Ciudad Rural: el fallo de un documental.

El día de ayer en el marco del Festival Internacional de Cine de Guadalajara en la sección oficial de largometraje documental mexicano se presentó el documental Ciudad Rural, un documental que narra las peripecias de un grupo de Chiapanecos que son reclutados para formar parte de una propuesta de ciudades rurales con un “proyecto” de trabajo para la generación de una empresa de extracción de pulpa de café para la venta a las farmacéuticas.

 A través de la proyección del documental vemos como el director Roberto Canales nos muestra los testimonios y las formas de pensar de los directamente involucrados, los trabajadores de Chiapas y el empresario Arne Sydney, quien les ofrece “la oportunidad” de generar una empresa sustentable y con recursos del mismo gobierno.

Lo fallido del documental

Un documental es la representación de la realidad vista por alguna herramienta audiovisual. El documental es esencialmente un poliedro, es decir ofrece a los espectadores diversas caras de una realidad y la cimienta por medio de los testimonios de los involucrados. De esta manera, la labor de un realizador es el proporcionar las diversas caras que el relato cinematográfico exige.  Cosa que en Ciudad rural no existe.

Canales por medio de la cámara nos muestra como el empresario Arne Sydney sistemáticamente ejerce terrorismo psicológico a los trabajadores chiapanecos mostrándonos su filosofía del éxito: no culpes a los demás de tu pobreza, tus pocas oportunidades laborales y escolares, cúlpate a ti mismo de que eres pobre.

Palabras que serian altamente criticables en un documental que quisiera mostrar la realidad del país: la explotación laboral de personas por medio de mecanismos legales y lagunas laborales. Sin embargo, esta visión nunca es presentada en el documental. Uno se queda esperando cuando el director va a mostrar la verdadera situación por la que están pasando están personas explotadas. Una situación que hasta un espectador con poco conocimiento de la situación del país conoce. La explotación por medio de falsas promesas y el negocio redondo del empresario, quien se volvió más rico (solo un poquito más) que como era.

Otro aspecto peligroso que presenta el documental, es la trasmisión de la doctrina del éxito, la cual consiste en hacer creer a la población que su situación de pobreza o de pocas oportunidades es debido a su limitación mental y su incapacidad de hacer dinero. Cómo si la pobreza fuera un estado mental. Como si la pobreza no estuviera relacionada con la falta de oportunidades, la desigualdad social, la explotación del trabajador históricamente registrada. Como si la pobreza extrema (la falta de comida) fuera solo un imaginario. Ya lo decía Eduardo Galeano, “toda riqueza se nutre de alguna pobreza”. Y lo que más sorprende es que el director adopta una posición sin compromiso de realizador.

Ante una situación clara de desigualdad social, un realizador no puede adoptar una posición pseudo-artística de “solo me dedico a mostrar los hechos y no tomo partido por ninguno punto de vista” sin embargo, al final de la proyección, si menciona que es amigo del empresario y que se involucro en el proyecto directamente por invitación de este ultimo.

En declaraciones a la prensa, el director, Roberto Canales, expresó que el material audiovisual muestra la dificultad de comunicación que existe entre ambas visiones diferentes del mundo. Siendo esto último lo superficial de su punto de vista como realizador. Ya que un documental en sus raíces fundamentales (cosa que Canales deliberadamente o ingenuamente desconoce) nació como herramienta fundamental para denunciar y para presentar “profundamente” todos los aspectos de las personas que están inmersos en una investigación cinematográfica. Sin embargo, nunca se mete de lleno en ¿cómo vive el empresario Arne Sydney, cuánto dinero tiene, cuantos negocios posee, como es que para él la riqueza no es un estado mental, sino una situación “física y palpable” cuantos coches, lujos y demás tiene?

Canales en su feedback post-proyección con los cinéfilos mencionó que fue financiado por el empresario y que comparte la visión del porque los pobres existen (la pobreza no es una realidad, sino un modo de pensar); logrando entender porque el realizador en su más de hora y media no pueda trasmitir lo que quiere decir en el documental. A su vez, el director demuestra que como realizador cinematográfico se queda corto porque no denuncia una situación clara de explotación laboral de personas y juega el papel de ingenuo, con lo cual los espectadores no pasamos por alto las injusticias que las entrevistas nos muestran, siendo esto lo único rescatable del largometraje junto con la fotografía y la música a cargo de José Manuel Aguilera líder del grupo mexicano de rock La Barranca.

P.D.

Lo que sorprende es como un compositor de la talla de Aguilera comprometido con ciertas causas sociales, que se refleja en su música con la barranca, se haya prestado para formar parte del proyecto. ¿Sabía en que se metía?

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


17 comentarios

  • AH AH AH con que el clasico caso del cineasta mercenario con apoyo monetario gubernamental o privado. Ojala y haya resuleto este caso Dr y le haya pasado con unas bofetadas a este cineasta.

    Ya habia escuchado de este documental en unos noticieron prime time y de su mal enfoque e incongruencia en el tema. Pero que se puede esperar cuando alguien suelta la lana para decir ¿su verdad?

    Que pena que alguien como Aguilera, gran musico y compositor, se preste para esto y si me lo pregunta ¡Claro que sabia! Estos rockstars ya no los hacen como antes. Pero seguiremos escuchando su musica, pues de lo poco bueno que queda en el rock mexicano… ya que jaja.

    Excelente critica Dr un saludo

    Responder
    • En la Ciudad de México se estrenará de manera comercial en la Cineteca Nacional la película “Ciudad Rural” de Roberto Canales, que estará proyectándose en las sedes alternas comenzando el día 15 de septiembre al 19 en el Cine Lido- Centro cultural Bella Época. El mismo 19 en la Biblioteca Vasconcelos y posteriormente en El instituto Francés de América Latina Sala Moliere del 21 al 27 de septiembre. Posteriormente a principios de Octubre en la Cineteca Alameda en San luís Potosí y en simultaneo en la68 Centro Cultural en la ciudad de Mérida Yucatán.

      Responder
  • Estimado Mandaloriano:
    Asi es, este tipo de mercenarios no merecen estar en un festival como el mencionado. No le fue muy bien en la sesion de preguntas y respuestas. Lo malo (y no metiendonos en debates politicos) es que este tipo de pseudocumentales van de la mano con acciones que esta realizando el gobierno en turno y que no son muy buenas que digamos. Lastima. Y por otra parte me saco de onda mucho lo del Sr. Aguilera, ojala tenga oportunidad de preguntarle como se involucro al proyecto. Ilusamente tengo todavia fe en el tipo, jajaja. Saludos

    Responder
  • Qué asco.
    Dentro de este universo de mercenarios vendidos creo que prefiero a un panista declarado que a un pseudo socialdemócrata como Roberto Canales. Mínimo el panista declarado defiende sus ideas, y no disfraza su derechismo con una imparcialidad de caricatura.
    Este documental es un triste ejemplar de propaganda burda y chafa.

    Responder
    • Sr. Ramiro:

      Totalmente de acuerdo con usted, esta tendencia “politica” de no decir lo que pienso y hacer justamente lo contrario es en verdad trste porque tiende y pretende engañara a la gente. Tristeza. Aunque este personaje que se hace llamar director, va de la mano con los planes panistas. Saludos

      Responder
  • Yo ya tuve la oportunidad de ver este documental y aunque bien es cierto que genero en mí una rabia importante hacía el empresario mencionado anteriormente, me parece que esto no es responsabilidad del director. Ya que por otro lado, también permite que sintamos una empatía profunda hacía otros personajes entrañables como Weber (no recuerdo si éste es exactamente el nombre). La cámara sigue en forma muy cercana la vida, sentimientos y experiencias de los trabajadores que buscan una nueva realidad. Desde mi perspectiva, el documental muestra este poliedro del que hablas anteriormente.
    El director nos muestra “la realidad” desde todas las perspectivas y no toma partido. Esto se llama objetividad, y me parece que un documentalista tiene derecho a decidir si quiere ser objetivo,subjetivo o tendencioso. En el caso de Ciudad Rural, me parece que su virtud más grande es poder conservar ecuanimidad ante situaciones que a muchos nos producen rabia.
    En el mundo existen tantas perspectivas como personas sobre la tierra, para mí es importante mostrárlas todas y que el espectador elija una postura.
    Me parece que esta crítica justamente hace lo contrario al documental, se deja cegar por la pasión y arremete en contra de un trabajo honesto. Las intervenciones del empresario ciertamente causan impotencia y rabia, pero esto no es responsabilidad del director. Ya que por otro lado, muestra conmovedoramente la vida los trabajadores en busca de una nueva oportunidad.
    En un momento en que el documental toma auge en nuestro país es importante conocer todo tipo de direcciones: las que toman partido (Presunto culpable) y aquellas que muestran la realidad tal cual es, sin caer en la tentación.

    Responder
    • Srta. Ivonne:
      Gracias por leer la crítica y por el comentario. No estoy de acuerdo con lo que mencionas, primeramente porque el director es financiado e invitado por el empresario para realizar el “documental” cosa que automaticamente lo descalifica para autonombrase como imparcial. Y precisamente esta crítica toma una postura (pasional y honesta) porque a mi nadie me dice que poner o que no poner, contrario al director, quien obviamente no puede morder la mano que le da o dio de comer. Por ultimo, en este tiempo de verdades a medias y de opiniones sin falta de compromiso, siempre hay que valorar las opiniones diversas, sinceras, apasionadas aun cuando no estemos de acuerdo con ellas, pero lo que no debemos de soportar es la manipulacion y la falta de compromiso de gente que tiene a la mano medios masivos de comunicacion como el cine, y que confunden documental con propaganda neoliberalista. Saludos.

      Responder
  • Hola, vi la película y estoy de acuerdo con gran parte de tu comentario, pero me parece tomas una postura extremista con respecto al análisis de documentales, considero que el director no tomara una postura es correcta, tu mismo comentas que comparte la postura de el empresario y no da en ningun momento esa impresión, el inicio puro de los documentales es precisamente simplemente documentar situaciones reales, mostrar las cosas como son, muchos documentales hoy en dia toman postura pero una de las características fundamentales en este género es la neutralidad

    Responder
  • Srta. Rosalba:
    Gracias por leer la crítica y por el comentario.
    Con respecto a la postura del director, esta no es clara, sin embargo en el momento en que finalizara el documental, una de las personas que fueron explotadas hace un comentario muy parecido a la filosofia del empresario, dejando una impresion al espectador de que la culpa de los sucedido es de la misma persona explotada. Por otra parte tuve la oportunidad de estar en el estreno de la pelicula y en la sesion de preguntas y respuestas el director nos comento que el compartia esta filosofia y que de la misma manera fue financiado por el empresario. Por eso mismo considero que este tipo de documentales pueen ser peligrosos mas alla de ser un simple entretenimiento cinematografico, sino que por medio de sutiles elementos de manipulacion nos puede quedar un sabor de boca distinto a lo en verdad mostrado en el filme. Pero como todo Srta. Rosalba, hay diferentes puntos de vista. Saludos.

    Responder
  • No se confundan señores, Ciudad Rural es una película por encargo. Arne utilizó la ley 226 para deducir impuestos y a la vez financiar una película que borrara al menos un poco la pésima imagen que dejó al frente de la Delegación Miguel Hidalgo, como gestor de los contratos a favor de Juan Camilo Mouriño en PEMEX, o incluso como su coordinador de Asesores en la Secretaría de Gobernación. El delito es grave; incluso amerita cárcel para ambos. Pero claro, tanto Arne como Canales saben que tienen todo el poder del mundo y que jamás serán incriminados por todos los fraudes que han hecho. Lo que es increíble es que enarbolen como director a un mercenario sin ideología, ni principios. El cine tiene un impacto brutal y es por “proyectos” como este que los empresarios no sólo justifican la explotación de sus trabajadores, sino que inclusive lo hacen con los fondos que debieran reintegrar al estado a manera de impuestos; una contraparte con la sociedad con la que supuestamente están comprometidos.

    Responder
  • Sr. Salgado:
    Gracias por comentar. Pues en este “documental” Arne no logra borar su mala imagen. Y el “director” seguramente le lloveran mas “trabajos” de encargo. Saludos.

    Responder
  • Hubo algun tiraje de ejemplares a la venta? en donde puedo conseguirla, me interesa obtener un ejemplar.

    Responder
  • En la Ciudad de México se estrenará de manera comercial en la Cineteca Nacional la película “Ciudad Rural” de Roberto Canales, que estará proyectándose en las sedes alternas comenzando el día 15 de septiembre al 19 en el Cine Lido- Centro cultural Bella Época. El mismo 19 en la Biblioteca Vasconcelos y posteriormente en El instituto Francés de América Latina Sala Moliere del 21 al 27 de septiembre. Posteriormente a principios de Octubre en la Cineteca Alameda en San luís Potosí y en simultaneo en la68 Centro Cultural en la ciudad de Mérida Yucatán.

    Responder
  • Interesantes sus comentarios, pero de manera ingenua o no, plasman como se mueve el mundo corporativo, que a tráves de principios universales, logran, justifican, validan(elecciones), sus intenciones o proyectos, utilizandonos sin ningún miramiento, logran reflejar, como nos conocen a profundidad, yo no me siento ajeno a los muchachos de la pelicula, con sus conocimientos, no conocimientos, como los esta cuestionando la vida, y como hay que dar respuesta a ella a toda velocidad, pero ” en un cuarto oscuro”, de tal forma que no sabemos hacía donde nos dirijimos como individuos,y esto nos hace muy vulnerables.
    No estoy en lo más minimo deacuerdo como se manejan las cosas, pero aquí es donde somos todos de una manera u otra responsables, de continuar con estas formas, modificarlas, desde el espacio de cada quén, podría ser un buen inicio.
    Solo para la reflexión.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*