Abre los ojos vs Vanilla Sky: La pionera realidad virtual

Como sabrán, en el versus de esta semana se disputa el cine europeo, contra los remakes gringos. En este caso las películas a discutir son “Abre los ojos” (1997) del director Alejandro Amenábar, con producción de España, Italia y Francia, contra Vanilla Sky (2001), de Cameron Crowe.

En resumen, la película trata de un joven guapo y rico (Eduardo Noriega en la primera, Tom Cruise en la segunda) que disfruta de ligarse a muchas mujeres, pero que con ninguna se compromete; un día conoce a Sofía (Penélope Cruz, en ambas), la acompañante de su mejor amigo (Fele Martínez y Jason Lee, respectivamente). Una de sus amantes (Najwa Nimri, contra Cameron Díaz), en un ataque de celos provoca un accidente en el que muere, y el protagonista queda con media cara deforme. A partir de ahí, viene lo interesante…

Bueno, no contaré más para no arruinarles la historia a quienes no la han visto.

Lo bueno

Lo que nos atañe, para empezar, es la seriedad con la que Alejandro Amenábar narra la historia (que él mismo, junto con Mateo Gil, escribió). La intriga que mantiene, se mueve entre la confusión de personajes, los engañosos desórdenes de tiempo y una mezcla de realidad y sueño sin fronteras aparentes. La atmósfera inquietante se logra con un ingenioso juego de luz, oscuridad y misterio, provocando pensamientos y transmitiendo gran cantidad de emociones sin ninguna mayor pretensión. Así, la cinta invita a la reflexión acerca de la presión social por tener una apariencia física que vaya de acuerdo con los estándares de belleza establecidos, y cuánto seríamos capaces de pagar por cambiar nuestra vida o por mantenerla como es.

No sólo en el aspecto visual es asertivo Amenábar sino también en lo auditivo, provocando con la original banda sonora (compuesta por él, también) que nos adentremos en el envolvente suspenso a lo largo del metraje.

Lo malo

Cameron Crowe quiso conservar fielmente la historia de Amenábar, pero se deshizo de toda la intriga y misterio de la película original, para centrarse en la influencia de la cultura pop en nuestra vida. Esto se ve reflejado directamente en la música, que parece salida de una recopilación de “los éxitos del momento”, que nada tiene que ver con un thriller. Además, las mejores escenas de la cinta original las desecha y se crea las propias muy al estilo hollywoodense. Por ejemplo, en “Abre los ojos”, destaca la escena donde Sofía y César (Noriega) están haciendo el amor y ella se queda inmóvil, como un mimo, pidiéndole a su amante que le inserte una moneda para moverse. Es de las escenas más tiernas de la película; en cambio, en Vanilla Sky no existe.

Otro ejemplo es cuando César se queda parado en el parque viendo a Sofía en su trabajo de mimo, y la mira inmóvil hasta que la lluvia comienza a despintar su cara. Al ser en el metraje americano el personaje de Sofía una bailarina clásica en vez de un mimo, la escena también brilla por su ausencia. En cambio tiene unas escenas de relleno, las relacionadas al trabajo del protagonista, cosa que se antoja innecesaria para el desarrollo de la historia.

Lo feo

Es increíble que la industria cinematográfica hollywoodense tenga la necesidad de recrear cintas tan memorables como “Abre los ojos”, con su séquito de actores famosos que sobresalen por la polémica de los medios (para la promoción de Vanilla Sky, se utilizó el romance que hubo entre Cruise y Cruz), más que por sus brillantes interpretaciones. Qué tristeza que no se reconozcan cintas que merecen la pena ver, y que en cambio sea tan conocido este remake que poco aporta a la compleja historia original. Lo feo también es que Penélope Cruz haya sido partícipe de semejante error, siendo que en la primera cinta consiguió una de sus interpretaciones mejor logradas.  En conclusión, recomiendo ampliamente que vean y apoyen el cine original, y eviten esos remakes que no sirven para nada.

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


5 comentarios

  • Emmanuel Amezcua marzo 2, 2011 @ 4:30 pm

    Y en donde esta la temática LGBT en esta pelicula?? no que ese era tu objetivo de este blog ps??

    Responder
  • Es cierto que mi misión en este blog es escribir sobre cine diferente, pero no solo el de temática LGBT. Te invito a leer mi primer post, donde dejo esto claro. https://cinescopia.com/cine-alternativo/2011/02/

    Responder
  • A propósito de las escenas de Sofía que se eliminaron en Vanilla Sky, me parece que el tratamiento del personaje resulta tan diferente que es una de las principales fracturas en la historia. El personaje de Penélope Cruz en la versión estadounidense resulta mucho más afectado, además de que las escenas mencionadas funcionan como una suerte de anclaje para la marea de sentimientos que le toca vivir a César, en la versión española.
    En defensa de la versión americana, me parece que Cameron Díaz hace una aportación interesante a su personaje en una dirección diferente a la interpretación de su contraparte española (que no es mala).
    Y yo también me pregunto que necesidad hay de rehacer lo mismo que ya se hizo bien una vez…

    Responder
  • Reciéntemente tuve la oportunidad de ver ambas películas (para qué voy a mentir, las vi por éste artículo). Y me parece que “Abre los ojos” es muy superior en varios aspectos. Independientemente de que la película española me parece mucho más realista, mientras que la versión Hollywoodense hace que todas las situaciones parezcan artificiales.

    Responder
    • Gracias por leer y por comentar, y sobre todo me da mucho gusto que te haya entrado la curiosidad de ver las películas gracias a éste artículo. Como verás coincido contigo, la película europea tiene muchos más puntos a su favor. Espero sigas visitando nuestro blog y que sean de tu agrado nuestros artículos.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*