El Cascanueces y los Cuatro Reinos es Splenda fílmico

A la mitad de la última película de Disney, The Nutcracker and the Four Realms, hay una bellísima secuencia de ballet centrada en la historia de los Cuatro Reinos, con bellísimos escenarios animados y una brillante interpretación de la prima ballerina estadounidense, Misty Copeland. Mientras la veía, maravillada, cruzó en mi cabeza la idea de que quizás esta película sería mucho mejor si se enfocaran en la esencia de la historia original y fuera más como The Red Shoes que como la versión navideña de la Alice in Wonderland de Tim Burton.

El filme comienza presentando a Clara (Mackenzie Foy), una ingeniosa adolescente que acaba de perder a su madre. Durante la fiesta navideña de un amigo inventor de la familia, Clara descubre un mundo mágico al final de un largo pasillo, en el que descubre que su madre fue la regenta de los Cuatro Reinos -el Reino de Dulce, el Reino de las Flores, el Reino de la Nieve y el Cuarto Reino/Reino de las Diversiones- años antes de irse y formar familia, y depende de ella hallar la clave para detener a la ambiciosa Madre Gengibre (Helen Mirren). El filme sigue la nueva fórmula Disney para encantar a las audiencias y la cumple como reloj: hay una heroína brillante y blanca pero insegura con un papá emocionalmente distante, mundos mágicos pero conocidos que son más de lo que aparentan, bastantes personajes secundarios de color, e impecables efectos especiales para sorprender y maravillar.

La historia, basada libremente en el ballet de Tchaikovski y en la historia de E.T.A. Hoffman, no profundiza en los personajes ni en el desarrollo de la historia, dejando libre a los actores para que hagan de sus papeles algo memorable. Keira Knightley hace uso de su mejor voz chillona y gestos exagerados como la Hada de Azúcar, Morgan Freeman repite su papel de hombre sabio, y Mirren realiza un sobrio papel en una película donde pudo haberse dejado llevar más por su lado fantástico.

Con un vestuario espectacular y maravillosos efectos especiales, y entretenida a ratos, El Cascanueces y los Cuatro Reinos es el filme navideño estrenado meses antes de Navidad que cumple exactamente con lo prometido pero no ofrece nada más.

Etiquetas:  

Acerca del autor

Oraleia    

Snob pretenciosa en recuperación, punk de gustos refinados y valemadrista con corazón. Crítica de cine.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*