The Boss Baby: Family Business

Llega la secuela de DreamWorks que el público había olvidado que pidió, pero que los números a su estreno muestran que era lo que necesitaban. Un Jefe en Pañales 2: Negocios de Familia. No se puede negar que la cinta va dirigida a padres y niños pequeños, lo sabe y lo explota al máximo. Además las películas familiares siempre llaman la atención, recordemos que la primera entrega fue exitosa y hasta generó drama con su nominación a los Oscar.

Tim Templeton (Tobey Maguire/Víctor Ugarte), ahora un amo de casa, tiene inseguridades sobre su relación con su hija mayor al mismo tiempo que se ha distanciado enormemente de Ted (Alec Baldwin/Mario Arvizu), esto totalmente contradice el final de la primera así que al principio todo se siente desconectado como si nos hubiéramos llegado tarde a la función, eso hasta que entra la hija menor Tina (Amy Sedaris/Verónica Montes) en forma de girlboss baby a explicarnos la trama del resto de la cinta: ambos deben regresar a ser bebes, para infiltrarse en el colegio y detener al malvado director.

Por mucho el protagonista es Tim, es su desarrollo así como su vida actual lo que más se explora. Ted, el jefe original y Tina – la que uno esperaría tendría más peso- pasan a ser personajes de soporte. Para mal, la trama comenta en demasiados temas: redes sociales manipuladoras, sobre-estimulación educativa, mujeres en el ambiente ejecutivo, millennials vs boomers, etc. explorándolos solo lo justo para librarse. Para bien, el tema más emotivo y por lo tanto efectivo es la relación con tus hermanos lo cual al menos se resuelve de manera satisfactoria al final.

La energía de esta película es explosiva, uno tarda en acostumbrarse al ritmo, pero nunca te suelta y cuando menos te das cuenta ya lo estás disfrutando.

Director: Tom McGrath
Escritor: Tom McGrath
Basada en: Libro ilustrado “The Boss Baby” (2010) para niños de Marla Frazee.
Duración: 1 hr 47 min
Presupuesto: 82 mdd

Etiquetas:  

Acerca del autor

Sahury   @sahury   letterboxd.com/sahury/

Acumulando sentimientos sobre películas desde 1988. Analista de taquilla en entrenamiento, el cine es arte para los romanticos y negocio para los optimistas. Difícil que odie una película, pero no imposible.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

*