¡A ordenar! Con Marie Kondo: Nada que una madre mexicana no nos haya enseñado con una chancla

Hace como un mes estaba navegando en twitter, ahí donde todos los temas se tratan, y me llamó la atención que mencionaban a una tal Marie Kondo y su nueva serie en Netflix, y como buena curiosa que soy, busqué la serie y empecé a verla.

La serie consta de seis capítulos de aproximadamente 40 minutos, así que no dudé en darle play al primero. Marie Kondo es japonesa con una voz muy dulce, el cabello perfectamente cortado, vestida impecablemente con faldas a media pierna y blusas muy sencillas. No lleva joyería y usa zapatos tipo ballerina.

Desde su atuendo te das cuenta de que es una mujer de aspecto “minimalista”. Habla muy poco inglés, por lo tanto va con una intérprete. Llega a la casa de una familia pequeña, mamá- papá-bebé, que tienen todo desordenado. Marie Kondo los abraza con mucho cariño y ellos la reciben igual. Empiezan hablar de los problemas que tienen a la hora de ordenar la casa y deciden poner fin a eso por medio del método KonMari, pero antes, nuestra Marie tiene que presentarse a la casa que va a ordenar, así que se arrodilla, cierra los ojos y hace una oración en silencio. En este punto los dueños de la casa empiezan a llorar ¿por qué? No sé. Tal vez hay algo que no se alcanza a percibir desde el otro lado de pantalla de televisión. En fin. Van a los closets y Marie Kondo les dice que hay que sacar toda la ropa y hacer una pila sobre la cama.

Debo confesar que ahí entre en un estado de ansiedad; recordé como, en mi adolescencia, mi mamá nos sacaba toda la ropa del closet y decía “¡De aquí no salen hasta que esté todo perfectamente acomodado!”. Marie Kondo, a diferencia de mi mamá, les dice con toda dulzura, que hay que seleccionar pieza por pieza, abrazarla y si “les provoca alegría” quedarse con ella, si no, darles las gracias por su servicio y sacarlas del closet para donarla o hacer algo con ella. Otro ataque de ansiedad, la última vez que hice eso, estuve muy enojada porque tuve que regalar cinco pares de pantalones que no me cerraban ¿como les iba a dar las gracias si los muy desgraciados se encogieron? Igual me pasó con dos vestidos que hace un año se me veían muy lindos y ahora me aprietan, claro que me “provocaban alegría” ¡pero ya no se me ven bien! Ahora me provocan frustración, enojo y ganas de ir por cinco tacos al pastor para aliviar mis penas.

El sistema de orden de Marie Kondo es por categoría, no por ubicación…. ¿como? No entendí. Bueno, pues todo lo va doblando de una manera que entran 5 pantalones de mezclilla en una caja de zapatos. ¡wow! Puse pausa y fui corriendo a mi closet a tratar de hacer lo mismo. Primer problema. No tengo cajas de ningún tipo disponibles, además de que no es necesario, después de la limpia de los pantalones, tengo suficiente espacio para que sigan colgados. El sistema que ella propone es acomodar todo en cajas de muchos tamaños ¿a eso se referirá con la categoría? ¿cada caja es una categoría?  Regresé a la tele y nuestra Marie Kondo seguía doblando ropa y entre su vocecita dulzona, el estrés antes sufrido y lo lento del capítulo me quedé profundamente dormida.

Desperté tres capítulos después y Marie Kondo seguía dando indicaciones de cómo doblar y agradecerle a la ropa por sus servicio; la gente, que cada capítulo es diferente, pero “igual de desordenada” (diría mi madre) con fe ciega creen que todos sus problemas se van a arreglar acomodando el closet. La señorita Kondo predica que la alegría se logra acomodando la casa y viviendo en un ambiente de extremo orden. Si esto fuera verdad, mi vida seria otra y me hubiera ahorrado seis años de terapia.

Definitivamente no es una serie para mi, no es entretenida, no me dio ninguna nueva idea, bueno, tal vez algunas nuevas formas de doblar la ropa para meterla en maletas.

Si Ud. no tuvo una madre estricta con la limpieza y orden en la casa, pues tal vez le pueda interesar ver esta serie, pero si es de las que no se puede dormir pensando que dejó un vaso sucio en el fregadero, como su servidora, busque otras series mas entretenidas e instructivas.

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*