Coco: Vista desde el otro lado del Muro

Recuerdo que hace unos años, cuando Disney anunció que estaba haciendo su película con temática del Día de Muertos y que quiso apropiarse del nombre de la festividad, se armó un zafarrancho que los obligó a retractarse y disculparse y pensé ¿cómo vienen estos gringos a hablarnos a nosotros, los latinos, los mexicanos, del Día de Muertos? ¿cómo se atreven?

Pues bien, el día se llegó.

La película Coco, producción DisneyPixar llegó primero de una manera respetuosa a las salas mexicanas precisamente para el fin de semana del Día de Muertos. En Estados Unidos tuvimos que esperar 3 semanas para poderla ver.

Esta crítica – reseña está hecha por su servidora que de momento se encuentra varada en el lado más ‘americano’ del continente (si es eso posible). Y lo que escribiré está basado en mi percepción como mexicana (con papeles en regla señor Trump) del otro lado del Río Bravo, de lo que ha sido esta película para una cultura llena de subculturas pero que no abraza ninguna en su totalidad.

La película: El folklor y el colorido del Día de Muertos

Como los mexicanos y latinos saben la película retrata, con bastante respeto y de manera por demás convincente, la colorida festividad del Día de Muertos. Esta que en la cultura mexicana da la bienvenida año con año a las almas de los difuntos que seguimos queriendo y recordando. Celebración en la que, con una ofrenda en forma de altar, que debe tener ciertos elementos, se hace una fiesta en la que se recuerda la vida y obra de los difuntos. Así, con sus comidas favoritas, dulces, música y juegos, es que los mexicanos celebran la vida de sus muertos. No que uno se alegre de que murieron, sino de que jamás se han ido, que permanecen en el corazón de todos aquellos que los recuerdan.

Coco es la primer película de Pixar en años, que no es una secuela y ha sido un proyecto ambicioso desde 2010 aproximadamente, y que incluso en México ha tenido competencia por parte del estudio  jaliciense Metacube quienes ante la salida de Coco tuvieron que retrasar su película Día de Muertos, para evitar competir contra la abrumadora maquinaria de hacer dinero que es Disney. Así que esa película la veremos hasta el próximo año. Pero por si quieren una probadita aquí un teaser de Dia de Muertos.

Mientras tanto Coco, nos cuenta la historia de Miguel, un chico de 12 años que sueña con convertirse en un músico famoso; talento lo tiene, ganas de triunfar las tiene, guitarra también tiene, lo único que no tiene es EL PERMISO de Abuelita para poder tocar. Pues en la familia Rivera la música está prohibida desde que el tatarabuelo de Miguel abandonara a su familia para convertirse en músico famoso.

Pero Miguel quiere demostrarles que tiene talento en un show que habrá en la plaza del pueblo y de esta manera convencerlos de que lo dejen ser músico. Sin embargo no contaba con que Abuelita lo descubriera y le prohibiera rotundamente alejarse de la plaza y del festival y de la música PARA SIEMPRE.

Es así como en busca de probarse a sí mismo Miguel cae por accidente al mundo de los muertos, mismos que están en su peregrinar a la tierra de los vivos para ver a sus familiares. Ahí Miguel deberá hacer lo necesario para poder regresar al mundo de los vivos antes de que amanezca pues de lo contrario quedará atrapado en el inframundo para siempre.

La película se llevó sus años en realizarse, básicamente porque el director no quería tener una historia llena de clichés acerca de los mexicanos y una cultura que le era desconocida. Para ello se dio a la tarea de contratar al director Adrián Molina para que también participara en el desarrollo del guion, pero desde un inicio el director Lee Unkrich se dio cuenta que para empaparse del folklor que necesitaba para su historia tenía que ir a la fuente. Así que vino junto con su equipo a recorrer México, los pueblos, los mercados, las plazas, los talleres… Se sumergieron en un viaje a través del folklor mexicano que los dejó profundamente conmovidos y maravillados y claros en cuanto a la historia que querían contar.

Y al parecer hizo la tarea de investigación de forma exhaustiva. Se dice que tenían juntas mensuales de avance del proyecto con diferentes grupos de personas de la comunidad latina. Es la primera vez que Pixar abre sus puertas para presentar avances de un trabajo que aún está en proceso. Cada una de esas visitas le daban mas ideas o los ayudan a enderezar y corregir en caso de que consideraran que estaban haciendo algo mal.

El resultado es ¡SIMPLEMENTE MARAVILLOSO!

Coco encierra perfectamente el sentimiento de la festividad del Día de Muertos para los mexicanos y los latinos que lo celebran. El director fué sumamente respetuoso con los detalles, pero hay algo que no he visto que se hable y a mi parecer merece mención aparte es ese hermoso prólogo de papel picado.

    

El tradicional papel picado que se utiliza en los altares y para adornar las plazas y los hogares, es el encargado de contarnos la triste historia del porqué la música está prohibida en la familia Rivera y porqué Miguel está destinado a ser zapatero, el oficio de la familia. Esa colorida secuencia inicial es por si sola una historia completa, similar al into de UP. Esa narración es un cortometraje que nos prepara para lo que estamos a punto de presenciar, y aún así nos deja con la boca abierta.

El nivel de detalle del inframundo es tal que te quita el aliento. Los puentes de Cempasúchil son sin duda un bello detalle que le da el lugar que se merece la fragante flor. Los personajes con sus cráneos adornados como las calaveritas de azúcar o las Catrinas son otro elemento que hay que aplaudirle al director.

Visualmente la película es maravillosa, un mar de tonalidades acompañan a Miguel y Dante, el perro Xolozcuintle (otro magnífico guiño a nuestra cultura) en su travesía por el Inframundo donde Miguel buscará a su ídolo Ernesto de la Cruz para que lo ayude a convencer a su familia de que lo dejen ser músico.

La música tiene un papel muy importante en el desarrollo de la película y dentro del soundtrack podemos escuchar piezas maravillosas del catálogo nacional como La Llorona así como diferentes géneros nacionales que incluyen La Banda, pasando por el mariachi y el bolero. Eso si, la banda sonora es el único punto débil de la película. Ninguna de las piezas nuevas tiene la fuerza suficiente como para taladrar nuestro cerebro y quedarse en nuestra cabeza. Le aseguro que saliendo del cine se le olvida la canción. No hay acordes maravillosos más allá de los clásicos acordes por todos conocidos como La Llorona o la Vikina, por ejemplo.

Eso si, la lista de personajes inmortales es larga pues tenemos a la inconfundible Frida Khalo, los cameos de personajes como Cantinflas, Pedro Infante y Jorge Negrete entre muchos más, todo esto aderezando la historia de un niño que persigue su sueño y una familia que desea que siga la tradición.

Y aquí es donde la película tiene un giro interesante y que a los detractores les sigue picando en las manos cuando escriben sus reseñas. Verá usted:

La crítica

A pesar de que la película ha sido acogida con beneplácito por un 96% de la crítica hay que decir que son interesantes los argumentos de los detractores. Yo sinceramente esta película la considero PARA MEXICANOS Y LATINOS. Es innegable que una festividad tan arraigada en cierta región de un país pueda ser comprendida y aceptada por personas de una cultura diferente que no tiene un rito de respeto y alegría para sus difuntos.

Es decir, en videos por la red están regadas entrevistas con personas de diferentes partes del mundo y todas cuestionadas sobre qué pensaban sobre  la Celebración del Día de Muertos en México, decían que les fascinaba porque veían la alegría y respeto con que las familias mexicanas preparaban la ofrenda, cómo un motivo que en muchos países era de tristeza, para los mexicanos era motivo de alegría, se iban a reencontrar con los espíritus de sus difuntos y por un momento iban a participar todos de una fiesta.

Coreanos y Japonenes entrevistados decían que se identificaban con la celebración pues en sus culturas había algo similar, mas no al nivel al que los mexicanos lo llevamos. Que aquí todo es mucho más ameno y divertido, que no hay lágrimas ni dolor, solo amor y aceptación, respeto y esperanza.

Pues bien, tienen razón. Sin embargo los detractores que por ahí andan en la red, han soltado una serie de comentarios con respecto a la celebración pues según dicen, para los niños (supongo que solo para los niños gringos) los esqueletos caminando pueden llegar a ser traumatizantes pues son aterradores (wtf? Hello!! Halloween) y que la historia no es para nada infantil, que es muy complicada y aburrida. Algunos se aventuraron a decir que la historia es una gran telenovela mexicana llena de clichés.

Dicen que en realidad la película es oscura por el hecho del asesinato que involucra el gran giro en la trama. Y yo digo: ¿el asesinato? … ¿No intentó la Evil Queen matar a Blanca Nieves y que le llevaran su corazón como prueba? ¿Maléfica no era acaso un ser más maquiavélico que buscaba venganza porque… ah sí, porque no la habían invitado al baile? Seamos honestos. Disney ha jugado con la muerte desde sus inicios, pero como el mundo en que nos movemos actualmente es políticamente correcto, es más sano que los chamacos vean a sus madres y padres agarrarse a golpes por una televisión que NO NECESITAN en el Black Friday a que vean una película cuyo mensaje de amor, perdón y unión familiar no es para ellos, porque es para ‘mexicanos frijoleros violadores’.

Acepto en parte el hecho de que el asesinato puede ser oscuro, sin embargo creo que en un mundo, donde los niños están más expuestos a videojuegos violentos, a tiroteos dentro de las escuelas, las iglesias y el mencionado Black Friday, es hipócrita decir que Coco puede perturbar sus mentes. ¿Qué tipo de niños débiles son los de este país?

Otra cosa de la que se han quejado de este lado, es el mensaje equívoco que la película le dá a los niños. Dicen algunos críticos y padres de familia que es muy claro que el mensaje es ‘para que te recuerden cuando mueras debes ser popular’ (de nuevo, wtf?). Dicen que es lamentable que se les quiera enseñar a los niños que solo los populares serán recordados, y que no importa lo que tengan que hacer para lograr ser populares. Solo así la gente los querrá. ¿De verdad? Qué película entrarían a ver estas personas, pero está claro que se les pasaron las más de una hora y 20 minutos en donde se habla de la familia, el amor, el respeto, la unidad… Definitivamente entraron a ver otra película.

 

Los detractores mexicanos

No, no crea que solo a ciertos miles de gringos no les gustó Coco, hay miles y miles de mexicanos a los que no les gustó y el porqué de ello puede ser que 1) o son del norte del país donde la celebración del Día de Muertos no se lleva a cabo y prefieren el Halloween o 2) pertenecen a otra época.

Y es que aquí hay que aceptar lo siguiente. Los jóvenes de ahora son jóvenes de ciudad, ansiosos por comerse el mundo, que levantan la voz (así sea solo para soltar pendejadas o faltar al respeto), no tienen tradiciones arraigadas, no celebran su cultura, más bien reniegan de ella.

Los padres de 40ta y tantos y más somos los que fuimos criados en otros tiempos, donde las abuelitas eran las reinas de la casa, donde la chancla y el cinto eran quienes nos educaban y hacían que nos portáramos bien. Vivíamos otros tiempos. En estos tiempos un padre no osaría levantarle la mano a su hijo porque viene Derechos Humanos y lo acusa de violencia intrafamiliar, no les puedes dar una nalgada en el parque si hacen un berrinche porque eres el peor padre del mundo, hay que darle al nene todo lo que quiera para que esté contento. Estos son los detractores de la película.

Ellos simplemente ven con horror que a un niño se le pegue con una chancla para educarlo (porque ellos están muy bien educados por los videojuegos y padres desinteresados). Odian el hecho que la película sea en un pueblo pues sienten que es un cliché en el que no dejamos de ser vistos como rancheros sombrerudos y patarajada. Ven con enfado la prohibición familiar sin otra justificación que algo que pasó hace más de 70 años, en una vida que no es la de ellos y no les importa.

 

Para las generaciones jóvenes y sobre todo aquellas del norte de México, Coco no los representa, ni a su cultura ni a sus tradiciones, punto. A mí me resulta interesante todo esto porque me siento atorada entre ambas generaciones (y no porque sea joven por más que así me sienta), la que llora a mares con Coco y la que ve con horror que Miguel sea un niño criticado por su misma familia.

En fin ¿estamos ante un nuevo clásico o solo ante una buena película que será muy pronto olvidada?

¿Falta de princesas? Frozen al rescate

Otro aspecto a resaltar de Coco es la falta de princesas y es que si algo hace Disney es exprimir a sus protagonistas todo lo que pueda. Pero ¿estarán preparados los niños para jugar con Miguel, el niño moreno (no negro) o con Dante el perro sin pelo? No lo creo, no es ni príncipe ni princesa, es mexicano. Y dado que la manufactura es de Pixar y no de Disney pues sabrá que no hay muchas princesas en Pixar.

Pero no hay problema, que Frozen viene al rescate y para aquellos despistados que no sabían de qué se trataba la película, Disney los engancha con un corto (nada corto) sobre Olaf y la búsqueda de tradiciones de la reina Elsa y su hermana Anna. ¿En serio?

Pues sí, yo creo que ese corto de 40 minutos, que bien se puede considerar una película completa ha sido más odiado en México porque rompe con la calidad de animación de la película que fuimos a ver. En otras palabras, Frozen no tiene nada que hacer ahí, y menos en un corto que dura la tercera parte de la película en cuestión.

En Estados Unidos he de decir que al menos en la sala donde yo estaba la gente lo aplaudió. Y creo que Disney lo puso ahí para ganchar a las personas y evitar que se les fueran, y es que dura tanto ( 5 canciones, tiene como 5 canciones, eso no es para nada corto) que bien puede uno terminar de escuchar un disco completo, leer dos capítulos de un libro, terminar la tarea, echarse una siesta, ir por las palomitas, todo eso y volver a tiempo para ver la película desde el inicio.

Es excesivo, lo que me hace pensar si Disney y Pixar no confiaban demasiado en Coco que pusieron un ´gancho´ al inicio para lograr tener contenta a la gente. Y es que ¿para qué metes en el cine un corto que una semana después de que lo estrenes ya va a estar en la Tv? (Leí hoy que el corto ya va para la televisión en una semana)

En fin, será melón o será sandía pero en Estados Unidos al menos, el bendito corto fué un éxito que recibió aplausos en las salas.

Y pues bien, para cerrar esta reseña desde ‘el otro lado’, tengo que admitir que aunque el giro de la trama puede ser oscuro; el despliegue visual de una fiesta que enmarca uno de los días más tradicionales del mexicano promedio es sencillamente sobrecogedor, maravilloso y emocional. Si aún no la ha visto lo invito a que la vea. ES MARAVILLOSA.

Y lo invito también a que no deje que se pierda la bonita costumbre de celebrar las tradiciones mexicanas. No seamos como los vecinos del norte que no tienen ninguna tradición propia, recordemos lo que hicieron con los nativos americanos al punto de erradicar su cultura. ¿A poco cree que el día de gracias es un día de unidad? A cuantos nativos americanos ve celebrando el día.

Se los dejo de tarea.

 

¡Hasta mejores películas!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Chikilla    

Nacida en el norte, con gusto por el cine y la música retro ochentera y noventera, amante de las nubes esponjaditas y los días lluviosos, las segundas meriendas y el vino tinto. El cine es el mejor vicio que uno puede tener.


3 comentarios

  • Actualmente vivo en la parte norte de Canada y aqui la recepcion fue asombrosa, una sala repleta con personas de diferentes nacionalidades, muchas risas, aplausos y hasta unos niños imitando el grito de un mariachi.
    Discrepo con la critica en algunos aspectos, especialmente la musica, Un poco loco y Remember me podrian ser dignas contendientes al Oscar, sobretodo la ultima que en la parte final es un puñetazo emocional al cambiar totalmente el sentido de su letra.
    Una hermosura de pelicula, con ciertas licencias artisticas pero hecha con un enorme cariño y respeto.
    Ojala y el cine mexicano respetara tanto nuestra cultura y tradicion y se alejara de las comedias cliche imitadoras del cine gringo.

    Responder
  • He de decirte que yo salí con los ojos rojos de tanto llorar. Me parece hermosa y retrataron de bella manera mi fiesta favorita. Pero de vdd que las salas estaban solas, en una sala de unos 180 personas creo yo, aquí son salas pequeñas, en México son enormes, solo había unos 25 adultos y unos 20 niños. Solo 3 horarios para la película cuando para otras minimo 6 funciones. Solo vi una señora q si le gustó, los niños estaban desesperados por irse como 30 mins antes del final. Muy triste. Siento q los estadounidenses prefieren algo más como Frozen q algo de cultura familiar que nada tiene q ver con ellos. Sigo sin poder recordar las canciones. Creo q mi memoria es un asco.

    Responder
  • Hola, no me gustó la parte de tu articulo donde hablas de los detractores. Generalizas la zona norte del país, lo cual lo veo muy difícil ya que esta zona abarca un área muy extensa (ligeramente inferior a la suma total del área de Francia y España juntos). Dentro de los detractores que mas atención llamaron en el país esta Noroña, el cual de norteño no tiene nada.
    El resto de tu articulo me gustó.

    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*