Alien, el perfecto organismo asesino y su paso por el cine

Nada en la SF sería igual sin aquella escalofriante premisa “En el espacio nadie te oye gritar”. En aquel lejano 1979 un todavía lúcido Ridley Scott se proclamaba como uno de los grandes del género al presentar a la audiencia las más grande oda de la ciencia ficción a la claustrofobia, al suspenso y al verdadero terror, una joya del cine que en los países latinos (y muchos europeos) sufrió de una traducción digna e igual de espeluznante, al dejarnos saber que dentro de aquella nave Nostromo existía un “Octavo Pasajero”, pero ¿Cuál es su origen? ¿De dónde vino? ¿El humano invadió su hábitat? ¿O inclusive el hombre fue el culpable de su nacimiento? Todas estas interrogantes poco a poco se han resuelto con la fallida Prometheus y sus ahora cuestionables secuelas, pero ante toda incertidumbre, Alien no solo permanece como un concepto de culto, sino también la concepción y preservación de una de las especies mas terroríficas y complejas que ha visto su origen en el cine.

Demos un paseo por sus inclusiones en el cine.

 

Alien (Ridley Scott, 1979)

¿Cómo es que Alien puede causar tanto terror durante su apreciación una y otra vez? Simple, gracias a la sapiencia, oficio y dirección revolucionaria de Scott, el cual proveo a sus actores de un guion que solo contenía la ambientación y una muy general idea de las escenas en cuestión, por lo cual todos ellos (menos John Hurt, que firmó una cláusula para preservar el secreto) fueron experimentando, en una producción que se llevó a cabo cronológicamente (conforme al guion), todos los miedos que el mismo espectador también percibe y comparte. Los diálogos, nacidos también en su mayoría durante el rodaje gracias a la improvisación actoral (y a la actualización de estos por parte del director mientras este analizaba las emociones por las que pasaban sus histriones), son simplemente excelsos y naturales, resultado de un verdadero sufrimiento y claustrofobia.

Al mejor capítulo de la saga solo le hacía falta la aparición del asesino, que junto al lenguaje cinematográfico y una hermosa y exasperante banda sonora, complementan una obra de arte perdurable y que hasta la fecha sigue poniendo los vellos de punta

Datos curiosos

  • El personaje de Ripley estaba concebido como un hombre, pero tras la audición de Weaver, Scott y los guionistas tuvieron que actualizar el libreto semanas antes de comenzar el rodaje.
  • El método directivo de Scott puede notarse en su totalidad en la escena de la aparición del alien en la cocina. Noten las caras y expresiones (sobre todo del personaje de Cartwright), las cuales todas son reales.
  • Scott siempre escondió la identidad de Ash a todos sus actores. Inclusive Ian Holmes fue notificado sobre su origen días antes de rodar dicha secuencia
  • En el primer tratamiento del guion, el Alien tenía ojos y el título del film era Star Beast
  • Los huevos estaban hechos de estómagos, corazones e intestinos de borrego.

 

Aliens (James Cameron, 1986)

Considera por muchos el mejor episodio, Cameron (también en sus días cuerdos) se echó al hombro una secuela que no solo dignificó y respetó el universo del organismo, sino que también fue provista del estilo inigualable del realizador, el cual imprimió un ritmo magistral a una historia de acción basada en un argumento de terror. Si bien esta parte deja de lado la elegancia y el suspenso de su predecesora, tiene sus mayores virtudes en proveer a una variada gama de personajes de una complejidad y tridimensionalidad (gracias también al libreto) bárbara, pues el espectador se siente compenetrado con todos y cada uno de los soldados y personajes inmiscuidos en esta masacre y sufrimiento. Por otra parte, la improvisación casi totalitaria de la primer aparte fue desechada por un desempeño de más tablas que le otorgó a Weaver su interpretación de Ripley más aplaudida y recordada (inclusive obtuvo nominación al Oscar), personaje en el cual recae todo la fuerza de este episodio, a diferencia del primero, donde la criatura el foco de atención y motif de la trama.

Cameron retomó varias fórmulas de la película original al dotar el mismo giro de tuerca que inmiscuye a los intereses empresariales, sin embargo es de aplaudir la inclusión solemne de la Madre Alien y la evolución de la personalidad de Ripley, la cual se posiciona como la heroína de SF por excelencia

Datos curiosos

  • Todos los actores que interpretan a marines en el film, fueron sometidos a 2 semanas de entrenamiento en una base del ejército. De hecho, el actor que interpreta a Apone, es un verdadero oficial condecorado de la Guerra de Vietnam
  • Cameron también filmó todo la cinta y de acuerdo al guion de manera cronológica, con excepción de la escena en donde los marines despiertan y desayunan, pues el director pensó que dicha secuencia sería más realista después de que todo el cast ya hubiera convivido durante toda la producción.
  • En el primer tratamiento del guión, la cinta se llamaba Alien II, el personaje de Burke no existía y Bishop si llega a traicionar a Ripley dejándola en el planeta (esta escapa mediante una nave abandonada de los colonos). El androide también originalmente tenía una línea que aludía a la tres leyes de la robótica de Asimov, pero el director la desechó debido a que el diálogo carecía de la oscuridad requerida para la trama.
  • La palabra “fuck” es usada 25 veces, 18 de ellas por el personaje de Bill Paxton, Hudson.

 

Alien 3 (David Fincher, 1992)

El primer tropiezo de la saga contiene todas las buenas intensiones del aún joven director, pero desgraciadamente no logra trascender en ningún aspecto, inclusive haciéndola odiada y olvidable, al límite de próximamente ser ignorada por una nueva secuela a cargo de Neil Blomkamp. El personaje de Ripley reduce su intensidad guerrera, llegando a contradecir todo el tratamiento previo (ni siquiera los sacrificios parecen una buena justificación para esto), por lo que el guion y el mismo Fincher solo intentan simular el suspenso y terror de la primera parte enfocando todo el esfuerzo argumental nuevamente hacia la criatura, pero sin ningún éxito; así como estos errores, también es de obviar el poco oficio del realizador (que hoy es un maestro), al denotar toda su inexperiencia en la dirección de actores, dando a la saga los peores desempeños histriónicos de su historia y relegando a los personajes secundarios a simples elementos sin ninguna trascendencia o participación justificada.

Un error necesario para el crecimiento artístico de Fincher, que solo mostró en esta ocasión una virtud que siempre lo ha caracterizado, su trepidante edición; lástima de argumento y encausamiento directivo.

Datos curiosos

  • En el primer tratamiento del guion, todos los tripulantes sobrevivientes de la segunda parte regresaban a la tierra y la invasión del organismo se llevaba a cabo en esta. Incluso el slogan pensando para este film fue “En la Tierra todos te oyen gritar”.
  • La intensión inicial de Fincher fue llevar a cabo un film de terror psicológico, donde el alien si existía en un monasterio (después se cambio por una cárcel espacial), pero nunca sería visto.
  • La edición del film tardó alrededor de un año.
  • Sigourney Weaver declaró que solo hizo Alien 3 gracias a la gran cantidad de dinero que se le ofrecía.
  • El papel de Bishop en esta tercera parte no es interpretada por el actor, sino por un genuino prototipo de androide.

 

Alien: Resurrection (Jean-Pierre Jeunet, 1997)

El elemento destructivo de la saga llegó a cargo de un maduro director que, con la esperanza de regresar al alien a su status de culto original tras la lastimosa tercera parte, terminó por ser un film más de acción y gore al servicio del morbo y elementos dentro de su relato que parecen metidos con calzador y que logran sentirse ajenos a la trama y mitología original.

Sin embargo, el trabajo de Jeunet tiene una fortaleza con la que Fincher no contó, y es que el experimentado realizador nunca se tomó en serio absolutamente nada, por lo cual defecó una cinta meramente entretenida y llena de efectos que logra algunos destellos en su persecución gracias al carisma de algunos miembro de su reparto. Aún cuando la trama es ridícula inclusive para el universo de la criatura, uno deja de ser crítico y dejarse llevar con un desgraciado “ya que” en la mente gracias a un ritmo muy habilidoso impreso por el francés.

Como mención aparte, el personaje de Ripley, simbionte al relato, sufrió la misma destrucción, situando su “resurrección” como parte de un chiste y hasta perdiendo su esencia. En fin, una verdadera y entretenida cochinada que sobra decir también será ignorada por la actualización del universo

Datos curiosos

  • Winona Ryder estuvo al borde de la muerte en la producción, pues en una de las secuencias casi se ahoga (No hubiera sido una mala idea)
  • Weaver, como toda buena mercenaria, cobró 11 millones por repetir un papel del que declaró se sentía ya enfadada y harta de interpretarlo. Los 11 millones superan el costo de la original Alien.
  • Originalmente en esta cinta la criatura Depredador tendría una participación muy relevante, dando paso a una saga conjunta que conservaría los mismos personajes humanos y alienígenos.
  • Uno de los primeros bocetos y diseños de la criatura evolucionada contenía el rostro de Weaver (WTF!)
  • David Cronenberg y Danny Boyle fueron contratados (en ese orden) por Fox para la cinta, pero los dos rechazaron la oferta con el mismo argumento: la saga ya había terminado desde 1986 y no había nada más que hacer.

 

Prometehus (Ridley Scott, 2012)

 

Una cinta sin pies ni cabeza, un truco mercantil que prometió darnos las respuestas de un origen que nunca aparece y  que solo queda como un narrativo prólogo fílmico demasiado largo, confuso e ilógico, resaltando negativamente a uno de los peores guiones que ha visto el género, lleno de huecos argumentales. Tras este fiasco no solo la existencia y respeto del organismo quedó en duda, sino también la ridiculización de todos sus personajes o víctimas salvo el androide David, en esta ocasión el eje principal de la trama que en su estructuración no humana lleva la ventaja de una historia sin emoción, suspenso o terror, quedando las migajas en el morbo, efectos y una estética violenta que también deja que desear.

Es obvio que la siguiente Alien: Covenant trate de solucionar todos los errores, despareciendo a la tripulación Prometheus por completo, sosteniendo al personaje David y finalmente prometiendo tras sus avances y rumores el verdadero origen (¿humanoide?) del organismo. Para desgracia de la saga, Prometheus tendrá que ser un mal necesario.

Datos curiosos

  • Chequen la secuencia alfabética en los nombres de los androides. En Alien fue Ash, en Aliens y Alien 3, Bishop; en Alien: Resurrection, Call; y ahora David

 

Alien: Covenant (Ridley Scott, 2017)

Son demasiados los factores por lo cual esta completa absurdez al parecer por fin ha extinguido y aniquilado la franquicia. Corporativamente estamos hablando de un fracaso taquillero que ahora con la compra de Fox, Disney no está dispuesto a solventar, corriendo ya los rumores y comunicados que Scott y su “nueva trilogía” se pueden ir mucho al carajo ¿Lo más triste aquí? Que ya a nadie le interesa. En la parte narrativa estamos ante la antonomasia de los huecos argumentales con una historia tan efímera y sin sentido que incluso en variados pasajes exhibe la estupidez humana a grados increíbles e inimaginables ¿Lo peor? Que en su prisa por arreglar el fiasco anterior (increíblemente hasta Prometheus terminó por ser mejor), Scott se obvia como un director torpe al ni siquiera respetar los estatutos narrativos de su propia creación, manteniéndose incoherente durante todo su metraje y forzando un final reciclado que solo nos hace recordar con depresión y nostalgia el soberbio producto original, y cuestionarnos al mismo tiempo si en realidad Alien 3 o Alien: Resurrection fueron tan malas (mismo efecto está pasando con Star Wars con lo de ahora y las precuelas).

En este momento la “trilogía” se encuentra cancelada, sin vida ni seguimiento creativo alguno, apuntando a que el organismo asesino de ser salvado tendría que venir por parte de una re estructuración total de la saga, con reboot o spin off. En cualquier entorno normal esto sería un respiro dados los límites de estupidez proyectados por Scott, pero en manos de Disney todo puede pasar, sino pregúntenle a Star Wars

Datos curiosos

  • En la cronología, los eventos de Covennat se dan 18 años de los del primer film

Etiquetas:  

Acerca del autor

El Fett   @El_Fett   cinescopia.com

El más realista y cabrón crítico de cine que pueda existir. Ente sin misericordia que tiene el halago de transmitir a los mortales su sentir y sabiduría en el mejor recinto sobre el séptimo arte. Cinéfilo de corazón y crítico crudo por vocación. Alter ego del Licenciado en mercadotecnia y RRPP Oscar M Rodríguez (FB) Sigueme en twitter @El_Fett


20 comentarios

  • Alien, la original, es una de mis “must” de toda la vida. Alguna vez leí que fué un rompe aguas de los filmes B y sus monstruos de matiné a una propuesta más madura y psicológica.
    Me encanta Alien, es un monstruo, es una cucaracha gris gigante, es primaria, un “organismo perfecto” creado por Giger en sus sueños más bizarros y fálicos.
    Gracias… muchas gracias por no incluir Alien Vs Depredador (1 y 2)… Estas casi destrozan dos mitologías de un sólo golpe (¿o dos?).
    Saludos

    Responder
    • Bueno es que esas dos son verdaderas verguenzas estimado. Gracias por su comentario y aportaciòn recordando a Giger, aquel diseñador sexual enfermo si, pero fantastico XD.

      Saludos

      Responder
  • Pues a mi la tres me gusta mucho, y no se por que…

    La primera aparicion del Alien a Ripley en la enfermeria me encanta, ademas que en ese momento se cargan al unico personaje que mostraba simpatia hacia ella.

    Eso si, no recuerdo cual de todas las versiones vi.

    p.d. aun recuerdo las funciones de permanencia voluntaria en canal 5 donde las pasaban todas al hilo.

    Responder
  • La Primera vez que vi “Aliens” la hicieron pelicula de 4 horas en Canal 5, terminando a la 1 a.m. y al día siguiente habia escuela…. valio la pena 🙂

    A mi si me gusto Aliens Resurection, la 3 vale la pena saltarsela.
    y de Aliens Vs. Depredador solo me gusto mas o menos la 2.

    Me gustan los comics de estos 🙂

    Responder
    • Tambien concuerdo con usted estiado Garis que ASlien Resurreccion vale un poco mas la pena que el error de Fincher, pero por Dios! como le puede gustar Alien vs Depredador XD.

      Saludos y gracias por su comentario

      Responder
      • jaja no habia visto tu respuesta, sirve de algo decir que la mezcla de generos me agrada un poco, la verdad no puedo tener comentarios validos solo me gusto, me gusto mas la mezcla de especies en resurrección que en AVD2 de hecho yo pensaba que tal vez harian una mezcla de Jason con Freddy en “Jason VS Freddy 2” jajaja

        Responder
  • Alien (la original) es la mejor película de la saga.
    Aliens no me pareció la gran cosa, la verdad.
    Alien 3 me gusta y me parece bastante digna (a pesar de que en materia de FX está desfasadita)
    Alien Resurrección es una caricatura terrible y estúpida.

    Ese es mi affaire con Alien. Una gran saga, que podría haber dado más de si, en el caso de que se hubiera mantenido Ridley Scott bajo la dirección de las secuelas.

    Responder
    • Parece que concordamos, menos con la segunda parte de Cameron, la cual me parece una combinacion entre accion y SF memorable. Alien 3 tiene sus momentos pero Fincher falla en muchos otros y la 4, pues que podemos decir, es tan absurda y no pretenciosa que se vuelve divertida de lo mala que es

      Saludos ¿Le gusto Prometheus? tenemos un par de criticas por ahi

      Responder
  • Prometheus no la vi. Ya me la perdí en el cine así que estoy esperando que la estrenen en DVD (así la bajo vía torrent) xD
    Lo que sí hice es no mirar ningún trailer y no atenerme a ningún spoiler. Casi no sé ni de que va! 😛

    Responder
  • Me gusto la 3 no esta tan mal, si tiene momentos caricaturescos, pero al menos no es como la saga de la pobre terminator.

    AVP son como que tipo RAW donde los queremos ver dandose hasta con la cubeta y honestamente sonaba bien la idea, pero quedo como un crossover de los picapiedra y los supersonicos.

    la 3 Donde le hechan plomo derretido al alien y aun asi se la pellizcan, me encanta, esa criatura si es el perfecto organismo asesino, imaginese master que soltaramos uno de esos en plena sesion de la camara de diputados y atranquemos las puertas por fuera…..

    Bueno solo mi opinión

    Saludos master

    Responder
    • Jajajaja en realidad los crossover son asquerosos mi estimado, uno peor que el otro ¿recuerda ese adefesio entre alien y depredador? Casi me extirpo los ojos
      La 3 tiene sus momentos fincherianos , lo entiendo, pero ahi en mas queda mucho a deber

      Mejor lo soltamos en las oficinas de Videocine mi estimado y la mansión Derbez que le parece? jajajaja
      Saludos estimado

      Responder
  • Lo peor (hasta vergüenza ajena daba) es en Covenant: “Acércate al huevito, no pasa nada”. Como la saga de Terminator, se debieron de quedar con sólo dos películas.
    Saludos.

    Responder
  • José Miguel Luna julio 18, 2018 @ 6:03 pm

    Chequen la secuencia alfabética en los nombres de los androides. En Alien fue Ash, en Aliens y Alien 3, Bishop; en Alien: Resurrection, Call; y ahora David.
    Muy buena tu reseña sobre Alien y demás, pero quedé con intriga, o no entendí la secuencia alfabética en los nombres de los androides. Me puedes decir qué significa, por favor. Me puedes enviar un email plisssssssssssssss.

    Responder
  • Ningun significado en especial estimado, solo un dato curioso

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

*