Amityville: The Awakening, Horrorosamente soporífera

Queridos lectores, las distribuidoras deberían pagarme por comentar películas que a nadie le interesan. Digo, no faltará gente que difiera con la opinión aquí expresada y se aventure a pagar un boleto para luego venir a desmentirme o con mejor suerte corroborar la validez de mi comentario.

Para hablar de Amityville: el Despertar voy a remontarme cuatro décadas atrás. Y es que, ni si quiera se puede decir que sea una continuación, reboot y mucho menos remake, de hecho ya hubo uno protagonizado por Ryan Reynolds que pasó sin pena pero con más gloria que la infinidad de secuelas pertenecientes a una franquicia tan olvidable como intrascendente.

A mediados de los años 70, Ronnie De Feo asesinó a sangre fría a su familia argumentando que unas voces demoniacas se lo ordenaron; después se confirmó que lo hizo para ser declarado loco y aminorar la pena; sin embargo, de cualquier manera recibió 6 cadenas perpetuas. El crimen tuvo lugar en el 112 de Ocean Avenue en Amityville. El caso fue real y está documentado. 

Trece meses después, la familia Lutz habitó la casa para abandonarla al poco tiempo tras -según ellos- escuchar ruidos extraños y presenciar la aparición de manchas en las paredes. El escritor Jay Anson escribió un libro (el cual por cierto es complicadísimo encontrar) en donde detalla más hechos sobrenaturales como la aparición de un ser con cabeza de cerdo que hablaba con la hija pequeña. Hasta el matrimonio Warren quienes ya cuentan con un par de apariciones cinematográficas (El conjuro 1 y 2) tuvieron una breve participación en el evento.

Con el exitoso antecedente de El exorcista, otra película de horror que adapta un bestseller basado presuntamente en hechos reales, la versión fílmica del libro de Jay Anson no se hizo esperar y en 1979 se estrenó The Amityville horror, dirigida por Stuart Rosenberg y protagonizada por Margot Kidder y Josh Brolin. Si bien para la crítica lo único rescatable fue la música de Lalo Schifrin (incluso tuvo una nominación al Oscar), fue bien recibida por el público, al grado de producirse alrededor de cuatro secuelas, incluyendo una en tercera dimensión y el ya citado remake.

Pues bien, Amityville: El despertar, es otra cinta que no aporta nada a la franquicia, y mucho menos al género de las casas embrujadas. Tampoco se puede decir que es la peor de todas porque por lo menos en el apartado de los efectos especiales está por encima de sus antecesoras. Además cuenta con la actuación de Jennifer Jason Leigh, quien debería ser tomada en cuenta para proyectos de más categoría. No es el caso de Kurtwood Smith, recordado por el papel del malvado Boddicker en Robocop, quien apenas aparece un par de minutos en una de las pocas escenas medio interesantes de la película, donde se apanica y pone pies en polvorosa para no volver a salir. Pero a quien de plano ni cómo ayudarle es a la protagonista Bella Thorne -que con todo respeto de bella sólo tiene el nombre- por más que traten de convencerme de su sensualidad en una escena en la que pasea por la casa en calzoncillos.

¿De qué va Amityville: El despertar? Resulta que una familia integrada por la madre y tres hijos, una niña pequeña y dos jóvenes mellizos, se van a habitar a la famosa casa. Uno de los mellizos se encuentra en coma debido a un incidente que se revelará más tarde. La otra melliza vive en eterno conflicto con la madre, protagonizando un drama telenovelero centrado en la disyuntiva de mantener al chavo entubado en espera de que despierte o, desconectarlo de una vez. La premisa se torna predecible. No se necesita ser un genio para saber que el hermano comatoso será el vehículo a través del cual los espíritus demoniacos se harán presentes. No obstante, para que eso suceda hay que soportar más de 40 minutos de metraje soporífero, saturado de clichés que van desde las ventanas y puertas que se abren solas, los apagones inesperados, el acostumbrado descenso al sótano, hasta la niña que habla con los muertos. Un par de sobresaltos y párele de contar.

¿Alguna novedad? Siento decir que no. Lo único que podría considerarse curioso es el hecho de que el amigo friki sabelotodo (otro cliché) mencione el libro de Jay Anson, proponga ver la película filmada en 1979 y haga un repaso de cada una de las secuelas haciendo una referencia del cine dentro del cine; lo que tampoco es del todo original si recordamos que se apela al mismo recurso en películas como Scream 3 La nueva pesadilla de Wes Craven.

Si me preguntan cuál es el despertar al que hace mención el título, supongo se refiere al del público que aburrido ha caído en brazos de Morfeo y cuajado en la butaca babea el hombro del espectador de junto, mientras espera un verdadero sustazo que lo saque del letargo. Allá ustedes si pagan por verla.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*