Cinegrafías: Sidney Lumet (1924 – 2011)

Hablar del director estadounidense de origen judío Sidney Lumet, quien falleciera el 9 de abril de 2011 a los 86 años, es hablar de una carrera cinematográfica de claroscuros, pero indudablemente de un cineasta comprometido con su obra.

En sus inicios artísticos se desempeñó como actor y director en teatros judíos, para posteriormente ingresar en la televisión para dirigir series desde 1951, de donde se destacó “Danger”, una mini serie que se extendió hasta 1953.

En una especie de suerte de novato y teniendo ya 6 años en televisión, su opera prima sería “12 Angry Men” (Doce hombres en pugna) de 1957, la cual contaría con Henry Fonda en el protagónico para darle un éxito comercial y de crítica que lo lleva a ganar el Oso de Oro en el Festival de Berlín y su primera nominación al Oscar en la categoría de película, director y guion adaptado.

Desde ese momento Lumet intercalaría su trabajo en la pantalla chica con el cine, peen este último plano sus siguientes realizaciones: “Stage Struck” (1958), “Esa clase de mujer” (1959) y “Piel de serpiente” (1959), no tendrán ni la suerte ni la calidad de su primera, sin embargo, al comienzo de la década de los 60 filmó una de las mejores películas de esa época: “Larga jornada hacia la noche” (1962) del dramaturgo Eugene O’Neill, protagonizada por Katharine Hepburn, Ralph Richardson, Dean Stockwell y Jason Robards.

A  principios de los años 70 realiza otra serie de películas que pasan de nuevo sin pena ni gloria. Sin embargo en el rubro del documental recibe buenas críticas por “King: A Filmed Record… Montgomery to Memphis” (1970), que lleva de manera conjunta con Joseph L. Mankiewicz, sobre Martin Luther King, siendo nominado a otro Oscar.

Las cosas se empezarían a equilibrar cuando en 1971 realiza “Súper golpe en Manhattan”, con Sean Connery, teniendo un aceptable éxito de taquilla, cosa que no sucedió con “Perversión en las aulas” (1972), ni con” La ofensa” (1972), pero que serían el encause para una seguidilla de éxitos que comenzarían en 1973 con “Serpico”, donde Al Pacino ganaría el Globo de Oro por su actuación, recibiendo el film además dos nominaciones al premio Óscar, comenzando así la época más brillante de su carrera.

En 1974 filma el clásico de Agatha Christie “Asesinato en el Expreso Oriente” (1974), que reunió a grandes actores, como Albert Finney, Lauren Bacall, Sean Connery e Ingrid Bergman. La película tuvo seis nominaciones al premio Oscar e Ingrid Bergman ganó su tercera estatuilla.

Después de esto, dirigió nuevamente a Al Pacino en la que quizá sea su mejor película desde su irrupción en el 1957: Tarde de perros (1975) recibiría seis nominaciones al premio Óscar: película, director, actor, actor de reparto y montaje, y un premio a Frank Pierson, al mejor guion original.

Su confirmación llegaría al año siguiente con Network (1976), un drama y fuerte sátira sobre el mundo de los medios. La película ganaría cuatro premios Oscar: actor (Peter Finch, al que se le otorga de manera póstuma), actriz (Faye Dunaway), actriz secundaria (Beatrice Straight) y guion original (Paddy Chayefsky).

Después de estos éxitos, se lanzó a proyectos más ambiciosos que desgraciadamente no acarrearon la misma calidad, tal vez exceptuando Equus (1977), la adaptación de la notoriamente polémica obra de teatro de Peter Shaffer, por la cual sus actores de nuevo fueron nominados al Oscar, a pesar de que la película no fue bien acogida ni por la crítica ni por la audiencia.

Sería hasta principios de los 80 donde Lumet volvería a remontar con El príncipe de la ciudad (1981) y Veredicto final (1982), esta última una de sus mejores películas estelarizada por un gran reparto que encabezaba Paul Newman, James Mason, Jack Warden y Charlotte Rampling.

Los siguientes títulos del director fueron el polémico drama “Danie”l (1983), con Timothy Hutton. A ella le siguieron la comedia “Buscando a Greta” (1984), Power (1986) y “A la mañana siguiente” (1986). Al final de la década y comienzo de los 90, su constancia se iría desvaneciendo, aunque seguía otorgando nominaciones a sus actores para el Oscar, destacando en 1988 “Un lugar en ninguna parte” con excelentes actuaciones de River Phoenix.

Para la década de los 90 realizó “Una extraña entre nosotros” (1992), “El abogado del diablo” (1993) y el remake de la película Gloria (1999), entre sus más conocidos títulos.

Sidney Lumet, fue nominado al premio Oscar cinco veces (cuatro como director y una como guionista) pero nunca lo obtuvo. En 2005 recibió el premio Óscar Honorífico por su trayectoria.

Para recordarlo que mejor que mencionando algunas de sus películas.

EL VEREDICTO

NETWORK

EL PRÍNCIPE DE LA CIUDAD

TARDE DE PERROS

12 HOMBRES EN PUGNA

 

 

Etiquetas:  

Acerca del autor

Edgar Del Valle    


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*