Cine chileno: Un país para la risa

Siguiendo con la idea de introducirlos al cine del último país del mundo, esa nación que está colgando del globo terráqueo y siempre amenazando con saltar de la cordillera al mar (solo por llamar la atención), les presento tres reseñas para que se animen a clickear su reproductor de video favorito y se carguen una comedia hecha por y para “weones”.

 

1999: El chacotero sentimental

Probablemente esta sea la primera película chilena de la que tengo recuerdos completos, y es que afines del milenio fue gran noticia en mi país que un estreno chileno llevará a más de 800.000 personas al cine, cifras que solo solían lograr las producciones de los estados hundidos. El chacotero sentimental era un programa radial transmitido a la hora que la gente lavaba los platos después de almuerzo y tenía una de las mayores audiencias que se recuerden, consistía en que el Rumpy, el chacotero para estos efectos, recibía llamados de personas (la mayoría anónimas) quienes le contaban historias personales sobre todo del ámbito sexual, a veces muy cómicas y otras algo trágicas. Pues todo este asunto se volvió tan popular que al mencionado locutor y a Cristian Galaz se les ocurrió llevar a la pantalla grande tres historias del mismo calibre en el mismo formato del programa radial, grito y plata.

El “Patas negras” es la primera historia y tiene en el papel principal al genial Daniel Muñoz (de quien ya les hablé por Taxi para tres ¿recuerdan?) como un joven que viene de provincia a estudiar, él es el que tiene un lío amoroso con la representada por Lorene Prieto, quien resulta ser la esposa del primo del protagonista. Ahora, imaginen esta situación desde el contexto de una reunión familiar que incluye a todos los involucrados, un cuadro bastante cómico.

¿Qué es el patas negras? Así se les dice en chilito a quienes desean la mujer del prójimo ¿por qué se les dice así? Porque escapaban a pies descalzos ensuciándose los pies, porque trabajaban en la mina y tenían los pies con carbón, o porque la esposa del patrón se metía con los inquilinos que eran más morenos que su esposo, elijan ustedes.

Otra historia de esta gran cinta es “Secretos”, pero esta es de corte dramático, trata de una mujer que es la hija menor en una familia compuesta por su padre, su hermana y los dos hijos de esta, la protagonista interpretada por Ximena Rivas cuenta al Chacotero trágicos sucesos de su vida que tienen como origen la relación incestuosa entre su hermana y su padre, relación que generó el suicidio de su madre y otras situaciones mucho peores que se descubren con el pasar de los minutos.

Y volviendo al género que les expongo hoy, las risas sobran en la última historia de este filme titulada “Todo es cancha”, porque el matrimonio de esta historia no tienen donde “darse besitos” ya que están allegados en la casa de los padres de uno de ellos debido a problemas económicos, por lo que recurren a lugares variados como medida desesperada para desatar sus pasiones ¡y era que no! si además tienen tres hijos bajo el mismo techo, pero como para “jugar” solo hacen falta las ganas, la cancha es lo de menos.

El chacotero sentimental es intensamente chilensis, no porque ese tipo de cosas ocurran siempre por estos parajes (aunque ¿quién sabe?), sino por las personalidades que se exhiben en sus cuentos, el lenguaje utilizado, sus ambientaciones, etc. es una mirada a las costumbres del cotidiano chileno.

 

2004: Promedio rojo

Probablemente esta sea la única película que presente de Nicolás López, más que por la calidad, porque es la primera comedia teenager american style abc1 del cine chileno, “género” respecto del cual el señor López ha hecho alrededor de cinco producciones (cada una peor que la otra), pero como esta fue la “primera” y a muchos nos tocó verla en la adolescencia temprana, donde las risas son mucho más fáciles de sacar, muchos la solemos recordar con algo de cariño …y nos sigue causando risa.

Ariel Levy interpreta a Roberto Rodríguez, un gil gordo y ñoño (nerd) que gasta su tiempo libre en dibujar comics e imaginarse situaciones eróticas con musas mientras ustedes ya saben que. Roberto cursa tercero medio (penúltimo año de educación) con 17 años y suele ser objeto de bullying por parte de sus compañeros más despiertos o mayores, por lo que su personalidad suele ser tímida y algo torpe. Cotidianamente se junta con otros esperpentos juveniles tales como el “Condoro” (término utilizado para denominar un error jocoso o vergonzoso) quien es el típico sujeto insoportablemente desubicado, y “Papita”, un gigante y muy tonto compañero de curso que suele ser blanco de burlas pero que es considerado un aporte solo a la hora de necesitar dinero pues su padre es dueño de una gran empresa de papas (he ahí porque su apodo).

El protagonista es hábil con los comics y lo demuestra idealizando en sus dibujos sus propias vivencias del día a día, personificándose a sí mismo como un superhéroe que supera los problemas para salvar a su enamorada, y es que la historia de esta cinta se centra en la llegada de una muy atractiva española como compañera de estudios respecto de la cual Roberto sueña pololear (o sea, tener una relación estable sin esponsales propia de los jóvenes ¿ok?). Pero no es todo simple para él, pues el galán de la escuela (protagonizado por Benjamín Vicuña) se pone en campaña para conquistarla mediante sus baratas y obvias pero muy efectivas técnicas de seducción.

Más que un par de risas te sacará este film lleno de situaciones ridículas, personajes histriónicos, chistes de doble sentido y además con un abuelo Jedi, por lo que no te sorprendas si disfrutas de él, es un placer culpable que admito y que su director no ha vuelto a lograr con otras de sus “originales” creaciones como: Que pena tu vida, Que pena tu boda y Que pena tu familia (esta última aún no se estrena), una trilogía que es una oda a las bases de datos negociables con manifestación gráfica atractiva mal llamadas “redes sociales”, una oda al mal placement y una oda al chiste repetido dirigido al público hormonalmente inestable de estrato social alto.

¿Por qué Promedio rojo? porque las calificaciones que implican la reprobación de una asignatura o materia en la escuela se registran con lápiz color rojo (no es una nota azul como las que significan aprobación).

 

2012: Stefan v/s Kramer

Con esta si que les será más difícil seguirme el cuento, pero tiene todos los meritos para estar junto a estas reseñas y quizás muchos más, Stefan v/s Kramer tiene el privilegio de ser la cinta chilena más vista en la historia con 1.603.260 espectadores (hasta el domingo 2 de septiembre recién pasado) y también alcanzando una de las más altas mayorías de público considerando incluso las pelis extranjeras. Pero la razón por la cual les será difícil entenderla es porque todo lo que hay en su historia es humor absolutamente chileno, partiendo por el hecho de que es realizada por don Stefan Kramer, un increíble imitador de personalidades en su mayoría nacionales, famoso a más no poder en estas tierras y porque no decirlo, el más importante comediante chileno en la actualidad ¡un crack!

La trama trata de la vida de Kramer con posterioridad a lo que sería su exitoso paso por el Festival de la canción de Viña del Mar (el cual incluye además de artistas pasados de moda, humoristas), vida que se llena de fama y proyectos, lo que le genera una serie de problemas familiares debido al poco tiempo con que cuenta pues los eventos remunerados que realiza son demasiados. Es en este panorama en que diversas celebridades deciden vengarse del pobre Kramer, pues se sienten ofendidas por el imitador quien los caricaturiza en sus presentaciones, para lo cual recurren a un reconocido director técnico de fútbol a quien se le encargará la creación de una estrategia compleja y efectiva que sirva para los fines que se proponen.

La gracia de todo este rollo es que la mayoría de los personajes están actuados por el imitador (al más puro estilo Eddie Murphy pero sin aburridas abuelas obesas afroamericanas), personajes que van desde celebridades locales como cantantes y animadores de tv (ej: Rafael Araneda), futbolistas, políticos varios, incluyendo el presidente de la republica (lo pondría con mayúscula pero no) y el hermano de este (un tiro al aire), así como una que otra famosidad extranjera, por ejemplo un argentino y otro guatemalteco los cuales no divulgaré [spoiler not found].

Dirigida por Sebastián Freund y el propio protagonista, este film incluyó en su realización la mejor tecnología cinematográfica vista por estos lados, lo cual se nota y se agradece al disfrutar de la calidad de imagen y efectos visuales con que cuenta (los cuales fueron afinados por Weta Workshop), todo eso gracias a un presupuesto que alcanzaría el millón y medio de dólares (con el respaldo de la 20th Century Fox, así de bacán).

El presi

Sin titubeos califico como “amargado” a todo chileno que no se haya reído durante sus noventa minutos de proyección, pero ¿un extranjero logrará reírse con este film tan pero tan chilensis? Me agradaría recibir una respuesta aclaratoria de alguno de nuestros lectores de variado acento hispano.

Tres comedias en total, por supuesto que hay más, como Sexo con amor de Boris Quercia (que replica el modelo utilizado por El Chacotero sentimental logrando un buen producto también) al cual le doy una mención honrosa. Si quieren conocer más títulos tras ver las indicadas, en pedir no hay engaño.

En unos cuantos días más saltaré (mentalmente) la cordillera de Los Andes y les traeré reseñas de obras cinematográficas argentinas indispensables para todo cinéfilo, porque este humilde servidor tiene blablá para rato si se trata de dar a conocer el cine sudaca.

Y ¿Cine barato? …por supuesto.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*