Ant-Man And The Wasp: la Solo del MCU

Para bien o para mal,  Avengers: Infinity War marcó un Antes y Después del Marvel Cinematic Universe. 10 años después de su inicio, con infinidad de películas introductorias a personajes que culminaron en tres mash-ups: Avengers, Avengers: Age of Ultron e Infinity War. El personaje de Ant-Man, interpretado por Paul Rudd, fue introducido inicialmente en su película en solitario, para luego incluirlo en Captain America: Civil War (sí, esto es cansado). Su primera secuela en solitario ocurre un par de años después de su aparición en la tercera entrega de Capitán América, y, aunque entretenida y a ratos divertida, no agrega hilo narrativo ni a su historia ni al gran esquema de las cosas en el MCU.

Mientras Scott Lang lidia con los últimos días de su arresto domiciliario, Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y su padre, el Dr. Hank Pym (Michael Douglas) continúan con investigaciones ilegales y deben recurrir a Lang para una peligrosa nueva misión. El mayor problema con esta película es que, en el panorama más amplio del MCU -que, les recuerdo, concluyó de una forma catastrófica en AIW-, esta película es una anécdota para justificar la ausencia de Ant-Man en la última cinta. Al igual que Solo: A Star Wars Story, mantiene los riesgos bajos y relata algo simple; no agrega información nueva ni desarrolla a sus personajes. Ant-Man and the Wasp busca enfocarse y desarrollar más al personaje de Lilly, pero el guión de Chris McKenna, Erick Sommers, Paul Rudd, Andrew Barrer y Gabriel Ferrari no logra balancear la misión de Van Dyne (y Pym) con el drama mundano de Lang. Por otro lado, el personaje antagonista, Ghost, es sumamente interesante, tiene potencial, pero no es desarrollado como debiera.

Si algo puede hacer bien la maquinaria de Marvel, son las secuencias de acción combinadas con ambiciosos efectos especiales. Evangeline Lilly demuestra que es una genial actriz de acción, combinando habilidad física con la determinación del personaje. Hannah John-Kamen, una de las nuevas caras frescas del MCU, sorprende y le da mayor profundidad emocional a un personaje que pudiera pasar desapercibido. Siguiendo la tradición de esta saga, Michelle Pfeiffer está por completo desperdiciada en su papel, mientras que Paul Rudd y Michael Peña cumplen con sus partes. Los efectos especiales se lucen mucho en la versión 3D,

Disfrutable y entretenida, con dos escenas post-créditos adicionales y un soundtrack setentero, Ant-Man and the Wasp es la opción ideal para pasar el tiempo entre partidos de futbol y aguantar el período post-electoral.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*