Churchill: Añorando viejos y grandes líderes

De repente hay personajes que se ponen de moda, y creo que este es el caso de Winston Churchill.  En la serie original de Netflix, The Crown, el tema principal es la relación de la recién coronada Reina Isabel II y el primer ministro Winston. Hay una obra en cartelera en la ciudad de México que se llama “3 días en Mayo”, que revela las discusiones entre Churchill y su gabinete para decidir si pactan con los nazis o les hacen frente en solitario ya que Francia se había rendido.

Ahora estamos ante esta película titulada “Churchill”, la cual nos cuenta los cuatro días previos para ejecutarse la Operación Overlord, que consistía en el desembarco en las playas de Normandía como estrategia para disminuir el dominio alemán nazi. Dicha operación fue coordinada por los Aliados y liderados por el Comandante supremo Eisenhower.

Churchill no está de acuerdo con esta operación bélica porque teme por sus jóvenes soldados. Lucha, reza, grita y se desespera por impedirla, sin embargo se da cuenta que sus años de líder han pasado y los demás le piden que se haga a un lado y los deje actuar. Involucra al rey Jorge VI (padre de Isabel II), mismo que tiene que salir del castillo para  hablar con él y convencerlo de que se tiene que llevar a cabo la operación. Para Churchill será muy duro darse cuenta que nada va a detenerla y acepta. Como todos sabemos, el desembarco en Normandía es un éxito y marca el principio del fin de la Segunda Guerra Mundial.

La cinta también refleja la relación con su esposa Clementine,  y como esta se ve afectada en esos días, pero ella, con mucha paciencia y amor, maneja muy bien cada situación que se va presentando.

Es una muy buena película, una con poco presupuesto pero gran historia y soberbias actuaciones. Cuenta con la ventaja de tener una fotografía simplista pero de mucho contenido y unos diálogos excelentes y, por ejemplo, aquella escena donde el Rey habla con Churchill para convencerlo que acepte la operación, gran momento de la película

A Winston Churchill lo interpreta muy bien e veterano Brian Cox, el cual le imprime mucha fuerza y al mismo tiempo la credibilidad de ver a un hombre en el ocaso de su vida. A Clementine la interpreta Miranda Richardson, mientras que a John Slattery toca hacerla de Dwight Eisenhowwer y James Purefoy del rey Jorge VI, entre otros.

Confieso que es poco lo que se de Churchill, pero con esta película dan ganas de aprender mas sobre este gran líder, un gran político, orador y lo más importante para mí, un gran escritor de discursos. Tal vez estamos tan hambrientos de buenos líderes que inconscientemente estamos volteando al pasado buscando, en los viejos modelos, patrones a seguir.

Por cierto, tendremos otra cinta sobre Churchill este año: Darkest Hour, con Gary Oldman como el ministro a estrenarse en los últimos días de 2017.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Vilma Aida    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*