Deadpool 2: Una doble penetración de diversión

Luego de una larga y muy divertida campaña publicitaria que hizo palidecer a cualquier otra estrategia para promocionar blockbuster u otra clase de cintas, al fin llegan a los cines la esperada segunda entrega de Deadpool a cargo del director que mató al perrito de John Wick, David Leitch, quien se encargo de llevar a la pantalla grande el argumento de los escritores Rhet Resse y Paul Wernick mejor recordados por la joya cinematográfica de G.I. Joe Retaliation, y claro el héroe de Green Lantern y The Proposal: Ryan Reynolds.

Este cuarteto de despreciados se encargaron de darle pies y cabeza a ese maremágnum de chistes, explosiones e incorrección política sin que se volviera cansina a diferencia de la primera entrega, la cual después de una segunda vista ya no luce tan fresca como al principio. Aquí es donde se nota la mano de Leitch quien al parecer llegó para quedarse en el cine de acción luego de esa primera película de John Wick. La acción realmente luce en esta película y no escatiman en nada para llevarla al siguiente nivel.

También la inclusión se nota en esta historia y es que a diferencia de su anterior entrega, los chistes, las referencias y el abundante sarcasmo está muy nivelado, no porque haya menos sino que está mejor estructurado, manejan un ritmo muy bueno para que luego de cada escena de acción el nivel de humor vaya de la mano con lo que los anti héroes desean cumplir y caigan en ese pecado que tanto le recriminan a los Avengers (así es, Deadpool hace de la muerte un verdadero chiste). Otro detalle importante y que casi paso por alto es el mejor desarrollo del personaje al ponerlo en situaciones un tanto inesperadas que ayudan a darle un poco más de profundidad y empatía y no solo un payaso bocón inmortal que inunda la pantalla con chistes de todo tipo.

Pero no todo es culpa de los escritores y el director, del lado histriónico tenemos un buen de caras (y cameos sorpresas al estilo Ragnarok) que también son responsables de que las cosas hayan funcionado, en esta ocasión se unen al casting Josh Brolin como Cable también conocido como Nathan Summers, le sigue la guapa, intensa y talentosa Zazie Beets quien encarna a la misteriosa Domino y es la contraparte de las payasadas del humor de DP, Julian Dennison vuelve a la pantalla grande como el niño enojado con la sociedad y el motivo para todo esta divertida cinta. También nos acompañan Terry Crews, Rob Delaney, Lewis Tan, Shioli Kutsuna y Eddie Marsan; también si ponen atención podrán ver a Bill Skarsgård, Brad Pitt y otros cameos inesperados. Del reparto original continuan Morena Baccarin, Brianna Hildebrand, T.J. Miller, Leslie Uggams, Karan Soni y como la voz de Colossus, Stefan Kapicic.

Otro detalle en el que son campeones en esta cinta es la cantidad abrumadora de referencias a todo, A TODO, si a usted le gustan las cintas de superhéroes pero le dan hueva los cómics, encontrará referencias por doquier; si usted es fan del subgénero y aparte de los cómics, echará espuma por la boca de tanto nombre oriundo de las viñetas que sueltan aquí y si usted no es solo fanático del subgénero y de los cómics sino del séptimo arte en general, entonces mi estimado lector, usted experimentará el Nirvana de las referencias.

En resumidas cuentas

Deadpool 2 está plagada de masculinidad tóxica, racismo, incorreción politíca y machismo disfrazado de chistes, justo lo que uno necesita para reírse sanamente y pasar un buen momento.

Y para los fans de los cómics, les dejo esta imagen no a manera de spoiler ni de referencia sino como toda una promesa

Cheers!

Etiquetas:  

Acerca del autor

Samuel Spade    


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*