A Star Is Born: Cuando vale la pena repetir la historia

Tal parece que esta película se repetirá una y otra vez, pero ¿quién lleva la cuenta? Bueno, la verdad es que hay muchos que llevan la cuenta, sin embargo, cuando se tienen historias de amor de este tamaño, acompañadas de música maravillosa, grandes voces y buenas actuaciones, pues que la repitan las veces que quieran.

Con detalles más, detalles menos, en estos días se estrena en México A Star Is Born (Nace una estrella). La cinta trata sobre Jackson Maine (Bradley Cooper), un músico country con dificultades en su carrera, un día descubre a una talentosa cantante llamada Ally (Lady Gaga) y trata de mostrar su talento al mundo. Conforme ella asciende en su carrera, él se va autodestruyendo.

A Star Is Born ya contó con el talento de Fredric March y Janet Gaynor en 1937; James Mason y Judy Garland  en 1954; y Kris Kristofferson y Barbra Streisand en 1976, que será quizá la versión de la que más nos acordamos, al menos los jovencitos de cuarenta años, y esto incluye también al director, porque es a la versión a la que más se parece. Para las nuevas generaciones ésta será una primera vez, y no creo que salgan decepcionados, a pesar de la inexperiencia de los protagonistas en la dirección y la actuación, hablando de Cooper y Gaga respectivamente.

Cooper quedó al frente del proyecto después de que Clint Eastwood lo abandonara. El reto a superar fue muy difícil, sin embargo, a esta historia siempre le ha ido bien con los premios y nominaciones; no creo que la versión 2018 sea la excepción. El peso de Gaga en el lado musical se nota, las canciones son originales y algunas las escribieron entre los dos. El hecho de que las escenas se grabaron con voces en vivo, le sirvió de mucho para reforzar su actuación.

Para el director novato lo más difícil sería su propia actuación, porque entre la dirección, el guion, escribir canciones y cantar ya tenía bastante. Se hizo acompañar de un gran elenco, entre ellos Sam Elliott, quien hace un papel extraordinario como su hermano y Andrew Dice Clay que nos llega por el lado de la nostalgia.

Nace una estrella vale la pena el precio del boleto. A través de ella se dará cuenta de que Bradley Cooper no es sólo una cara bonita, sino que tiene muchos talentos. Lady Gaga, por su parte, demuestra que no necesita de disfraces extravagantes para llamar la atención, su poderosa voz es suficiente para ello.

 

Etiquetas:  


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*