Dogtooth, Ripstein en europeo postmoderno

La represión es el reflejo del fascista

Anónimo

Desde mi punto de vista, y muy probablemente motivado por mi poca objetiva admiración al decadente mundo de Ripstein, veo en la aclamada obra del griego Giorgios LathimosDogtooth (2009), una innegable influencia del Castillo de la Pureza del maestro Arturo Ripstein, rodadas con una diferencia de 36 años resulta casi increíble que nadie (que yo sepa) haya establecido la clara similitud de las historias.

Con una visión post-moderna-minimalista y uso de violencia gráfica, Dogtooth es una pieza que busca el mismo efecto que El Castillo… al narrar el encierro forzado que padecen los miembros de una familia cuando el padre decide que es la única manera en que la esposa e hijos vivan “a salvo, fuera del mundo”, esta versión de un mismo hecho -en el caso de la historia escrita por José Emilio Pacheco y el mismo Ripstein, el guión se basa en un hecho real ocurrido en una casa del centro histórico del Distrito Federal- Lathimos añade elementos que denotan su visión moderna, aunque en ambas historias el sexo es visto como algo degradante, el padre, Christos Stergioglou (quien encuentra su equivalente en un magnífico Claudio Brook) tiene una visión más 90s permitiendo que su único hijo varón sostenga relaciones sexuales con una mujer ajena a la familia.

Este  hecho representa en sí mismo una vuelta de tuerca en la historia que, por lo demás insisto, es idéntica a la cinta mexicana. La psicología de los personajes, sus motivaciones y objetivos son los mismos. Sin embargo, no sería justo omitir que la cinta griega cuenta con larguísimos planos secuencias  (a lo Ripstein) cuya belleza visual contrasta con el terrible ambiente de opresión que llena la pantalla.

A diferencia de El Castillo… Dogtooth es una cinta particularmente llena de color y una atemporalidad que la hace accesible a un rango más amplio de audiencia, mientras que la versión mexicana está impregnada de una opresión barroca en su lenguaje y elementos visuales. Indudablemente Dogtooth merece la pena verse por su belleza visual que enmarca la escasez de diálogos.

Quizá el elemento de separación más claro entre las dos versiones sea el arma que utiliza cada padre de familia para controlar a sus hijos, mientras que Brook vocifera a gritos contra la maldad del mundo que rodea la casa, “el castillo de la pureza” en que mantiene secuestrados a sus hijos, y acentúa sus ilógicos argumentos con una fuerte carga de satanización judeocristiana hacia la sexualidad, el arma que utiliza el padre griego es mucho más sofisticada y poderosa: el concepto y el reforzamiento.

La errónea conceptualización de la palabra y el condicionamiento son instrumentos altamente sofisticados que utiliza el padre para separar e inculcar un miedo perenne en los hijos quienes a medida que maduran entablan una lucha entre una visión retorcida de la realidad descrita y reforzada y su instinto.

Ambas geniales en su propio contexto resulta muy interesante explorar cómo cada cultura, la mexicana y la europea, echan mano de sus referencias, nivel de sofisticación y lenguaje cinematográfico propio para contar una historia harto interesante en sí misma.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Cinescopia   @Cinescopia   cinescopia.com

Equipo editorial de Cinescopia.


5 comentarios

  • Disculpe mi vulgaridad estimado coléga, pero además que se lució con esta crítica y reseña, este es un pinche peliculón. Hay otra después de este mismo director que quedo escondida entre algunos festivales. Me podría ayudar o son mis nervios?

    Saludos

    Responder
    • Don Fett, claro, se referirá a ¿”Alps” Una especie de comedia de humos negro de lo que llamarían “Cine Independiente” o “Attemberg” una disertación sobre la vida y el lugar que uno ocupa en la sociedad y los momentos clave de la vida?

      Responder
  • Recuerdo haber visto esta película cuando fue anunciada para la entrega de los Oscar como mejor película extranjera. Me gusta más su nombre original, en griego “Kynodontas”, le da un toque extra a toda la película (además que el poster original es soberbio). Me gustó todo el desarrollo y el planteamiento. Lo único que me dejó desilusionado fue el final, cuando bien Giorgios pudo cerrar todo magistralmente, optó con dejar algo abierto a cualquier otra posibilidad. Mi abuelo siempre decía, un buen libro te deja queriendo más, un libro perfecto hace que cierres el libro de golpe al final, satisfecho, sabiendo que no queda ningún cabo suelto.

    Eso creo que aplica a las películas también.

    Muy buena película, sin duda alguna y todos la deberían ver, ya sea para odiarla, para decir “qué carajo”, o para ponerle esa etiqueta de culto.

    Responder
  • Mr. No, aunque son lenguajes distintos que muchos han tratado y continuarán intentando conciliar, algunas reglas aplican para ambas artes, cine y teatro, o al menos eso creo. Comparto la idea que Dogtooth debió terminar de manera más contundente porque, en este caso, da la impresión que el Sr. Lathimos no logra aterrizar el final de la historia. Creo que es una gran película de una belleza extraordinaria visualmente, aunque aún pienso que la historia se ve opacada por la obra anterior del Sr. Ripstein, aunque, como ya expliqué, no puedo ser del todo objetivo. Agradezco su comentario y le invito a que continúe visitándonos y opinando, le envío un afectuoso saludo.

    Responder
  • Una muy buena película, y más de alguno ha notado la similitud con la obra de Ripstein (que no he visto, por cierto). Las actuaciones deliberadamente inexpresivas, algunos momentos de humor negrísimo y lo fuerte del contenido del film son algunas cosas que la hacen un deber, además de lo que usted bien ha señalado en su crítica.
    Saludos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*