Creed II: La Familia es lo más importante

Comenzando el año con una de las películas más esperadas. Así es, estoy hablando de la segunda entrega de la Saga Creed.

Odonis Creed ( Michael B. Jordan) se ve acechado por los fantasmas del pasado , gracias al antiguo rival de su padre, Ivan Drago (Dolph Lundgren), quien años atrás fuera quien le quitara la vida al entrañable Apollo Creed en el ring; nos introduce ahora a su joven hijo Viktor Drago, interpretado por Florian Munteanu , un neonato del box quien, liderado por la ira, el rencor y el odio de su padre, busca enfrentarse puño a puño con Odonis, para terminar lo que sus padres comenzaron.

Creed II, más que un drama deportivo, es una cinta que se centra en la importancia de la familia, recordándonos que las batallas más duras son las que se viven fuera del ring. Además de eso habla sobre sano aislamiento en una relación, sobre cómo le damos la cara a las pruebas que conllevan nuestras ambiciones, nuestras actitudes, nuestros demonios quienes resultan en ocasiones, maestros de la manipulación y fácilmente podemos ser víctimas de rencor, odio y emociones que no nos pertenecen, pero también como las podemos utilizar a nuestro favor para cerrar ciclos a través del dolor y el aprendizaje que desprende del mismo.

Ésta historia dirigida por Steven Caple Jr. Invierte mucho de su tiempo en la formación de sus personajes tanto por el lado de los Creed, pero sobretodo en su contraparte: Los Drago, quienes se vuelven unos villanos entrañables gracias a su lucha por el reconocimiento y la aceptación del país que los escupió por siempre.

Pero sin duda que se lleva la corona y, quien personalmente fue mi personaje favorito de ésta película, fue la interpretación de Tessa Thompson como Bianca, esposa de Odonis: Frágil pero indestructible, una guerrera fuera del cuadrilátero. La esposa que todo buen hombre desearía tener; nos muestra que el amor propio está por encima de todo y, que el matrimonio se basa en la premisa de formar el mejor equipo.

Lenta por ratos, increíble y audaz en otros tantos. Creed II cumple con lo que nos prometió, una cinta a la altura de su antecesora. Nos habla sobre dejar tu propia marca en la vida y crear nuestro propio legado, aun si esto implica lágrimas, sudor y sangre.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Sandra Botello    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*