

Ed Sunderland

tumblr_mdt88lFgKZ1qa6z6mo1_500

Un personaje frío y sin sentimientos en honor al Bedub, pues qué más honor que el mismísimo Dios, o bueno, el hombre hecho Dios, me refiero por supuesto al Dr. Manhattan de la película Watchmen.
Desafortunadamente, el personaje se queda como un concepto interesante separado de la película, la cual más enfocada en la demostración visual que en la adaptación cinematográfica, opta por despliegues de virtuosidad y pretensión para mostrar a éste personaje y prácticamente a cualquier otro dentro de la película. Alan Moore buscaba más una manera de encoger el conflicto de la guerra fría, exponer las banalidades de nuestro comportamiento incluso a gran escala por medio de un personaje que no manifiesta ninguna conexión física, emocional o espiritual con los humanos. Snyder desafortunadamente se queda corto, y ésta elección no es más que una joda al Bedub, el cual tiene una de las concepciones sobre lo que una película debería ser con la que más estoy de acuerdo de todos los autores de éste blog.

The Addams Family & Addams Family Values (Barry Sonnenfeld, 1991 y 1993)

El Fett

and-burn-your-village-to-the-ground

Por lo que se de Bedub, su nulidad emocional y empática no se debe a una capa psicológica regida por el conductismo, traumas o antecedentes de extraños comportamientos, sino a sus viajes por el Amazonas donde constantemente practica misteriosos experimentos encefálicos con yanquis, los cuales lo han llevado a un plano existencial de otro pinche nivel en su afán de crear una raza superior que domine el mundo después de haber convertido en zombies melolengos a los líderes de la comunicación cinematográfica tales como Cameron, Scott (¿Se acuerdan de Tony? el se suicidio después de los experimentos), Raimi, Boyle y muchos, muchos apellidos más que han pasado por la camilla del Dr. Bedub Moreau. El plan ya ha arrancado, Colombia ya figura en el cine y en el futbol, se acaba de terminar la guerra (¿Ustedes creen que eso y su cumpleaños es casualidad? ¡No lo creo!) y se ha apropiado de Cinecopia con su humor negro y comentarios duros haciendo enojar a Punisher, Dark, Arquicruz y Mr. Wolf en más de una ocasión.

Ya en serio, Bedub siempre ha sido un misterio, pero por lo que conozco de él puedo asegurar que es una persona crítica, con conocimiento, aventurera, dedicada, profesional y que además forma parte con su videoteca anti yanqui de cine de esta familia proveyendo ese toque de “ser cabrón” que lo identifica y que se le aprecia.

La película que se le recomienda en esta ocasión mi estimado es una función doble, una comedia absurdamente exquisita que ha sido mi deleite humorístico durante años y que al verla de nuevo en los últimos años me recuerda a usted mediante cierto personaje, la de aquella niña cabrona llamada Wednesday Addams sin ningún maldito ápice de registro emociona o empatía hacia la humanidad. Por supuesto que usted es solo así con el cine (Ajá, si…) y ha dejado ver su corazoncito últimamente, pero no puedo dejar de imaginarme que el día que se me haga conocerlo y brindar con unos buenos tequilas, su expresión será más o menos así como la escuincle interpretada por la ahora hermosa Christina Ricci.

Feliz cumpleaños estimado y ojalá pronto se dé una vuelta por México para estrecharle la mano y darle las gracias por sus aportaciones y confianza

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*