Disobedience: Una historia de tabú

Disobedience es un drama basado en la novela homónima escrita por Naomi Alderman que narra la historia de Ronit Krushka, una judía ortodoxa no profesante, que al enterarse de la muerte de su padre regresa a Londres, enfrentándose a una comunidad que la juzga y un amor del pasado lo que la llevará a replantearse su futuro.

*A partir de aquí este post contiene spoilers*

Debo advertir que puede tornarse aburrida debido al ritmo del desarrollo de la historia, y hablemos directo, si sólo la quieres ver por el morbo de las escenas lésbicas te haré un favor diciendo que es más fácil y práctico que la busques en internet y te ahorras tiempo y dinero. La historia es más compleja de lo que parece y  aunque tiene un ritmo lento que puede volver la narrativa plana, cuenta con matices en los personajes muy interesante donde no tenemos un bueno y un malo, simplemente personas.

La historia está centrada en en Ronit (Weisz), Esti (McAdams) y Dovid (Nivola) los cuales tienen una química palpable desde el primer momento y por quienes te hacen sentir interesado; sin embargo, desde mi punto de vista, este interés se van perdiendo debido a unos huecos narrativos sobre el pasado de los personajes, ya que todo ocurre en tiempo presente y, en mi caso, tuve que asumir algunas cosas.

Weisz en el personaje de Ronit es genial, aunque me hubiera gustado saber más sobre su contexto, sabes que viene de  Nueva York pero no qué la llevó ahí en primer lugar. Esti en mi opinión es el más complejo de los tres, sólo sabes que su personaje y Ronit tienen historia pero no me queda claro qué pedo con ella y eso hizo que de cierta manera no pudiera justificar del todo sus acciones haciendo que tuviera cierto rechazo al personaje, lo cual habla muy bien de la actuación de McAdams ya que al final ese es el último fin del arte: hacerte sentir algo, lo que sea.

 

Y al final, pero no por ello menos importante, mi personaje favorito es el de Dovid. En un inicio puede parecer el “malo” de la historia, y aunque su background no me quedó del todo claro con la explicación inicial, el crecimiento de su personaje a lo largo de la historia es increíble. Pasa de ser un judío recatado, de semblante duro y hasta cierto punto egoísta, a ser comprensivo, humilde e incluso tierno además de que su speech final en la sinagoga FE-NO-ME-NAL.

Algo que para mí le quitó puntos a la película es el uso de clichés para creación o solución de problemas como el embarazo de Esti, el regreso de Ronit del aeropuerto en el tercer acto y el viaje clandestino a Londres y sobre todo el terrible acento inglés de McAdams, quien comparada con Weisz, hace más notable ese detalle… Pero digamos que este último punto está exagerado por mí siendo hater.

Otro punto interesante es el contexto de la historia con la onda judía; según yo los judíos eran todos recatados y no tenían temas con la homosexualidad, pero supongo que hay todo en la viña del señor. Lo cual me llevó a investigar más sobre la misma y ampliar mi panorama un poco más y cuestionar la vida (porque tengo mis ratos filosóficos).

En fin, como un todo, la película es agridulcemente linda y ofrece personajes ricos en complejidad; sin embargo, no es para cualquiera por el ritmo y temas que maneja. Disobedience es una excelente oportunidad para debatir sobre la vida, la religión y naturaleza humana; una buena opción para generar conversación. 

 

Director: Sebastián Lelio

Cast: Rachel Weisz, Rachel McAdams, Alessandro Nivola.

Música: Matthew Herbert

Etiquetas:  

Acerca del autor

kbhauad     desbaratandoideas.wordpress.com/category/karlab/

Doy mi opinión nada experta sobre películas para los que no saben nada de cine. Le saco a las películas de terror y mi guilty pleasure son los chick flicks. Soy de las que llora por que se murió el perrito antes que por las personas. También escribo en https://desbaratandoideas.wordpress.com/ En twitter como @kbhauad


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*