Anna: Luc Besson ya es uno más del montón

¿Dónde quedó el visionario realizador francés que en la década de los noventa refrescó el cine de acción con obras cuya propuesta artística ofrecían pinceladas de genialidad? ¿Dónde quedó el Luc Besson de Azul profundo, Nikita, El perfecto asesino y El quinto elemento?; supongo que está en un estado de letargo y su lugar lo ocupa el mismo Besson responsable de Lucy (de la cual ya se anunció una secuela), un Besson fácilmente confundible con su compatriota Louis Leterrier o con cualquier otro artesano del género, convirtiéndose en uno más del montón.

Anna: el peligro tiene nombre, juego de espionaje y contraespionaje (de ahí el palíndroma en el alias de la protagonista), sobre una muñeca rusa letal que alterna la actividad de sicaria de la KGB con la carrera de modelo. Así sin más, un argumento desgastado, auto-plagio, remake, puesta al día, parodia o como guste llamarle de Nikita, misma que derivó en una calca gringa, una serie de televisión y varios filmes similares como: Agente Salt (Philip Noyce), Red Sparrow (Francis Lawrence), Atomic blonde (David Leitch), La villana (Jung Byung-Gil) y Lucy (del propio Luc Besson).

Anna: el peligro tiene nombre, entretenimiento tramposo, rompecabezas cuyas piezas están unidas por saltos en el tiempo insertados cada cinco minutos dando cuenta de incontables vueltas de tuerca, las cuales dan como resultado una narración incoherente e inverosímil. Dicho de otro modo, es molesto que después de cada secuencia aparezcan la leyendas: tres años después, dos meses antes, un semana después, cinco años antes; eso lejos de sorprender provoca una reacción de ¡Ya chole!

Situada en los últimos días de la guerra fría,  la película se centra en mostrar con estilo videoclipero cómo la güera Anna (Sasha Luss, pálida imitación de Milla Jovovich) de escuálido cuerpecito capaz de dejar fuera de combate a cuánto gorila le pongan enfrente, pone en jaque a la CIA y a la KGB, las presuntas agencias de policía más inteligentes del mundo, y digo presuntas porque en este caso resultan ser más ineptas que la SSP, basta ver su puntería ¡Están para llorar! Pero bueno, lo anterior propicia un par de trepidantes escenas de acción, que devuelven interés a una trama que pasa de ser un drama de intriga internacional a convertirse en una comedia romántica protagonizada por el triángulo Evans-Luss-Murphy, donde cabe decir que el erotismo es de lo más chafa. La participación de Luke Evans y Cillian Murphy no es de extrañarse, mientras les llega una proyecto mejor, de algo tienen que vivir, pero Helen Mirren…bueno, después de aparecer en la saga Fast and Furious ya se puede esperar lo que sea (por cierto, la ganadora del Oscar interpreta aquí a Edna Moda de Los increíbles, no es broma).

A favor de Anna: el peligro tiene nombre rescato las escasas escenas de acción, teniendo como fondo la música de Eric Serra, compositor de cabecera de Luc Besson y el ritmo ochenterísimo de bandas como INXS.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Flaco Cachubi     blogcinefantastico.blogspot.mx/

Amante del séptimo arte desde que tiene memoria o lo que es lo mismo desde que vio Superman. Sus géneros favoritos son el horror, la fantasía y la ciencia ficción. Ferviente admirador de Hitchcock y asiduo lector de Stephen King. El cine de luchadores, su máximo placer culposo. Se describe a sí mismo como un ser viviente que cultiva su mente, para ser un cadáver muy culto.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*